Inicio / Ilustraciones para sermones / El misterio de la cruz

El misterio de la cruz

Sin duda muchos han sido engañados en una mentira que desde hace tiempo nuestro “archienemigo” ha tramado para confundir a muchos, principalmente a los cristianos sobre cuál sería el verdadero evangelio de Cristo. No olvidemos que Satán es bíblico también, por lo que él también levanta a hombres con astucia para desviar a los escogidos de Dios a un camino equivocado; es decir a una creencia que jamás tuvo lugar ni en Jesús ni en los discípulos.

Hoy en día se transmite por radio, tv, o en vía pública etc… muchas doctrinas erróneas acerca de cómo debe ser o cómo es el evangelio. Muchos falsos testigos anuncian un evangelio sin cruz o sin sufrimientos y ponen como referencia aquel texto que Cristo decía: “Mi yugo es fácil y ligera mi carga”; con esto ellos creen en un evangelio fácil, sin pruebas o sin fundamento sólido.

El Verdadero Evangelio de Cristo es LA CRUZ: ¿por qué?… porque en ella se consumó la victoria, la salvación para los hombres por medio de la sangre de su padecimiento o sufrimiento cabal que afrontó por todos; Cristo aquí nos demuestra a todos que si alguien le ha de seguir, tendrá que soportar persecución, traiciones,… en fin un sinnúmero de pruebas que contribuirán a formar al hombre y a la mujer en un desarrollo sólido de un Evangelio que siendo nuestra victoria, esa victoria y salvación se gana con dolor muchas veces… no se gana con dulces ni golosinas fáciles de consumir sino con la fortaleza de Dios. Esto deben tener claro todos los ministros de Dios y todos los que forman parte de la iglesia.

Hay muchos que ponen su fundamento en las tablas de madera o en cuatro paredes para ser más claro. Viven un evangelio tan liviano que a la hora que quieren detienen las bendiciones de Dios, o a la hora que quieren sirven a Dios o simplemente están siempre en las congregaciones pero no toman nada de lo que Dios les habla en serio pues no les interesa; y a la hora de la prueba se derriten tanto como un chocolate en el calor, o sea no resisten porque creían que todo era rosas (pero el tallo de las rosas tiene espinas por si algunos no lo sabían); así que si creen en un Evangelio de rosas entonces habrá espinas que no podrán quitar ni usando las doctrinas más grandes para negar esto, más aún la Biblia no se puede contradecir a sí misma.

Cristo cargó la cruz pesada y no la cortó por la mitad, sino que Él sabía que allí haría posible el verdadero Evangelio (buenas nuevas), que significa que la muerte fue vencida, el pecado vencido, Satanás vencido; o sea todo lo que antes tenía atada a toda una humanidad ahora en la cruz Cristo hizo posible la libertad para todos aquellos que le acepten en sus vidas, y eso es Buenas Nuevas de vida eterna pero esto en la Cruz… amén.

Acerca Erwin Gabriel Bañares Oyarzo

Revise también

Ilustraciones para Sermones.. Como el aire que respiras

Como el aire que respiras

Ilustraciones para Sermones... Si lo deseas así, lo encontrarás. Pero si no sientes una necesidad apremiante de él, de nada te servirán los razonamientos y los libros. No encontrarás a Dios, a menos que lo desees con tanta vehemencia como el aire que respiras...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *