El Misterio de Dios en Tres Personas

Estudios Biblicos

Prédica de Hoy: El ministerio de Dios en tres personas

Introducción

La enseñanza de la Escritura sobre el misterio del Dios Uno y Trino, trasciende el  mero estudio especulativo, no solo porque las cosas reveladas son para cumplirlas (Deuteronomio 29:29), si no también porque el núcleo, raíz y base de toda Teología Bíblica es la enseñanza de lo que Dios es en sí.

Dios actúa conforme a su carácter personal y ese Dios no es unipersonal, si no que existe, vive y subsiste eternamente en tres personas. Dios el Padre, Dios el Hijo y Dios el Espíritu Santo. Así es como Dios actúa, no solo en el ámbito de la redención, si no también  en la creación.

En la víspera de su muerte dijo el Señor Jesús a los Apóstoles, reunidos con él en el Aposento Alto “El que me ama, guardará mi palabra; y mi Padre le amará, e iremos a él, y haremos morada con él (Juan 14:23).

Así que la comunión íntima del creyente con Dios en Cristo hace de cada cristiano un santuario de la Trina Deidad, al compartir la naturaleza divina (2ª Pedro 1:4), el estilo de vida divino todo nacido de nuevo de Dios (Juan 1:13), entra en una relación tripersonal con él, ya que Dios no es impersonal ni unipersonal, si no que eternamente existe en la Unidad de tres personas realmente distintas

Así es éste Dios: Tripersonal que irrumpe en nuestra esfera y nos hace entrar en la suya  (1ª Juan 1:1-6), prestándonos audiencia continua (1ª Tesalonicenses 5:17; Hechos 4:16), para que hagamos todo para su gloria, no solo el evangelizar, predicar, asistir a los cultos religiosos, si no también el comer, el beber y todo lo demás (1ª Corintios 10:31).

Entremos al estudio de esta verdad, que un solo Dios subsiste en tres personas, aun siendo verdad revelada no podemos penetrar en su profundo significado.

Dios no es un objeto al que el hombre llegue a conocer por un esfuerzo de su investigación racional, sino que es Dios el que sale al encuentro del hombre para revelársele y revelarle su plan de salvación (Romanos 3:11-12; Lucas 19:10). Dios se nos ha revelado de dos formas:

Una revelación general dirigida a todos los hombres: Esta revelación es  por medio de la creación (Salmo 19:1-2, Hechos 14:17; Romanos 1:18-20).

Una revelación especial: En esta revelación Dios manifiesta un plan de salvación para los hombres perdidos, este mensaje ha sido dado por medio de escritores escogidos por Dios, bajo la inspiración del Espíritu Santo, que ha sido transmitido en un lenguaje humano (2ª Timoteo 3:15-16; 2ª Pedro 1:19).

Dios nos dejó en su palabra revelada, la revelación directa y especial de su carácter y de su mensaje (Hebreos 1:1-3), nos envió su propia palabra personal, para que haciéndose hombre como nosotros nos tradujese con exactitud a nuestro lenguaje, al Dios a quien nadie vio jamás (Juan 1:1; 14, 18), viendo a Jesucristo vemos al Padre (Juan 14:9), escuchando sus palabras, oímos la palabra de Dios (Juan 3:34)

El ser de Dios

Al entrar en este terreno, viene a las mentes el pasaje que Zofar pregunta (Job 11:7-9), con toda humildad y los pies descalzos, vamos  acercarnos a la zarza que ardía y no se consumía, para que Dios nos dé El mismo su definición.

No es posible dar una definición de Dios, solamente podemos aproximarnos, la Biblia dice que Dios es Luz (1ª Juan 1:5). Es amor (1ª Juan 4: 8,16), espíritu (Juan 4:24), santo (Isaías 6:3).

Todas las expresiones Bíblicas que nos presentan a Dios, como teniendo ojos, oídos, manos, boca, brazo, etc. Han de interpretarse como antropomorfismo (forma de hombre), o lenguaje figurado, por el que la palabra de Dios  quiere adaptarse a nuestro modo de imaginarnos a una persona.

Acerca Francisco Antonio Martinez

Iglesia Evangélica de las Asambleas de Dios de El Salvador. Lcdo. Contador publico, graduado de la Universidad Tecnológica de El Salvador, y del Instituto Teológico de las Asambleas de Dios de El Salvador, con maestría en Teología de la Universidad José Simeón Cañas (UCA).

También Revise

Estudios Biblicos.. Epístola a los Hebreos

Epístola a los Hebreos – Parte XIII

Estudios Bíblicos. Capítulo 13 del libro a los Hebreos. Esta sección final está llena de los deberes cristianos. No es casualidad que el primero de ellos...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *