La destrucción de Sodoma y Gomorra

La palabra “conocer” (yadá en el hebreo) significa tener intimidad sexual. La homosexualidad es un pecado abominable para Dios y el hecho de cometer ese pecado hacia dos varones que Job estaba hospedando y que por tanto estaban bajo su cuidado y protección lo hacía aún más grave.

No sabemos si los habitantes de Sodoma sabían que estos seres eran ángeles, el hecho de que lo supieran añadiría un nivel más de perversidad a estos hombres, puesto que nos trae a la memoria el pecado de ir tras carne extraña cuando los ángeles tuvieron relaciones sexuales con mujeres en Génesis 6.

El acoso nocturno 

Todo el pueblo de forma unánime participó en este acoso nocturno desde los jóvenes a los viejos. No parecía haber ningún justo aparte de Lot. La escena tiene paralelos con la incursión de Josué y Caleb al interior de la ciudad de Jericó (Josué 2), en la cual Rahab la ramera, ofrece su protección a los dos espías. Posteriormente Dios le retribuye respetando su vida al igual que a Lot y a su familia.

Otra parte interesante de esta historia es que en toda la noche ni Lot ni sus invitados duermen, sino que se mantienen alerta luchando por su seguridad y sus vidas. La escritura nos advierte que debemos velar y permanecer sobrios, para así estar atentos a las trampas y amenazas de Satanás nuestro enemigo (Mateo 26:41).

La práctica de la homosexualidad

La práctica de la homosexualidad no era el único pecado de Sodoma, sino que en ella había también ociosidad, soberbia y falta de misericordia (Ezequiel 16:49).

La Biblia también en Deuteronomio 32:32-33 habla del vino de Sodoma. ¿Qué es exactamente esto? La respuesta se encuentra en Apocalipsis 17:4, se trata del contenido de la copa que sostiene la Gran Ramera “abominaciones e inmundicia de su fornicación”. La Gran Ramera es la ciudad que está tipificada varias veces en la escritura con Jericó y Sodoma. La fornicación a la que aquí se refiere es una fornicación espiritual con otro señor, es decir con otro dios, el dios de este mundo.

La cita de Deuteronomio nos habla también de un vino venenoso, semejante a la mordedura de una serpiente. El vino de Sodoma, como la mayoría de venenos provoca delirios, falta de juicio y disminuye de forma notable el estado de alerta. Es un vino que provoca embriaguez y que no permite que velemos y nos guardemos del mal, actúa de una forma totalmente opuesta al Espíritu Santo.

Si bien la cita de Deuteronomio parece tener carácter simbólico, existen algunas plantas que podrían aportar una dimensión real a este vino. En la región del Mar Muerto los árabes conocen una planta llamada “manzano de Sodoma” (Calotropis procera).

Flavio Josefo

Flavio Josefo describió los frutos de esta planta con estas palabras: “tienen un color como si fueran buenos para comer, pero al ser arrancadas se disuelven en humo y ceniza.» Se sabe que estos frutos son pegajosos, amargos y venenosos. Igualmente en otras partes del mundo existen plantas emparentadas con la vid que producen uvas tóxicas. De igual modo el trigo es imitado por la cizaña, una planta que es parasitada por un hongo que la hace tóxica y hasta alucinógena.

Es posible que no sea necesario buscar uvas tóxicas pues ya en Proverbios 23 se nos advierte de los peligros del vino:

“No mires al vino cuando rojea, Cuando resplandece su color en la copa. Se entra suavemente; Mas al fin como serpiente morderá, Y como áspid dará dolor. Tus ojos mirarán cosas extrañas, Y tu corazón hablará perversidades.” Proverbios 23:31-33

El veneno de una serpiente

El vino es rico y apetecible pero finalmente es como el veneno de una serpiente que provoca que digamos cosas perversas, perdamos el control y saquemos a la luz nuestra naturaleza carnal y pecaminosa.

«Entonces Lot salió a ellos a la puerta, y cerró la puerta tras sí, y dijo: Os ruego, hermanos míos, que no hagáis tal maldad. He aquí ahora yo tengo dos hijas que no han conocido varón; os las sacaré fuera, y haced de ellas como bien os pareciere; solamente que a estos varones no hagáis nada, pues que vinieron a la sombra de mi tejado.» (verss. 6-8)

Para la cultura judía era una maldad mucho mayor la violación homosexual que la heterosexual. Dada la situación, a Lot no se le ocurre otra cosa que ofrecer a la turba enardecida a sus hijas vírgenes.

Las mujeres estaban totalmente sujetas a la autoridad paterna hasta el matrimonio, al igual que sucede en las sociedades musulmanas tradicionales de hoy en día. Las mujeres no eran consideradas mucho más que posesiones preciadas.

Acerca Francisco Hernandez

Dedicado a la obra de nuestro Rey y Salvador Jesucristo. No soy pastor de una iglesia, solo miembro, pero me gusta redactar predicaciones y estudios biblicos para cumplir con la gran comision. A Dios sea toda la gloria.

También Revise

Estudios Biblicos.. Epístola a los Hebreos

Epístola a los Hebreos – Parte IX

Estudios Biblicos. Jesús es el Mediador del Nuevo Pacto. El autor de Hebreos ahora regresa a explicar los componentes del tabernáculo terrenal de lo que él..