Inicio / Ilustraciones para sermones / El penalti que marco la diferencia

El penalti que marco la diferencia

Un padre que le había faltado a su esposa y a sus hijos, enfrentando un divorcio y consumido en su tristeza porque no quería separarse de su familia le pregunta al pastor de la iglesia: -¿Como hago para sacarle el mejor partido a la vida?, el pastor le respondió:

La vida es un paréntesis en la eternidad, mientras estamos en esta tierra, es necesario vivirla con la mayor pasión. De cada uno depende que se goce el primer tiempo, se luche en el segundo tiempo, se de todo en el tiempo extra. Y si algo falta por alcanzar, se defina en los tiros penalti. Luego de esta reflexión, el pastor le cuenta la siguiente historia:

PARÁBOLA DEL PENALTI QUE MARCÓ LA DIFERENCIA

Anuncios

Cierto día se encontraban dos equipos definiendo la final de un mundial de fútbol en Israel en el año 33. Se jugó el primer tiempo. Un partido muy difícil, pero todo ayudó para bien. Luego de que el balón se enredara a un costado de la red, Pedro saca de tiro de esquina, se la pasa a Andrés, este a Jacobo y Juan de cabezazo por revelación, anota el primer
gol.

El segundo fue una jugada del delantero Felipe quien con astucia y dedicación le hace un pase a Natanaél; este aún sin creer que era la oportunidad de su vida, le pone el pecho y anota el segundo tanto.

Pasan al segundo tiempo con el marcador 2 a 0. Llega Judas del equipo contrario a los 33 minutos y descuenta a uno. La presión comenzó a sentirse, todos estaban desconcertados. Luego de 3 minutos del gol de Judas, cuando todo se creía ganado, llega Pedro se confunde de arco y anota un autogol. Nunca se imaginaron que esto pudiese ser posible.

Llegó el tiempo complementario. Toda la tribuna estaba en silencio, entre los jugadores habían varias reacciones: Unos con miedo, otros pidieron cambio, Judas pidió la baja. El tiempo complementario cierra con un empate y sucede lo esperado. El partido se definía por cobro de tiros penalti.

Anuncios

La victoria final, con un marcador de 5 a 3 la obtiene el equipo de Pedroldiño. Los retadores del equipo contrario aunque marcaron tres tantos así: Caifás que patió con la mentira, Pilatos cobró con indiferencia y Judas que cobró con traición; no fueron suficientes para derribar a los vencedores.

El padre que estuvo muy atento durante esta parábola le pregunta al pastor -¿Qué marcó la diferencia para los vencedores?- y el pastor le respondió:

Felipe marco el primer penalti con compromiso, siempre sirvió con devoción. Natanael marco el segundo con confianza, creyó que podía lograrlo. El tercero, Jacobo; el cuarto Juan, marcados con capacidad y fidelidad, sabían quien era su capitán y estaban con el desde el principio. Y finalmente, el que marco y descontó la diferencia: ¡Pedro!.

-¿Pedro? Pregunta el padre asombrado- (por que se identificaba con este jugador)-.

-Si ¡Pedro!. Afirma el Pastor-. Porque marco su mejor tiro con arrepentimiento, con la responsabilidad de corregir su error de aquel autogol que había llevado a extender este partido y que por unos momentos dejo a su equipo en derrota. Por esto fueron los vencedores.

Anuncios

La forma más fácil de sacarle el mejor partido a la vida, es teniendo una actitud de convicción de pecado y arrepentimiento en todo tiempo. Si Pedro no lo hubiese hecho, si se hubiese derrotado y dejado consumir en la tristeza luego de aquel autogol, no hubiese podido marcar la diferencia.

Independiente de las circunstancias que nos rodeen, de las equivocaciones que cometamos; si nos arrepentimos en el tiempo justo, le sacaremos el mejor partido a la vida. Concluyó el pastor.

“Ahora me gozo, no porque hayáis sido contristados, sino porque fuisteis contristados para arrepentimiento; porque habéis sido contristados según Dios, para que ninguna pérdida padecieseis por nuestra parte. Porque la tristeza que es según Dios produce arrepentimiento para salvación, de que no hay que arrepentirse; pero la tristeza del mundo produce muerte.” 2 Corintios 7:9-10

Acerca Alejandra Maria Borda Leon

Pastor Afiliado al Centro Familiar de Adoración, ministerio Centro Cristiano Internacional Cúcuta. Graduada en Técnico en Teología y Ciencias Bíblicas IBS. Graduada en Teología Bíblica y Ministerial Instituto Bíblico Asambleas de Dios. Licenciatura en Psicología Familiar Cristiana UNPI. Diplomado en Maximización de Potencial de Recurso Humano. Feliz mente casa, madre de tres jóvenes y servidora del Señor.

Revise también

Ilustraciones para sermones.. Toda es para ti

Toda es para ti

Ilustraciones para Predicas Cristianas... Dios está proclamando tiempos en que su pueblo podrá disfrutar a plenitud el resultado de su gracia divina...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *