Los Cuadros de Jesús – Parte X

Estudios Biblicos

LOS CUADROS DE JESÚS – CAPÍTULO 18

Estudios Biblicos Texto Biblico: Juan 18:1-11

Jesucristo, el sufridor modelo

El evangelista Juan hasta ahora no ha ahorrado palabras para mostrarnos en cada uno de sus capítulos la revelación de la divinidad de Jesús. La forma cómo Jesús se ha relacionado con su Padre, mostrándonos que él es uno con Dios, pone de manifiesto el gran propósito de este cuarto evangelio. El interés de Juan ha sido teológico.

Aun cuando ha narrado la vida de Jesús como lo han hechos los demás biógrafos, su visión de Jesús trasciendo lo temporal y se remonta hasta lo eterno y divino. Es así como llegamos al presente capítulo donde Jesús se nos revela como un “sufridor modelo”.

Cabe destacar en este pasaje la manera cómo Jesús utilizó su “Yo soy” y el efecto que produjo en sus captores. Queda demostrado aquí que Jesús puso su vida (Juan 10:18). Que, aunque lo arrestaron, utilizando todo un ejército armado, él mismo vino y se presentó a ellos para que lo tomaran. Cuando leemos este texto no podemos disimular nuestro sentido de asombro sobre nuestro amado y muy bendito salvador. Veamos la importancia del texto.

Versículos 1-4

Después que Jesús hizo su “oración intercesora”, se dispuso a ir a un lugar que conocía muy bien, así como sus discípulos. Se dirige allí con la valentía única de alguien que tiene un domino total del escenario que se le aproxima. La declaración “habiendo dicho Jesús estas cosas” abre un nuevo escenario, pues hasta aquí Jesús ha actuado como Maestro, sanador y profeta.

Ahora se dispondrá a ejercer la función de sacerdote a través de sus propios sufrimientos, al interceder y ocupar el lugar que nos merecieron nuestros pecados. Después de estas cosas ocupará el lugar de rey. Salió allí llevando a sus discípulos; y aun cuando era cierto que ellos se exponían a un eminente peligro, el de la muerte misma, Jesús los llevó para que ellos recordaran sus sufrientes, pero también para que le acompañaran en la “hora de las tinieblas”.

“Valle de Cedrón”. Su significado es “oscuro” o “turbio”. Juan no lo puso por casualidad. Con ello estaba describiendo el momento al cual Jesús se enfrentaba. Al parecer fue en ese valle donde comenzó su sufrimiento.

“Entró en un huerto”. Es interesante que también Juan mencione esto. ¿Qué nos quiso mostrar? Bueno, que, así como en un huerto se introdujo el pecado, en un huerto también se decidió su derrota.

“Y también Judas… conocía el lugar”. El traidor estaba muy familiarizado con ese huerto; en no pocas ocasiones fue allí con el Maestro, y en ese huerto le vio orar, porque no creemos que él haya dedicado algún tiempo de oración en ese sitio.

Jesús se fue al lugar exacto donde uno de sus discípulos le podía encontrar sin dificultad. Tiendo a pensar que si hay un lugar que tendrá que recordar Judas, desde donde esté, será el huerto que el tanto conoció y donde encontró a su Maestro cuando lo traicionó.

Judas y su compañía vers. 3. Al comenzar a leer este texto, lo primero que uno se pregunta es qué tanto conocía Judas a Jesús, por la forma cómo emprende su búsqueda. ¿Tan peligroso era Jesús que se requirió de semejante movilización?

Creo que lo que le faltó buscar Judas fue algunos perros de manera de asegurarse la entrega. Tome en cuenta, entonces, las personas que intervienen en el arresto: “una compañía de soldados, y alguaciles de los principales sacerdotes y de los fariseos…”.

Al parecer los enemigos de Jesús eran muchos, mientras que sus amigos también eran pocos. Observe la extraña multitud. Los soldados romanos eran personas sin clemencia, diestros con sus espadas para someter los agitadores.

Estaban los alguaciles, compuesto por sacerdotes y los fariseos, sus archienemigos. Lo curioso era que tanto los soldados como estos guardias no se trataban, eran enemigos, pero ahora se unen, comandados por un nuevo jefe, uno de los discípulos de Jesús: Judas el traidor.

Vea por otro lado los instrumentos con los que le buscaron: “linternas y antorchas, y con armas…”. Buscaron con “linternas y antorchas” al que era el “sol de justicia”. Buscaron con “armas” al que podía pedir una legión de ángeles en ese momento. ¡Qué ironía la de esa noche!

Se adelantó porque ya sabía lo que pasaría vers. 4. ¿Qué pretendía Jesús con la pregunta: “a quién buscáis?”. ¿Quería confundirlos? Más bien era ayudarlos en su búsqueda. La respuesta dada: “a Jesús nazareno” nos habla de la forma cómo este grupo menospreciaba a Jesús, al no reconocerlo cómo el Mesías.

Son muchos lo que siguen buscando a Cristo para rechazarlo, pues ahora no podrán condenarlo. “Se adelantó” nos habla del coraje de Jesús para enfrentar ese momento. Con esta actitud Jesús corroboró sus palabras en el sentido que él puso su vida, aunque tenía potestad de quitarla también (Juan 10:18).

Versículos 5-8

“Cuando les dijo: Yo soy, retrocedieron, y cayeron a tierra…” vers. 6. He aquí una de las revelaciones más completas de la divinidad. Hay un solo Dios que ha podido decir: “Yo soy”. Bajo este título Moisés sacó con mano fuerte a su pueblo de Egipto. Note que los que llevaron todo un armamento, al oír el “Yo soy”, retrocedieron y se dieron toda una gran caída, incluyendo a Judas.

¿Qué pensaría todo ese ejército allí en el suelo? ¿Qué clase de hombre es este que tan solo al mencionar un “yo soy” todos caen? De todas maneras, el que solo cayeran sin estar muertos, les concedía a todos una oportunidad de ver la misericordia divina hacia ellos también. ¿Se arrepentirían alguno de esos soldados como lo hizo aquel que dijo: “Verdaderamente este era Hijo de Dios?”.

“…pues si me buscáis a mí, dejad ir a éstos…”. Ahora vamos a entrar en uno de los propósitos más extraordinarios del evangelio. Jesús les propuso que si era a él a quien buscaban que dejaran ir a sus discípulos. Con esta declaración, Jesús puso de manifiesto el hondo amor que tenía por sus discípulos, así como su deseo que ellos no sufrieran lo que solo él tenía que sufrir.

Por otra parte, ellos eran los encargados de la Gran Comisión. Jesús sabía la importancia de ese trabajo, lo cual se desarrolló con la llegada del Pentecostés. Al hacer esto Jesús también nos habló de su gran misión como Mediador. Su posición ahora sigue siendo el de Abogado. Lo formidable de la intercesión de Jesús es que con ella se estaba cumpliendo una gran profecía bíblica vers. 7.

“Entonces Simón Pedro, que tenía una espada… hirió al siervo del sumo sacerdote…” v.10. Pedro no pudo velar con su Maestro una hora, pero si pudo usar una espada como si esta fuera una característica del reino del Señor.

Es cierto que debemos admirar su celo en defender a su Maestro, pero no era así como Jesús les había enseñado. Hay muchas lecciones de este mal proceder de Pedro en esa hora. Cabe destacar entre una de ellas que él se oponía a la decisión del Señor de sufrir por nuestros pecados. Pedro todavía no había entendido las palabras de Jesús cuando dijo: “Mi reino no es de este mundo”.

Note como Jesús reprende a Pedro y la solemne exhortación de no interferir en lo que había sido una decisión propia vers. 11.

Acerca Julio Ruiz

Pastor en Virginia en los Estados Unidos, con 42 años de experiencia de los cuales 22 los dedicó en Venezuela, su país de origen. Otros 9 años los dedicó a pastorear en Vancouver, Canadá y los últimos 9 años en Columbia Baptist Church en su ministerio hispano, donde estuvo hasta agosto del (2015). A partir de octubre del mismo año (2015) comenzó una nueva obra que llegó a constituirse en iglesia el 22 de mayo de 2016 bajo el nombre de Iglesia Bautista Ambiente de Gracia en la ciudad de Burke, Virginia. El pastor Julio es Licenciado en Teología y ha estudiado algunas cursos para su maestría en Canadá. Además de haber sido presidente de la convención bautista venezolana en tres ocasiones, también fue profesor del seminario teológico bautista. El pastor Julio por espacio de unos 18 años publica sus sermones y artículos por estos medios. Es casado con Carmen Almera Ruiz y tiene tres hijas y una nieta: Laura, Oly, Sara e Isabella. Si usted quiere comunicarse con el pastor Julio, llámelo al (571) 251-6590.

También Revise

Tiatira - La batalla por la pureza

Tiatira – La batalla por la pureza

Estudios Bíblicos Prédica de Hoy: Tiatira – La batalla por la pureza Estudios Bíblicos Lectura …

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.