Inicio / Estudios Biblicos / Versiculos biblicos de la idolatría; version biblia catolica

Versiculos biblicos de la idolatría; version biblia catolica

Estudios Biblicos | Estudios de la Biblia

Éxodo 20: 4-5  No te harás estatua ni imagen alguna de lo que hay arriba, en el cielo, abajo, en la tierra y en las aguas debajo de la tierra. No te postres ante esos dioses, ni les sirvas, por que yo Yave, tu Dios, soy un Dios  celoso.

Explicación de biblia católica.

Anuncios


No te harás estatua: se prohíbe toda imagen de creatura que se pretenda pasar como Dios rival del único y con exigencias  de un culto prohibido por la ley de Dios.

Pero también se prohíbe hacer representaciones de Yave, y la razón de esto es que Dios supera todo lo que nosotros podemos imaginar o pensar respecto a el.

20: 22-26 Yavé hablo a Moisés. Esto dirás a los hijos de Israel: ya han visto  como les he hablado desde el cielo. No pondrán  junto a mí dioses de plata ni de oro.

A mi me harás un altar de tierra y sobre el ofrecerás tus sacrificios  de comunión, tus ovejas y vacas; vendré a ti y te bendeciré en todo lugar en que yo haya revelado mi Nombre. Si me haces un altar de piedra, no serán piedras labradas, porque al trabajarlas con el hierro quedarían profanadas. Tampoco subirás por gradas a mi altar, para que no se descubra tu desnudez.

Deuteronomio 4:15-16 Mediten bien lo que van a hacer Ustedes no vieron figura alguna el día en que Yave les hablo en el monte Horeb en medio del fuego. Por tanto no vayan a corromperse: no se hagan un ídolo, o sea, cualquier cosa esculpida con forma de hombre o de mujer.

Anuncios


4:27-28 Yave los dispersara entre los pueblos y sólo quedara de ustedes un pequeño número, repartido entre las naciones a las que Yave los llevara. Allí tendrán que servir dioses fabricados, que no son  más que madera y piedra que ni ven, ni oyen, ni comen, ni sienten.

Isaías 2:8-9 Su país esta lleno de caballos y sus carros de guerra son numerosos. Su país esta lleno de ídolos, pues e inclinan ante la obra de sus manos, ante el dios que modelaron sus dedos. El hombre será humillado, el mortal rebajado: ¡No se lo perdones!

44:8-19 Ustedes son ahora mis testigos: ¿Hay acaso otro Dios fuera de mí? No, no existe otra roca que yo sepa.

Los que se dedican a tallar estatuas de dioses no son nada por muchos que sean, y esas obras  a las que quieren no sirven para nada. Sus partidarios no ven ni entienden nada, pero al fin se decepcionan ¿Cómo se les ocurre fabricar un dios o fundir una estatua que de nada sirve? Todos sus cómplices llevaran un chasco, y esos artesanos se pondrán colorados. Que se reúnan todos y se presenten. Verán como sentirán, al mismo tiempo, miedo y vergüenza.

Anuncios


El herrero trabaja con la fragua y a martillazos le da forma a su obra; la trabaja con la fuerza de sus brazos. Siente hambre y se cansa y se agota. El escultor mide la madera, dibuja a lápiz la figura, la trabaja con cincel y le aplica el compas. Lo hace siguiendo las medidas del cuerpo humano y con cara de hombre, para ponerlo en un templo. Para esto tuvo  que escoger un cedro o un roble entre los arboles del bosque, o bien planto un laurel que la lluvia hizo crecer. El hombre ya tiene para hacer fuego para calentarse y para cocer el pan. Pero también fabrica con esa madera un dios para agacharse delante de el, se hace un ídolo para adorarlo. Echa la mitad al fuego pone a asar carne sobre las brazas, y cuando esta listo se come el asado hasta que dar satisfecho. Al mismo tiempo se calienta y dice “me caliento mientras miro las llamas “y con lo que sobra se fabrica su dios un ídolo ante el cual se agacha, se tira al suelo y le reza diciéndole: Sálvame, pues tu eres mi dios.

No saben ni entienden. Sus ojos están tapados y no ven; su inteligencia no se da a la razón. No reflexionan ni son capaces de pensar o entender y decirse: he echado la mitad al fuego, he puesto a cocer  el pan sobre las brasas, he asado la carne que me comí, ¿y con lo que sobra voy a hacer esta tontería? ¿Y me voy a agachar ante un trozo de madera?

46:5-7 ¿con quien pondrán compararme o equipararme? ¿Encontraran uno igual o semejante a mí? Pero la gente saca el oro de su cartera y lo pesan con la plata, en la balanza. Le pagan a un joyero para que les haga un dios al que adoran y delante del cual se tiran al suelo. Se lo echan al hombro y lo llevan, después lo colocan donde va a quedar y allí se esta sin que se mueva de su sitio. Por más que le hablan, no responde y a nadie salva de la ruina.

57:3-13 Y ustedes, vengan para acá, hijos de bruja, familia de adultera y de prostituta. ¿De quien se están riendo? ¿A quien le hacen morisquetas y le sacan la lengua? ¿No son ustedes hijos del pecado y descendientes de la mentira, ustedes que se calientan a la sombra de los arrayanes o bajo cualquier árbol frondoso; que sacrifican niños en las quebradas, en el hueco de alguna roca? Ustedes escogen piedras parejas en el torrente, las que pasan por sus dioses. Sobre ellas derraman vino y presentan sus ofrendas. ¿Acaso me sentiré bien con esas cosas? En un lugar elevado instalaste tu cama; allí subiste para ofrecer sacrificios. Detrás de la puerta y ala entrada colocaste tu ídolo. Si, lejos de mi preparaste tu cama, te subiste a ella para tu lujuria. Tú has gozado de esa gente con que te gusta acostarte y cuyos ídolos seducen tus ojos. Acudiste a Moloc con aceites y perfumes; por el mandaste mensajeros muy lejos: esos niños que has enviado a donde los muertos. Te has cansado de tanto caminar, pero no dijiste “no sigo más” pues renovaste tus energías y no te agotaste. ¿Quién te cautivo y te asusto, para traicionarme así? No te acordabas, ni hacías caso de mí. Yo, ¿no fue así?, me hice el desentendido, por eso no tuviste miedo. Mas ahora voy a denunciar tú buena conducta y tus prácticas no te sirvieran para nada. Cuando pidas auxilio ¡que te salven tus ídolos despreciables! El viento se los llevara a todos, desaparecerán de un soplo. Pero aquel que confía en mi poseerá el país y será dueño de mi cerro santo.

Jeremías 7:30-31 Si, los hijos de Judá han hecho lo que a mi no me gusta, dice Yavé. Han instalado sus ídolos en el templo, que lleva mi nombre, para profanarlo; han construido los santuarios de lomas de Tofet, en el valle de Ben-Hinon, para quemar en el fuego a sus hijos y a sus hijas, cosa que yo no les ordene ni se me ocurrió jamás.

10:2-5 Así habla Yavé: No se acostumbren al proceder de los paganos ni teman a las señales del cielo aunque ellos les asusten. Por que el Dios  terrible de los pueblos es pura nada. Es un palo cortado en un bosque, labrado con azuela por las manos del maestro y luego adornado con plata y oro, con laminas de plata importada de Tarsis y con oro de Ofir; hechura de escultor y de las manos del platero, todos ellos son únicamente obras de artistas. Los visten de purpura violeta y roja y los sujetan con clavos, a golpes de martillos, para que no se muevan. Sus ídolos son como espantapájaros en un sandial, que no hablan; y tienen que ser transportados, pues no pueden andar. No les tengan miedo, que no pueden hacer ni el mal ni el bien.

10:14-15 Así queda descalificada la sabiduría de los mortales. El platero debería avergonzarse de su ídolo, por que sus estatuas no son más que mentira, que nunca respiran. Son tonterías, obras ridículas, que serán juzgadas y desaparecerán.

Salmo 115:4-8 Sus ídolos no san mas que oro y plata, una obra de la mano del hombre.
Tienen boca pero no hablan, ojos, pero no ven, orejas, pero no oye, nariz, pero no huelen.
Tienen manos, mas no palpan, pies, pero no andan, ni un susurro sale de su garganta. ¡Que sean como ellos los que los fabrican y todos los que en ellos tienen confianza!

Salmo 135:15-18 Los ídolos de las naciones son de plata y de oro, obra de manos de hombres.
Tienen boca, y no hablan; tienen ojos, y no ven; tienen orejas, y no oyen; tampoco hay aliento en sus bocas. Semejantes a ellos son los que los hacen, y todos los que en ellos confían.

Anuncios


1°Corintios 8:4 Entonces, ¿Se puede comer carne sacrificada a los ídolos? Sabemos que un ídolo no es nada en realidad y que no hay más dios que el único.

2°Corintios 6:16-18 ¿Qué tiene que ver el templo de dios con los ídolos? Nosotros somos el templo de dios vivo. Dios lo dijo: Habitare y viviré en medio de ellos; yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo. Por eso, salgan de en medio de ellos apártense, dice el señor. No toquen nada impuro y yo los mirare con agrado. Yo seré un padre para ustedes, y ustedes serán mis hijos e hijas, dice el señor, Dueño del universo.

1° Tesalonicenses 1:9 Todos hablan del impacto de nuestra visita y de cómo se pasaron de los ídolos a Dios. Pues empezaron a servir al Dios vivo y verdadero.

Acerca Alejandro Andrade

Revise también

Sermones Cristianos - Nacer de Nuevo

Nacer de nuevo

Estudios Biblicos. Nicodemo, era un fariseo entendido, que podía desempeñarse como dirigente y maestro en círculos religiosos judíos y que vino a Jesus deseando...

3 comentarios

  1. gilberto rafael requena cordero

    Gloria a Dios, que el señor Jesucristo siga bendiciendo a los amados hermanos y hermanas para que sigan investigando y compartiendo las enseñanzas de la escrituras con los amigos lectores.

  2. Linda enseñanza, muchas bendiciones, GLORIA A DIOS.

  3. Bendiciones
    se les ama en el nombre del Cristo de la Gloria..del que vive y reina por los diglos de los siglos..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *