La destrucción de Sodoma y Gomorra

El ofrecimiento de sus hijas para evitar el mal a sus huéspedes le sitúa como un buen hospedador, pero como un mal padre, en cualquier caso la situación es límite. La perversidad de los hombres de Sodoma es tal que rechazan el ofrecimiento de Lot. Sin duda, debían estar hartos de fornicar con mujeres y buscaban otro tipo de emociones.

Aunque la situación es complicada, Lot se nos revela como un hombre bastante cobarde.

«Y ellos respondieron: Quita allá; y añadieron: Vino este extraño para habitar entre nosotros, ¿y habrá de erigirse en juez? Ahora te haremos más mal que a ellos. Y hacían gran violencia al varón, a Lot, y se acercaron para romper la puerta. Entonces los varones alargaron la mano, y metieron a Lot en casa con ellos, y cerraron la puerta. Y a los hombres que estaban a la puerta de la casa hirieron con ceguera desde el menor hasta el mayor, de manera que se fatigaban buscando la puerta.» (verss. 9-11)

El texto indica que los hombres son plenamente conscientes de su maldad, no sólo no aceptan el ofrecimiento de Lot sino que este parece ponerles aún más furioso. La ira de estos hombres cae sobre Lot y tratan de entrar por la fuerza, pero los ángeles que hospedaba salen en su socorro y los hieren con ceguera para que no puedan encontrar la puerta.

Esto tiene un claro paralelo con las palabras de Jesucristo que se autodenomina “la puerta estrecha” y en Lucas 13:23-25 Jesucristo dice que muchos trataran de entrar por la puerta de la salvación, pero no iban a poder entrar porque Cristo les negaría la entrada.

Siervos de Dios hospedados por Lot

Estos siervos de Dios hospedados por Lot, salen en su defensa cegando a esta multitud de hombres para que aún esforzándose no puedan encontrar la puerta. Cualquiera que no es guiado por el Espíritu Santo es guiado por sus propios sentidos, en especial la vista.

En este sentido, cuando la escritura menciona: “Y alzó Lot sus ojos, y vio…” Lot usó sus sentidos para dirigir su vida y habitar junto a Sodoma. Los hombres carnales no sólo no son guiados por el Espíritu Santo, sino que además aquí Dios confunde sus propios sentidos. La luz a veces es tan intensa que puede provocar ceguera

Leyendo el pasaje o Lot estaba muerto de miedo, o definitivamente había sido contaminado por la sociedad de Sodoma. Sin embargo, esto último no es lo que la escritura dice: “abrumado por la nefanda conducta de los malvados (porque este justo, que moraba entre ellos, afligía cada día su alma justa, viendo y oyendo los hechos inicuos de ellos)” 2 Pedro 2:7-8. Lot es plenamente consciente de que la conducta de estos hombres es repugnante, esto le hace sufrir y lo entristece.

La Gran Tribulación

Esta escena tipifica la Gran Tribulación que enfrentará el mundo al final de los tiempos. Los hombres impíos arremeten con mucha fuerza y descaro contra los siervos de Dios, los angustian y los atribulan. Dios poco más adelante se vengará de los malvados y dará una salida a los justos.

Es posible que estos dos ángeles tipifiquen también a los dos testigos que aparecen predicando en Israel durante la Gran Tribulación. La bestia también tendrá a su servicio un montón de hombres malvados y cegados que serán sellados con la marca de la bestia.

«Y dijeron los varones a Lot: ¿Tienes aquí alguno más? Yernos, y tus hijos y tus hijas, y todo lo que tienes en la ciudad, sácalo de este lugar; porque vamos a destruir este lugar, por cuanto el clamor contra ellos ha subido de punto delante de Jehová; por tanto, Jehová nos ha enviado para destruirlo. Entonces salió Lot y habló a sus yernos, los que habían de tomar sus hijas, y les dijo: Levantaos, salid de este lugar; porque Jehová va a destruir esta ciudad. Mas pareció a sus yernos como que se burlaba.» (verss. 12-14)

Los ángeles buscan salvar a la mayor cantidad posible de justos y preguntan a Lot por algún miembro más de su familia. Sus yernos no creen a Lot, su mensaje es demasiado increíble de creer y el espíritu Santo determinó que ellos no iban a creer.

El evangelio puede resultar ridículo para muchos

El evangelio puede resultar ridículo para muchos, hablar de historias inverosímiles como el diluvio, la historia del profeta Jonás siendo tragado por una ballena o la burra parlante de Balaam es algo irracional, pero a Dios le plació comunicar así su palabra, para que ningún hombre pudiera salvarse por su propia sabiduría. Para hacer patente lo que está escrito: “Porque lo insensato de Dios es más sabio que los hombres” 1 Corintios 1:25

¿Nos resulta esto conocido? ¿No hemos compartido el evangelio a familiares o a amigos y nos han respondido con indiferencia o con burlas? La maldad imperante en nuestro mundo salta a ojos vista: el homosexualismo es promocionado de forma descarada como un estilo de vida alternativo y totalmente respetable, mientras que los que predicamos el evangelio somos vistos como bichos raros en el mejor de los casos, o somos angustiados y afligidos por hombres injustos incapaces de ver la luz de la verdad.

La sola mención de que este mundo va a ser juzgado y que la justa ira de Dios va a caer sobre él resulta ridícula para muchas personas, algunos incluso se burlan de ello. En 2 Pedro 3:3 la escritura advierte de ello: “en los postreros días vendrán burladores, andando según sus propias concupiscencias, y diciendo: ¿Dónde está la promesa de su advenimiento? Porque desde el día en que los padres durmieron, todas las cosas permanecen así como desde el principio de la creación.” Estos burladores son los mismos en tiempos de Sodoma o en nuestros días y su destino, si no se arrepienten, es perecer en el fuego.

La amenaza de destrucción

«Y al rayar el alba, los ángeles daban prisa a Lot, diciendo: Levántate, toma tu mujer, y tus dos hijas que se hallan aquí, para que no perezcas en el castigo de la ciudad. Y deteniéndose él, los varones asieron de su mano, y de la mano de su mujer y de las manos de sus dos hijas, según la misericordia de Jehová para con él; y lo sacaron y lo pusieron fuera de la ciudad. Y cuando los hubieron llevado fuera, dijeron: Escapa por tu vida; no mires tras ti, ni pares en toda esta llanura; escapa al monte, no sea que perezcas.» (verss. 15-17)

Acerca Francisco Hernandez

Dedicado a la obra de nuestro Rey y Salvador Jesucristo. No soy pastor de una iglesia, solo miembro, pero me gusta redactar predicaciones y estudios biblicos para cumplir con la gran comision. A Dios sea toda la gloria.

También Revise

Estudios Biblicos.. Epístola a los Hebreos

Epístola a los Hebreos – Parte IX

Estudios Biblicos. Jesús es el Mediador del Nuevo Pacto. El autor de Hebreos ahora regresa a explicar los componentes del tabernáculo terrenal de lo que él..