Epístola a los Hebreos – Parte IX

Estudios Bíblicos

CAPÍTULO 9: Jesús es el Mediador del Nuevo Pacto

Estudio Bíblico de la epístola a los Hebreos 9

Así comienza el nuevo y desafiante capítulo 9 de esta carta:

1 “Ahora bien, aun el primer pacto tenía ordenanzas de culto y un santuario terrenal”. 2 “Porque el tabernáculo estaba dispuesto así: en la primera parte, llamada el Lugar Santo, estaban el candelabro, la mesa y los panes de la proposición”. 3 “Tras el segundo velo estaba la parte del tabernáculo llamada el Lugar Santísimo,” 4 “el cual tenía un incensario de oro y el arca del pacto cubierta de oro por todas partes, en la que estaba una urna de oro que contenía el maná, la vara de Aarón que reverdeció, y las tablas del pacto;” 5 “y sobre ella los querubines de gloria que cubrían el propiciatorio; de las cuales cosas no se puede ahora hablar en detalle”.

El autor de Hebreos ahora regresa a explicar los componentes del tabernáculo terrenal de lo que él llama una “sombra”, para luego hacer la debida aplicación a Cristo, en quien se van a cumplir todos los componentes de aquel primer tabernáculo.

Resulta muy interesante ver en este libro, lo que los exegetas llaman el “tipo” en el Antiguo Testamento y el “anti tipo” en el Nuevo Testamento. El autor de la epístola era un conocedor a la perfección del mobiliario del tabernáculo, pero en la forma cómo luego va a aplicarlo en la persona de Jesús como Sumo Sacerdote.

El autor sigue en su descripción, y llega a la aplicación del santuario con todas sus partes. De esta manera el Espíritu Santo hace una aplicación de toda aquella simbología.

6 “Y así dispuestas estas cosas, en la primera parte del tabernáculo entran los sacerdotes continuamente para cumplir los oficios del culto;” 7 “pero en la segunda parte, sólo el sumo sacerdote una vez al año, no sin sangre, la cual ofrece por sí mismo y por los pecados de ignorancia del pueblo;” 8 “Dando el Espíritu Santo a entender con esto que aún no se había manifestado el camino al Lugar Santísimo, entre tanto que la primera parte del tabernáculo estuviese en pie”. 9 “Lo cuales símbolo para el tiempo presente, según el cual se presentan ofrendas y sacrificios que no pueden hacer perfecto, en cuanto a la conciencia, al que practica ese culto,” 10 “Ya que consiste sólo de comidas y bebidas, de diversas abluciones, y ordenanzas acerca de la carne, impuestas hasta el tiempo de reformar las cosas.”

La forma de cómo estaba distribuida cada parte en el santuario, era para que los sacerdotes hicieran sus oficios de una forma estricta, ordenada y santa. Ellos tenían que hacer ese trabajo diariamente en el Lugar Santo. Y esto nos muestra que el tabernáculo continuamente estaba prestando su servicio al pueblo necesitado.

El autor se asegura en decirnos que en la segunda parte de esa tienda santa, había otro lugar que se conocía como el Lugar Santísimo. Sin bien es cierto que la primera parte era visitada y concurrida dos veces al día por los sacerdotes, donde hacían su trabajo de mediación y oferentes en lo que respecta al pecado. El Lugar Santísimo, la parte más interna, era visitado solo una vez al año por el Sumo Sacerdote, lo que revela lo sagrado, santo e inaccesible de tal lugar.

Pero observemos el énfasis que el autor le da a la manera cómo el sumo sacerdote, tenía que presentarse con sangre en el lugar santísimo, para expiar los pecados del pueblo y también los suyos. Esa figura del sacerdote trayendo la sangre de la expiación era una sombra de lo que realmente vendría después. Es por eso que el autor nos dice: “dando el Espíritu Santo a entender con esto que aún no se había manifestado el camino al Lugar Santísimo”.

Y en efecto, ese camino al “Lugar Santísimo” solo era posible abrirse a través de Jesucristo. No sabemos cuáles otras cosas se rompieron, pero lo que sí nos aseguran las Escrituras es que cuando Cristo murió, el velo del templo en Jerusalén, que separaba el Lugar Santo del Santísimo, se abrió verticalmente de arriba a abajo, dándose a entender que la muerte vicaria del Cordero de Dios hizo posible ese real acceso.

En los verss. 9 y 10, se explica que todo el ceremonial antiguo era sólo un símbolo de lo que se impondría luego de reformar las cosas.

Por tal razón, el autor ahora nos dice:

11 “Pero estando ya presente Cristo, sumo sacerdote de los bienes venideros, por el más amplio y más perfecto tabernáculo, no hecho de manos, es decir, no de esta creación,” 12 “Y no por sangre de machos cabríos ni de becerros, sino por su propia sangre, entró una vez para siempre en el Lugar Santísimo, habiendo obtenido eterna redención”

Acerca Julio Ruiz

Pastor en Virginia en los Estados Unidos, con 42 años de experiencia de los cuales 22 los dedicó en Venezuela, su país de origen. Otros 9 años los dedicó a pastorear en Vancouver, Canadá y los últimos 9 años en Columbia Baptist Church en su ministerio hispano, donde estuvo hasta agosto del (2015). A partir de octubre del mismo año (2015) comenzó una nueva obra que llegó a constituirse en iglesia el 22 de mayo de 2016 bajo el nombre de Iglesia Bautista Ambiente de Gracia en la ciudad de Burke, Virginia. El pastor Julio es Licenciado en Teología y ha estudiado algunas cursos para su maestría en Canadá. Además de haber sido presidente de la convención bautista venezolana en tres ocasiones, también fue profesor del seminario teológico bautista. El pastor Julio por espacio de unos 18 años publica sus sermones y artículos por estos medios. Es casado con Carmen Almera Ruiz y tiene tres hijas y una nieta: Laura, Oly, Sara e Isabella. Si usted quiere comunicarse con el pastor Julio, llámelo al (571) 251-6590.

También Revise

Tiatira - La batalla por la pureza

Tiatira – La batalla por la pureza

Estudios Bíblicos.. Tiatira, el tema de la batalla por la pureza es, en efecto, una verdadera batalla. ¿Puede abrir el internet donde no aparezca sutilmente..?

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.