El valor del perdón

Tenemos que borrar todo registro que tengamos archivado si pretendemos alcanzar el perdón de Dios, no perdone por encima. Imagine que en alguna ocasión dijo o oyó decir te perdono, pero no te me acerques. Te perdono pero no me hables, o te mastico pero no te trago. ¿Es así que Dios quiere que le haga también? ¿Por qué dice de igual medida?

Lucas 7:47 «Por lo cual te digo que le son perdonados sus muchos pecados porque amó mucho. Pero a quien poco se le perdona, poco ama.«

El amor se desborda como reacción natural al perdón y al efecto apropiado de la fe.

Pero solo los que reconocen la profundidad de su pecado pueden apreciar todo el perdón de Dios que se les ofrece. Muchas veces las personas que perdonamos, por muy graves que hayan sido, llega a ser una mejor persona por su perdón y se esfuerza por retibuirle la afrenta.

Venga a nosotros Tu Reino, hágase Tu Voluntad, así en la Tierra como en El Cielo…

¿Estás hablando en serio? ¿Y qué haces tú para que eso suceda? Sería bueno que el Señor tuviera un control de todo lo que aconteciese en El Cielo y en la Tierra también ¿Tiene control sobre nosotros? ¿Cómo tratamos a nuestros hermanos?

¿Cómo nos ganamos el dinero? ¿Cuánto tiempo pasamos en la televisión, cuánto tiempo le dedicamos a Dios? ¿Realmente estamos conscientes de que haga Su voluntad? ¿Nos quejamos si mandas lluvia, calor, frío, problemas? Nos quejamos, pedimos salud pero no la cuidamos dejo de alimentarme o como mucho.

¿Cual es nuestra actitud ante la voluntad de Dios, una continua queja?

Lucas 6:31 «Y como queréis que os hagan los hombres, así hacedles también vosotros.«

Esto es fácil de hacer con personas que nos aman, personas en las que confiamos, pero amor significa hacerlo aún con los que no nos caen bien o que se proponen dañarnos.

Esta carta representa para muchos momento de cambio y renovación. La presencia del número 20 en tu vida, pudiera ser entones señal de hacer un cambio radical en todo. Este número a su vez, es asociado con palabras como fe, renovación y verdad.

Es decir, podemos no estar seguros de el cambio que estamos realizando, pero sin duda, el destino nos está diciendo que ha llegado la hora de descubrir nuevos rumbos, y tal vez llevar a nuestro destino.

© Martin Moreno. Todos los derechos reservados.

Acerca Martin Moreno

Servidor de Jesucristo

También Revise

Estudios Biblicos.. Epístola a los Hebreos

Epístola a los Hebreos – Parte VII

Estudios Bíblicos.. El Sacerdocio de Melquisedec; veamos las características de este sacerdote que vino muchos años antes que se consagrara una orden para...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *