Inicio / Ilustraciones para sermones / Jesús y el Diablo se encontraron en un camino

Jesús y el Diablo se encontraron en un camino

Cuenta una leyenda Israelita que un día Jesús y el diablo se encontraron en un camino.

El enemigo de la humanidad preguntó con un tono de asombro y también de burla:

– ¿Qué vez en los seres humanos que te interesas tanto por ellos?

Anuncios

Jesús humildemente respondió:

– Me intereso por ellos simplemente porque son mi creación, simplemente porque los amo.

– Es verdad, contestó el diablo, tú los creaste, pero: ¿Crees que vale la pena tanto sacrificio?

Mirando alrededor, Jesús contestó:

Anuncios

– Nada de lo que yo haga por ellos, será en vano. Claro que vale la pena.

El diablo dio una carcajada y dijo:

– ¿Acaso crees que ellos valoran todo lo que haces? Observa bien a tu creación. Ellos siempre te rechazan.

– Es verdad, dijo Jesús, ellos me rechazan, pero no son todos, pues muchos
me aman, y son felices.

– Es que no te das cuenta, contestó el diablo, que ellos prefieren estar conmigo. Mira en los cines, los bares, los lugares bailables, los estadios de fútbol, todos están allí alegres, nada les falta. Ahora mira en tus Iglesias, apenas unos pocos, que con el tiempo, también serán atraídos a mí.

Anuncios

De repente, algunas lágrimas corrieron por el rostro de Jesús. Pues el sabía que sus hijos, que con tanto amor los había creado, y por quienes había muerto, ahora huían de él. Pero lentamente bajo la mirada y observó sus manos. Allí estaban los orificios de los clavos que le atravesaron cuando dio su vida en una cruz por los que ahora lo rechazaban.

Luego miró a su enemigo dijo:

– Ellos volverán a mí. Un día las aflicciones que tu les causaste no las soportaran más. Un día se encontrarán tan enredados en problemas, tan desesperados por los errores que tú los impulsaste a cometer, que ya no verán otra solución que correr a mis brazos. Por que yo siempre los espere, pues un día derramé mi sangre por ellos en una cruz. Ellos me pertenecen. Y así terminó la charla. El diablo continuó su camino hacia el mundo, con la única intención de causar mas dolor, de causar más llanto y sufrimientos en las personas. Su único objetivo es producir desgracia, dolor, dividir hogares, provocar muertes inesperadas.

Jesús quedó esperando en el camino con sus brazos extendidos. No tenía otra intención, que la de llenar de felicidad y gozo a todo aquel que libremente corriera a sus brazos. Solamente quería reconstruir las vidas que el diablo tanto había dañado. Solo quería salvar al mundo del pecado. Y sentado Jesús junto al camino, mientras esperaba por sus hijos, en el polvo y con su dedo escribió una frase que decía: «Por que de tal manera amó Dios al mundo, que dio a su único hijo, para que el que en el crea, no se pierda, mas tenga vida eterna».

Acerca Central de Sermones

Central de Sermones; colección de predicas cristianas, mensajes cristianos, estudios biblicos, y bosquejos biblicos.

También Revise

Ilustraciones para sermones.. Toda es para ti

Toda es para ti

Ilustraciones para Predicas Cristianas... Dios está proclamando tiempos en que su pueblo podrá disfrutar a plenitud el resultado de su gracia divina...

Un comentario

  1. LEONEL ARROYO HERNANDEZ

    Excelente página. Podemos llevar el evangelio a más personas. Enriquece la sabiduría en la Fe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *