Inicio / Estudios Biblicos / Discipulado Nº 4. La semilla que ahogó la palabra. El materialismo

Discipulado Nº 4. La semilla que ahogó la palabra. El materialismo

B. LOS EFECTOS DE LA PREOCUPACIÓN

Una de las cosas que la preocupación hace, como lo mencione antes, es bloquearnos a la realidad, pues nos invade el temor respecto al futuro; de hecho cuando nos preocupamos, nuestro cerebro es fuertemente impactado, y esto nos lleva a la ansiedad, donde todo nuestros músculos están tensos, y no podemos descansar, pues esta situación puede traer un malestar físico.

Es por esto que el Señor Jesús le dijo a Marta Lucas 10:41Respondiendo Jesús, le dijo: Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas”. En este pasaje, vemos que la preocupación nos puede llevar a estar turbados, mientras el Señor esta en casa. ¿Qué era lo que preocupaba a Marta, al grado de estar turbada?

Anuncios

Lucas 10:40Pero Marta se preocupaba con muchos quehaceres, y acercándose, dijo: Señor, ¿no te da cuidado que mi hermana me deje servir sola? Dile, pues, que me ayude”. Otra de las consecuencias que tiene la preocupación, es que nos impide descansar en las promesas de Dios, esto es lo que le estaba pasando a Marta.

Mateo 13:22El que fue sembrado entre espinos, éste es el que oye la palabra, pero el afán de este siglo y el engaño de las riquezas ahogan la palabra, y se hace infructuosa“. Aquí podemos ver, que las preocupaciones nos impiden crecer espiritualmente, pues nos alejan de las promesas de Dios, y nos preocupamos tanto por las diferentes circunstancias, que terminamos tratando de arreglar el mundo, y nos olvidamos de esperar en Dios.

C. LAS COSAS QUE NOS PREOCUPAN

Prácticamente lo que más nos preocupa, es el vestido y la comida, pues Jesús nos dijo Mateo 6:31. “No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos?”. El maestro nos enseña que no podemos vivir atados a estas cosas, pues Él tiene cuidado de nosotros Mateo 6:32Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas”.

En muchas ocasiones, este tipo de preocupación, vive en nuestras vidas, como un huésped, por esto Jesús dijo Mateo 6:34Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal”. Notemos que no debemos estar preocupados por el día de mañana, por que eso te robara la paz en tu presente, pues estarás pensando lo peor para el día de mañana.

Anuncios

Aquí es importante recordar, que la preocupación es muy diferente de la planeación. Jesús, también enseñó, que no debemos preocuparnos por nuestras vidas. Lucas 12:22Dijo luego a sus discípulos: Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué comeréis; ni por el cuerpo, qué vestiréis. 23 La vida es más que la comida, y el cuerpo que el vestido”.

Cuando dice vida, se refiere a todo lo que es fuera de la comida y el vestido, o sea, problemas familiares etc, etc, etc…….. La próxima vez que estemos preocupados, preguntémonos si al preocuparnos, resolvemos algo, o si solo agranda el problema.

D.  ¿CÓMO LIBERARNOS DE LA PREOCUPACIÓN?

Una de las cosas que quiero recordar aquí, es que nosotros tenemos un libre albedrío, que Dios nos dio para elegir, y que todo en nosotros comienza con un pensamiento, y ese pensamiento se convierte en un sentimiento, el cual a su vez, se convierte en una actitud, y esa actitud, se convierte en una acción, y nuestras acciones son nuestro estilo de vida, así que nosotros decidimos que hacemos con nuestros pensamientos, y el apóstol Pablo nos recomienda: 2 Corintios 10:4-5porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, 5 derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo”.

Una de las cosas que podemos ver en este pasaje, es que tenemos un enemigo, y que sostenemos una guerra con el, y que las armas que nosotros tenemos, no son materiales, sino espirituales, y estas trabajan en el área del espíritu, o sea, en tu mente, y derriban todo argumento que va en contra, de lo que Dios quiere para nosotros, y podemos llevar cautivo nuestros pensamientos a la obediencia a Cristo. La próxima vez, que un pensamiento toque la puerta de tu mente, recuerda llevarlo a la palabra de Dios, si no honra al Señor deséchalo.

E.  CONFIANDO EN DIOS

Una de las cosas que quiero recordar aquí, es que tal vez Dios no cambie las cosas, pero te dará las fuerzas, para que pases por esas cosas, pues la Biblia dice Jeremías 17: 7-10Bendito el varón que confía en Jehová, y cuya confianza es Jehová. 8 Porque será como el árbol plantado junto a las aguas, que junto a la corriente echará sus raíces, y no verá cuando viene el calor, sino que su hoja estará verde; y en el año de sequía no se fatigará, ni dejará de dar fruto. 9 Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá? 10 Yo Jehová, que escudriño la mente, que pruebo el corazón, para dar a cada uno según su camino, según el fruto de sus obras”.

Anuncios

En este pasaje, podemos ver la bendición que existe, cuando se pone la confianza en Dios, sin importar que suceda en nuestro entorno. Notemos que cuando viene el calor, sus hojas están verdes, en tiempo de sequía, no deja de dar su fruto, o sea que las condiciones de su entorno, no le afectan, porque su cimiento es Dios. Isaías 40:31pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán”.

© Moreiba Cabrera. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones… Mensajes Cristianos

Acerca Moreiba Cabrera

Moreiba Cabrera, pastora principal de la iglesia Nueva Vida de Madrid. Directora de la extensión de Madrid del Centro de Estudios Superioriores de Teología de Asambleas de Dios CSTAD.

Revise también

Mensajes Cristianos. Discipulado Nº 8 Una siega sorprendente

Discipulado Nº 8. Una siega sorprendente

Mensajes Cristianos... Dios hace que seamos grandes para Él, y crezcamos en todas las áreas, para que veamos su gloria en nuestras vidas. Debemos tomar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *