Inicio / Ilustraciones para sermones / Defiende la vida

Defiende la vida

Por difícil que parezca siempre hay algo hermoso que nadie lo puede negar: un niño entre brazos, reflexione en estos cinco casos:

1. El padre es asmático, la madre es tuberculosa, tuvieron cuatro hijos, el primero es ciego, el segundo es sordo, el tercero murió hace poco y el cuatro tiene tuberculosis. La madre está embarazada otra vez, ¿Recomendaría el aborto en esta situación?

2. Un hombre blanco viola a una niña negra de 13 años y queda embarazada. Si fuera el padre de esta joven, ¿Recomendaría el aborto?

3. Una señora está embarazada y ya tiene muchos hijos, dos de ellos ya han muerto, su esposo ha sido llevado a la guerra y el médico le ha dicho que ella tiene poco tiempo de vida, ¿Recomendaría el aborto?

4. Una pareja de personas muy creyentes en Dios enfrenta fuertes problemas económicos y ya tienen 14 hijos, son realmente pobres. Considerando su extrema indigencia, ¿Recomendaría el aborto de su decimoquinto hijo?

5. Una joven está embarazada, no está casada aun y su prometido no es el padre del niño que está esperando, ¿Recomendaría el aborto?

Si contestó que sí en estos casos, lea lo siguiente:

1. En el primer caso hubiese matado a Beethoven

2. En el segundo caso hubiera sido el responsable de asesinar a Ethel Walters, una de las cantantes negras más famosas.

3. En el tercer caso hubiera matado al Papa Juan Pablo II.

4. En el cuarto caso hubiera aniquilado a Juan Wesley, uno de los más grandes predicadores del siglo.

5. En el quinto caso hubiera sido el asesino de Jesucristo.

REFLEXIÓN

El aborto es el desastre más fatal que puede tener un ser humano, por eso es que muchos hombres han tratado de condenarlo mediante argumentos religiosos, éticos y humanitarios, pero sus esfuerzos han resultado vanos ya que no han podido detener el aumento anual de abortos que se dan en todos los países del mundo. Se ha calculado que solamente en E.U. hay unos 50 millones de abortos cada año.

En los países de abortos legalizados el método más común es la succión, esto se efectúa con un tubo que tiene un poder de succión 28 veces más que el de una pequeña aspiradora. Lo que hace es romper al bebé en pedazos y absorbe hasta sacarlo del útero. Este método se usa para más del 75 e abortos en los E.U. y Canadá.

Cuando el embarazo está más avanzado se corta al bebé en pedazos con un cuchillo quirúrgico y se hace una limpieza completa. Este método se utiliza desde la séptima hasta la décima segunda semana. Uno de los trabajos de la enfermera asistente es juntar de nuevo los pedazos para asegurarse que el útero quede vacío.

Después de cuatro meses, cuando se ha acumulado suficiente líquido en la bolsa que cubre al bebé, se aborta mediante el envenenamiento salino. Para esto se inyecta una solución concentrada de sal y ésta lo envenena. Se demora más o menos una hora matar a un bebé por este método. Al terminar se induce a que la madre dé a luz un “dulce de manzana”, llamado así por el color de la piel rojo encendido, que se debe a las quemaduras.

Otro método es por operación cesárea, semejante a cualquier otra cesárea, pero en lugar de llevar al bebé a la sala de cuidados intensivos, se le echa en un cubo y se le deja morir. Este método se practica cuando el embarazo es demasiado avanzado, cuando los bebés respiran y algunos al salir aun lloran.

Considero que ningún ser humano tiene el derecho de disponer la vida de otro ser humano como le plazca, la Biblia dice: “No matarás”. Lea Lucas 1:41.

La corte suprema de los E.U. legisló que un feto no es una persona. En Australia, en Sidney, en 1982, se quiso crear una finca llena de bebés de probeta, que sirvan de repuestos en transplantes de órganos. En Inglaterra hubo un gran escándalo cuando se supo que una fábrica de cremas de belleza había comprado los fetos abortados de algunas clínicas,
con el objetivo de fabricar cremas para la mujer.

Evidencias médicas han demostrado que el aborto está más lejos de ser una técnica médica segura, implica muchos riesgos y peligros como: hemorragias, hepatitis debido a las transfusiones sanguíneas,  infecciones, perforaciones en el útero, coágulos sanguíneos, adherencia de residuos en la placenta, esterilidad y nacimientos prematuros en futuros embarazos.

El aborto no es la solución final, pues, padres que han querido abortar y no lo han hecho, con el tiempo ha sido una bendición maravillosa para sus vidas, el haber concebido un niño. Solamente Dios tiene derecho de dar y quitar la vida de un ser humano, la vida le pertenece a él.

Preguntas de discusión:

– La planificación familiar
– El aborto en caso de violación

Acerca Wilson Miranda

Revise también

Ilustraciones para Sermones.. Como el aire que respiras

Como el aire que respiras

Ilustraciones para Sermones... Si lo deseas así, lo encontrarás. Pero si no sientes una necesidad apremiante de él, de nada te servirán los razonamientos y los libros. No encontrarás a Dios, a menos que lo desees con tanta vehemencia como el aire que respiras...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *