Inicio / Ilustraciones para sermones / El nuevo caballo de Troya

El nuevo caballo de Troya

El siguiente es un extracto sobre El Caballo de Troya fue tomado de wikipedia:

“El caballo de Troya es un artilugio con forma de enorme caballo de madera que se menciona en la historia de la Guerra de Troya y es usado por los griegos como una estrategia para introducirse en la ciudad fortificada de Troya, localizada en la actual Turquía. Tomado por los troyanos como un signo de su victoria, el caballo fue llevado dentro de las murallas, sin saber que en su interior se ocultaban varios soldados enemigo. Durante la noche, los guerreros salieron del caballo, dominaron a los centinelas y abrieron las puertas de la ciudad para permitir la entrada del ejército griego, lo que provocó la caída definitiva de Troya.”

Quisiera que pudieran notar las semejanzas que existen entre el llamado Caballo de Troya y el Televisor.

Anuncios


El televisor al igual que el Caballo de Troya es un instrumento de destrucción bajo la apariencia de regalo.

El televisor al igual que el Caballo de Troya se muestra inofensivo e interesante, pero en verdad es nocivo y peligroso.

El televisor al igual que el Caballo de Troya es introducido por las personas dentro de los hogares de millones gente, sin saber que en su interior se ocultan programas que destruirán los valores, moral y buenas costumbres de sus moradores.

El televisor tomó el control de muchos hogares y abrió la puerta de la casa para la entrada de muchos males, a saber, sensualidad, lenguaje vulgar, humorismo grotesco, películas con alto grado de violencia, música estruendosa y blasfema, modas indecentes, pornografía etc.

y no traerás cosa abominable a tu casa, para que no seas anatema; del todo la aborrecerás y la abominarás, porque es anatema.

Anuncios


Deuteronomio 7:26 RV1960

Acerca Pablo Ortega

Revise también

Ilustraciones para sermones.. Toda es para ti

Toda es para ti

Ilustraciones para Predicas Cristianas... Dios está proclamando tiempos en que su pueblo podrá disfrutar a plenitud el resultado de su gracia divina...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *