Inicio / Estudios Biblicos / Discipulado Nº 40.. Solamente excusas

Discipulado Nº 40.. Solamente excusas

III. MUCHA COMODIDAD.

Lamentablemente vemos que la Novia no quiere mojarse; no quiere salir de la comodidad de su cama.

Si analizamos un poco el pasaje encontramos que primero el amado llamó por su doncella, pero el sonido de su voz no fue suficiente para persuadirla a abrir la puerta. Luego él afectivamente elogió a su doncella, con cada uno de estos términos cálidos y complementarios: Hermana, amiga, paloma, perfecta mía. Pero esto aún no fue suficiente para persuadirla a abrir la puerta.

Anuncios

Le sigue diciendo que su cabeza está llena de rocío, describiéndole que ha sufrido molestias al ir a buscarla. El amado hizo varias súplicas hacia la doncella; diciéndole que le abriera la puerta. Aún, con todo esto, la doncella no abrió la puerta para su amado, permitiéndole así que entrara.

Esta ilustración – del amado estando fuera de la puerta y llamando a su doncella para entrar – podría proveer la única referencia del Nuevo Testamento hacia los Cantares de Salomón, encontrado en Apocalipsis 3:20: «He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.«

 Vemos aquí que la doncella le responde con excusas. Me he desnudado de mi ropa; ¿cómo me he de vestir?”. Ella estaba cómoda en su cama, así que él no podía entrar. Ella no podía ser molestada con el inconveniente de vestirse a si misma y para prepararse a si misma para irse a dormir otra vez He lavado mis pies; ¿cómo los he de ensuciar?”.

Quizás ella simplemente no tenía la voluntad para ser molestada; quizás ella no apreció la naturaleza inesperada de la visita de su amado; quizás él llegó mucho más tarde de lo que ella esperaba, y, por lo tanto, ella se sintió irritada.

Anuncios

Quizás este era su esfuerzo para controlar la relación (“¿Por qué he de ir tan pronto como él toque? Él puede esperar un poco de tiempo.”) Sin importar la razón en específico, ella se rehusó a levantarse rápido de la cama para abrir la puerta.

Su problema no era de que ella no quería ir a la puerta; sino que lo hizo tan despacio y de mala gana, haciendo excusas todo el camino. “Esta actitud muestra un espíritu insensible. Ella estaba pensando en su confort y para nada en los deseos de Salomón o en su relación con él.” (Estes)

Esta ilustración en la Biblia nos enseña que si nosotros queremos tener intimidad con nuestro Dios y disfrutar de su presencia, debemos dejar a un lado el hecho de sentirnos cómodos y pensar solo en nuestros deseos egoístas y procurar atender la llamada de nuestro amado, quien nos llama, porque quiere estar con nosotros.

No dejemos que el trabajo, ni las ocupaciones, ni siquiera la comodidad en la que nos encontramos nos impidan disfrutar de la compañía del Rey. ¡Abramos la puerta de nuestro corazón y digámosle al amado de nuestra alma: Si quiero disfrutar hoy disfrutar de tu presencia!

© Moreiba Cabrera. Todos los derechos reservados. 

Anuncios

Central de Sermones… Estudios Biblicos

Acerca Moreiba Cabrera

Moreiba Cabrera, Misionera, Pastora principal de la iglesia Nueva Vida de Madrid. Directora de la extensión de Madrid del Centro de Estudios Superiores de Teología de Asambleas de Dios CSTAD.

También Revise

Central de Sermones... Estudios Biblicos

Las sectas

Estudios Biblicos, existen algunos grupos religiosos que, aunque se autodenominan a sí mismos como cristianos, no lo son. Este es el caso de las sectas ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *