Obras y frutos

FRUTO DE BENIGNIDAD:

Comencemos por definir lo que es la benignidad. En primer lugar, no significa que uno tenga el carácter débil o que tenga falta de convicciones. Es más bien, ser apacibles en nuestro trato; dulces y tiernos con los demás. También es ser pacífico, gentil, sin rencores y amables con los demás.

FRUTO DE BONDAD:

Bondad es hacer lo bueno pero con amor. Brota de una actitud interna del corazón. Es la exteriorización de un corazón benigno, un espíritu benigno.

Así es el que tiene el fruto de la bondad. El corazón de Dios se alegra cuando le pedimos en lo más profundo de nuestro ser, que deseamos ser llenos de su bondad. Para vivir una vida llena de su bondad, sigamos los pasos que nos marcó en los dos primeros mandamientos.

FRUTO DE FE:

La fe es el séptimo aspecto del fruto del Espíritu mencionado en Gálatas 5:22 y básicamente se refiere a la fidelidad que le debemos a Dios y sus enseñanzas, las cuales deberían determinar nuestros pensamientos y acciones.

En la Biblia, la palabra griega traducida como “fe” es pistis, que también puede traducirse como “fidelidad». De hecho, según su significado en Gálatas 5:22 apunta más hacia el de “confianza o seguridad»

FRUTO DE MANSEDUMBRE:

Sobre lo que Mansedumbre o Humildad significa para el Cristiano, Es la condición que conduce a la sumisión incondicional a la voluntad de Dios. La mansedumbre, es el justo equilibrio entre incapacidad de airarse y la propensión a la ira.

FRUTO DE TEMPLANZA:

El origen de la palabra proviene del latín temperantia, y tiene que ver con moderar algo en su temperatura. Coincidentemente, la temperatura del cuerpo se eleva cuando nos enojamos; muchos expertos proponen muchos métodos para lidiar con el enojo, y controlar la ira.

Muchos de estos consejos son de bastante utilidad si se ponen en práctica, y quizá ayuden a controlar un arranque de enojo, de ira, en un determinado momento, sin embargo, la ira volverá a aparecer eventualmente, tarde o temprano.

El perdón no hará que el dolor desaparezca inmediatamente este se irá cuando dejemos de ser juez, y dejar que Dios se ocupe que también pudiera ser un riesgo cuando veamos que Dios no trata con esa persona como nosotros quisiéramos por lo menos no lo mantendrá atrapado, recuerde a Jonás como se quejo porque Dios no trato a Nínive como él quería, la grieta no la va a cerrar Dios porque El no la abrio, y si seguimos siendo dispensadores de culpa y rencor dudo mucho que alcance su propósito por más que se mate orando, oramos que Dios nos perdone como nosotros perdonamos es esto congruente cuando no hacemos su voluntad

2 Pedro 1:5-8 «vosotros también, poniendo toda diligencia por esto mismo , añadid a vuestra fe virtud; a la virtud, conocimiento; 6 al conocimiento, dominio propio; al dominio propio, paciencia; a la paciencia, piedad; 7 a la piedad, afecto fraternal; y al afecto fraternal, amor. 8 Porque si estas cosas están en vosotros, y abundan, no os dejarán estar ociosos ni sin fruto en cuanto al conocimiento de nuestro Señor Jesucristo.«

Pedro hace una lista de varios actos de fe: aprender a conocer mejor a Dios, cultivar la paciencia, hacer la voluntad de Dios, amar a los demás. Esos actos no se producen automáticamente; requieren arduo trabajo. No son opcionales; deben de ser parte constante de la vida cristiana.

No terminamos con uno para luego empezar con el otro sino que nos ocupamos de todos juntos. Dios nos capacita y autoriza, pero nos da también la responsabilidad de aprender y crecer. No debemos sorprendernos ni resentirnos por el proceso.

© Martin Moreno. Todos los derechos reservados.

Acerca Martin Moreno

Servidor de Jesucristo

También Revise

Estudios Biblicos.. Epístola a los Hebreos

Epístola a los Hebreos – Parte VIII

Estudios Bíblicos. El mediador de un Nuevo Pacto; conclusión a tan fascinante tema, lo comienza acá diciéndonos, que Jesucristo, nuestro gran sumo sacerdote ..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *