Inicio / Estudios Biblicos / Cristo y la esposa – Estudio Bíblico

Cristo y la esposa – Estudio Bíblico

Estudios Biblicos – Predicas Cristianas

Romanos 11:16; 1 Corintios 6:17; Juan 15:5

Introducción:

En cuanto más me pongo a pensar en la necesidad del crecimiento para la iglesia, mas veo la necesidad de unirnos con el Señor. Por esto, es que hemos preparado este estudio bíblico para que nos demos cuenta de la gran necesidad de unir nuestras vidas con la de Cristo (Casarnos con él)

A continuación estaremos estudiando precisamente sobre este tema, y estaremos hablando de lo que significa una unión o un matrimonio, y lo estaremos comparando a lo que nosotros debemos de hacer con Cristo.

1. ¿Qué es una unión?

Diccionario: El acto de unir una cosa con otra, junta, reunión. Coalición, conformidad, liga o asociación. Estado matrimonial, armonía.

Este significado de la palabra “Unión” del diccionario nos abre un poco mas la mente con respecto a lo que vamos a tratar. Dentro del significado de la palabra unión, el diccionario nombra la palabra “Matrimonio” como ejemplo de lo que es una unión. Y también nombra dos palabras que luego estaremos descifrando que son:

  • 1) Conformidad
  • 2) Armonía.

Ya miramos lo que el diccionario secular dice acerca de la palabra unión. Pero que dice la Biblia con respecto a esto:

“…Pero el que se une al Señor, un espíritu es con él…” (1 Corintios 6:17)

El que se casa con Cristo, viene a ser un mismo espíritu con él. Si usted nota en el versículo 16 dice “ Que el que se une a una ramera, es un cuerpo con ella” note la gran diferencia entre las dos clases de unión. Con Cristo somos un mismo espíritu con él, mas con la ramera son un mismo cuerpo con ella. Por eso nosotros necesitamos unirnos a Cristo para ser espirituales y no carnales.

“Porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es la cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él su Salvador. Así que, como la iglesia esta sujeta a Cristo, así también las casadas lo estén a sus maridos en todo. Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia y se entregó a sí mismo por ella. Para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra. A fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha.

Así también los maridos deben de amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos. El que ama a su mujer a si mismo se ama. Porque nadie aborreció jamás a su propia carne, sino que la sustenta y la cuida, como también Cristo a la iglesia. Porque somos miembros de su cuerpo, de su carne y de sus huesos. Por esto dejara el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne. Grande es este misterio; mas yo digo esto con respecto a la iglesia. (Efesios 5:23-32)

Aquí es donde uno tiene que tener el entendimiento muy afinado para poder entender esto. Si usted nota que del verss. 23 al 30 El Señor esta exhortando a la mujer a que este sujeta a su marido, y al marido a amar a su mujer. También muestra como Cristo quiere que sea su iglesia, “Que no tuviese mancha, ni arruga, ni cosa semejante”

Y en el vers. 31, dice: Que el hombre y la mujer tienen que dejar padre y madre y se unirán y serán una sola carne. Pero en el vers. 32, esclarece en verdad para quien, Jesús, Esta diciendo esto. Grande es este misterio; Mas yo digo con respecto a la iglesia. Entonces quiere decir que todo lo que anteriormente dijo, es con respecto a la iglesia, Cosas como:

1) Porque el marido es la cabeza de la mujer. La mujer bien podría ser la iglesia, y Cristo el marido.

2) Maridos amad a vuestras mujeres. Esto es el amor que entre todos los hermanos de la fe en Cristo deben debemos de tener los unos a los otros.

3) Para santificarla, habiéndola purificado por medio del lavamiento del agua que es la palabra. Esto nos enseña que nosotros como la esposa de Cristo ya hemos sido santificados y lavados por medio de su palabra

4) A fin de presentársela a sí mismo una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante sino que fuese santa y sin mancha. Aquí el Señor nos enseña como es que su esposa debe de ser.

5) Porque nadie aborreció jamás a su propia carne. Nos muestra que entre los hermanos de la iglesia no debe de existir el odio, ni el aborrecimiento.

6) Porque somos miembros de su cuerpo. Aunque todos somos diferentes y tenemos diferentes actitudes y caracteres, virtudes o fallas. Todos formamos parte del cuerpo de la esposa de Cristo que es la iglesia.

7) Por esto dejara el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su mujer y serán una sola carne. Aquí Cristo nos dice que nosotros debemos de dejar todo aquello que este mal intencionado para separarnos de él, todos nuestros deseos, errores, etc. Y que nos unamos a él.

2 Pedro 1:4Por medio de las cuales nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas llegaseis a ser participantes de la naturaleza divina; habiendo huido de la corrupción que hay en el mundo a causa de la concupiscencia.

Juan 3:6Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del espíritu, espíritu es

Un verdadero ejemplo, con respecto a la unión, nos lo da la Biblia en Juan 15:1-7

Yo soy la vid verdadera, y mi padre es el labrador. Todo pámpano que en mi no lleva fruto, lo quitara; y todo aquel que lleva fruto, lo limpiara, para que lleve mas fruto. Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado. Permaneced en mi, y yo en vosotros, como el pámpano no puede llevar fruto por si mismo, si no permanece en la vid, así también vosotros, si no permanecéis en mi. Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mi, y yo en él, este lleva mucho fruto; Porque separados de mi nada podéis hacer. El que en mi no permanece, será echado fuera como pámpano, y se secara; y los recogen, y los echan en el fuego, y arden. Si permanecéis en mi, y mis palabras en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho.”

Este texto esta interesante, porque tiene tanto que enseñar que no se ni de por donde empezar. Este es también otro ejemplo de quien es quien. Porque muchos cristianos en ocasiones pierden su identidad, aquí el Señor claramente nos dice:

Yo soy la vid verdadera — Porque hay muchas imitaciones, pero el es la verdadera.

Mi Padre es el labrador — Hay muchos que labran la tierra, pero es Dios el labrador, el que prepara la tierra para que pueda estar limpia y suelta.

Yo soy la vid verdadera, y vosotros los pámpanos – Los pámpanos somos nosotros.

El que permanece en mi y yo en él, este lleva mucho fruto – Hay una gran verdad, el pámpano necesita permanecer pegado a la vid para que por medio de ella este puede recibir los nutrientes que necesita para:

  • 1) Permanecer viva
  • 2) Nutrirse
  • 3) Crecer
  • 4) Llevar mucho fruto. Porque por si solo el pámpano no puede existir, este depende de la vid que tiene raíces, porque el pámpano no tiene raíces.

Romanos 11:16Si las primicias son santas, también lo es la masa restante; Y si la raíz es santa, también lo son las ramas

Aquí el apóstol Pablo nos enseña, que la raíz necesita ser santa para que la rama sea santa también, lo que leímos anteriormente, es decir: La vid y el pámpano.

Yo creo que aquí si aplica la palabra del Señor, porque la vid si es santa, entonces si nosotros no nos apartamos de ella también nosotros seremos santos. (Lev 11:44) Como dice un viejo refrán: De tal palo, tal estilla. O hijo de tigre, tigrillo.

Regresando a lo de Juan 15; Finalmente dice Jesús:

Apartados de mi nada podéis hacer – esto nos da a entender que cuando nosotros nos movemos por nuestras propias fuerzas nos cansaremos, cuando nosotros tomemos nuestras decisiones en lugar de ponerlas en oración, es muy posible que vamos a fracasar.

Por esto es de vital importancia que nosotros seamos dependientes de Dios por medio de Cristo Jesús.

La necesidad de casarnos con Cristo, Y algunas características del matrimonio.

Nosotros como la iglesia amada del Señor necesitamos:

  • 1) Enamorarnos de Cristo
  • 2) Enamorarlo a él
  • 3) Unirnos a él
  • 4) Casarnos con él

¿Como se comportan los recién casados? ¿Se enamoran mutuamente? ¿Tienen una relación intima? Si las respuesta son si a todas estas preguntas, entonces nosotros necesitamos empezar a comportarnos como enamorados que están celebrando su luna de miel con el Señor.

© 2012, Héctor Rodríguez. Todos los derechos reservados.

Acerca Héctor Rodríguez

Revise también

Estudios Biblicos - Yo si puedo

Yo si puedo

Estudios Biblicos - La fe no se demuestra con teorías, sino con práctica, con resultados concretos (Santiago 2:26), con acciones que logran impacto, con la conquista de nuevas bendiciones y la expansión constante de lo que hacemos.

2 comentarios

  1. Hola hermano.

    Dios le bendiga su estudio esta muy interesante le felicito que Ei Señor le continúe bendiciendo

  2. Bendiciones, me gustaría un estudio bíblico sobre las bodas del cordero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *