Inicio / Ilustraciones para sermones / La dicha de tener hijos

La dicha de tener hijos

A mi hijo:

Solo por hoy voy a sonreír cuando vea tu rostro, y a reír contigo cuando tenga ganas de llorar.

Solo por hoy voy a dejarte escoger la ropa que te vas a poner, voy a sonreír y a decirte que te queda perfecta.

Anuncios


Solo por hoy pediré un día de descanso para llevarte al parque a jugar.

Solo por hoy voy a sentarme contigo y a dejarte que me enseñes a armar ese rompecabezas.

Solo por hoy voy a apagar el computador para ir al jardín contigo a hacer las burbujas de jabón que tanto te gustan.

Solo por hoy voy a salir a la heladería a comprarte el helado de tu gusto, o mejor vamos juntos.

Solo por hoy no voy a reclamarte cuando llores por algo que hiciste mal.

Anuncios


Solo por hoy no voy a preocuparme de ti cuando seas grande, voy a amarte como eres hoy y voy a ayudarte a tomar las decisiones que necesitas hoy.

Solo por hoy voy a dejarte que me ayudes en mis tareas, voy a dejarte ayudar en la cocina a hacer las galletas o el pastel de tu predilección y no voy a tratar de arreglar lo que a mi modo has hecho mal.

Solo por hoy trataré de comprarte el juguete que querías.

Solo por hoy te estrecharé en mis brazos y te contaré una historia acerca de cuando tú naciste y sobre lo mucho que te amo.

Anuncios


Solo por hoy te dejaré salpicar el agua en la tina de tu baño y no te voy a regañar.

Solo por hoy saldremos un momento en la noche a contar las estrellas del cielo.

Solo por hoy te voy a leer una historia, aunque me pierda mi mejor programa de TV.

Solo por hoy oraré contigo antes de dormir y le daré gracias a Dios por el más hermoso regalo que eres tú.

Solo por hoy te daré el beso de buenas noches para que duermas con tus angelitos.

Hagámoslo hoy porque el mañana no sabemos si vendrá.

Acerca Wilson Miranda

Revise también

Ilustraciones para sermones.. Toda es para ti

Toda es para ti

Ilustraciones para Predicas Cristianas... Dios está proclamando tiempos en que su pueblo podrá disfrutar a plenitud el resultado de su gracia divina...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *