El elefante

En cierta ocasión habían atado a un elefante con una cadena por una de sus patas.

Por muchos años el animal caminaba haciendo un circulo hasta donde llegaba el extremo de la cadena.

Un día el dueño decidió’ quitarle la cadena y le puso la comida mas allá de aquel circulo. El Elefante lanzaba balidos de hambre y de ira pero no traspaso’ su antiguo limite aunque podía haberlo hecho.

Anuncios


Muchos hombres han sido atados por hábitos indeseables.

Luego se han entregado a Cristo quien los ha libertado de todo mal camino, pero muchos cristianos siguen andando, caminando, dentro de su circulo de malos hábitos en lugar de disfrutar de la libertad que Cristo les ha dado.

Acerca Carlos Blanco

Revise también

Ilustraciones para sermones.. Toda es para ti

Toda es para ti

Ilustraciones para Predicas Cristianas... Dios está proclamando tiempos en que su pueblo podrá disfrutar a plenitud el resultado de su gracia divina...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *