Historia de la cruz

ESTUDIOS BIBLICOS – HISTORIA DE LA CRUZ

«La cruz no se trata de que simplemente sea el símbolo más reconocido del cristianismo. Representa en sí el sacrificio cruento y sublime por medio del cual nosotros podemos experimentar lo que es la nueva vida que Cristo nos ha concedido no solo por ahora, sino también la promesa de vida eterna con Él en el futuro.»

INTRODUCCIÓN

 En la actualidad, la cruz es un símbolo conocido en todo el mundo.

Anuncios

Muchos lo usan como adorno de joyería, para decorar su hogar o como amuleto de la buena suerte; pero muchos no se dan cuenta de su origen ni de su verdadero significado. En realidad, la cruz representa el evento más significativo de la historia de la humanidad, por lo que el apóstol Pablo declaró: “Lejos esté de mi gloriarme sino en la cruz de nuestro Señor Jesucristo, por quien el mundo me es crucificado a mí, y yo al mundo” (Gálatas 6:14).

En otras palabras, todo lo que Pablo había recibido como herencia o logrado en la vida no valía nada en comparación con su relación con Dios por medio de su Hijo Jesucristo. Posición social, riquezas, influencia, reputación y comodidades, todo eso carecía de significado al reflexionar sobre la redención que había recibido gracias a la crucifixión.

DESAROLLO DEL SERMÓN

Es símbolo de vergüenza, sufrimiento y muerte

Los bárbaros inventaron este método para ejecutar a delincuentes de la manera más cruenta y prolongada que fuera posible. Después, los griegos y tras ellos los romanos, lo adoptaron y lo utilizaron por todo su vasto imperio. Sin embargo, los romanos consideraron que era tan atroz y despiadado que ningún ciudadano romano fue jamás crucificado, excepto en casos de traición imperdonable.

Anuncios

Por su parte, los judíos también aborrecían ese castigo, pues todo aquel que era colgado en un madero era “maldito por Dios” (Deuteronomio 21.22-23). Aun así, los enemigos de Cristo incitaron a la multitud a pedir a gritos que Pilato lo crucificara para castigarlo porque decía que era el Hijo de Dios (Juan 19.7).

En qué consistía la crucifixión

El reo que era condenado a morir utilizando este método, lo ataban o clavaban en una cruz de madera o entre árboles o en una pared, y lo dejaban allí hasta su muerte.

Los fenicios y los cartagineses practicaban la crucifixión, y más tarde los romanos la aplicaron ampliamente. En roma sólo los esclavos, los provincianos, y los tipos más bajos de criminales eran crucificados, pero raramente se crucificaba a un ciudadano romano. Las causas más comunes de crucifixión eran por crímenes de robo, homicidio, traición o sedición. Roma la utilizó no solamente como instrumento de tortura y ejecución sino también como picota vergonzosa, reservada para los peores y más bajos criminales.

Además de la crux simplex o palo vertical, se empleaban otras formas.

  1. La crux commissa (o de San Antonio) que tenía la forma de una T mayúscula.
  2. La crux decussata (de San Andrés), en forma de X.
  3. La crux immisa, en la que el palo vertical sobresalía sobre el horizontal. Según la tradición, esta fue la cruz en que murió Jesús. La referencia en los Evangelios al título sobre la cabeza de Jesús (por ejemplo, Mateo 27.37) respalda esta idea.

Al parecer el método de crucifixión variaba en diferentes partes del imperio romano. Los escritores seculares de la época evitaban relatar detalladamente esta forma de castigo, la más cruel y degradante de todas las existentes en esa época. Los escritores contemporáneos la describen como la más dolorosa de las muertes.

Anuncios

Cuando se condenaba a un criminal, era costumbre romana:

Azotar a la víctima con el flagellum, que era un látigo con correas de cuero. Generalmente el azote consistía de treinta y nueve latigazos. El soldado usaba un látigo con tiras de cuero trenzado con bolas de metal entretejidas, también tenía pedazos de hueso afilados, los cuales cortaban la carne severamente. La espalda quedaba tan desgarrada que la espina dorsal a veces quedaba expuesta debido a los cortes tan profundos.

Los latigazos iban desde los hombros pasando por la espalda, las nalgas, y las piernas. Mientras continuaba la flagelación, las laceraciones rasgaban hasta los músculos y producían jirones temblorosos de carne sangrante. Las venas de la víctima quedaban al descubierto y los mismos músculos, tendones y las entrañas quedaban abiertos y expuestos.

Acerca David N. Zamora

Ministro Ordenado de las Asambleas de Dios, Pastor Principal de la Iglesia Misionera, A.D.,Inc., Tampa, Florida, EUA. Siendo muy joven comienza a servir al Señor en la Iglesia Evangélica Pentecostal de Cuba (Asambleas de Dios), de Las Tunas, donde se desempeña como maestro bíblico desde el año 1978. Su intensa y activa labor Pastoral en Cuba comienza en Enero de 1991. En abril de 1996 se gradúa de Bachiller en Teología y Biblia, por los Estudios Dirigidos de Superación Bíblica (EDISUB) de las Asambleas de Dios en Cuba. Obtiene su Licenciatura en Teología por medio del Instituto de Superación Ministerial de las Asambleas de Dios de América Latina (ISUM). El Pastor Zamora lleva mas de 42 años de casado con su esposa Raquel González. De esta unión matrimonial nacieron dos hijos: Merlyn David y Otoniel Zamora, quienes se desempeñan activamente, como Ministros de Música y Predicadores del evangelio de Jesucristo.

También Revise

Estudios Biblicos - El origen de Halloween

El origen de Halloween

Estudios Biblicos - La fiesta de Halloween es una mezcla de tradiciones más o menos antiguas y tiene su propia versión en muchos países. Sin embargo, el Halloween

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.