Inicio / Mensajes Cristianos / ¿Comían estiércol?

¿Comían estiércol?

Mensajes Cristianos – Predicas Cristianas

“…Y hubo gran hambre en Samaria, a consecuencia de aquel sitio; tanto que la cabeza de un asno se vendía por ochenta piezas de plata, y la cuarta parte de un cab de estiércol de palomas por cinco piezas de plata..” 2 Reyes 6:25

Samaria era la ciudad capital del Reino del Norte (Israel), formado por diez de las tribus. La ciudad fue fundada por el rey Omri en el 880 a.C. en una colina de unos 300 pies de altura que perteneció a un hombre llamado Semer, de quien la compró por dos talentos de plata, según nos relata 1 Reyes 16:24.

En esta ciudad, nos relata el historiador Bíblico en 2 Reyes 6:25 se desató una gran hambre, como consecuencia del sitio al que sus enemigos la sujetaron, tal como se expresa en el texto que encabeza este artículo, en el se dice, que era tan grande la escasez de alimento por la que atravesaban, que la cabeza de un asno se vendía por ochenta piezas de plata, y la cuarta parte de un Cab de estiércol de paloma por cinco piezas de plata.

Anuncios

Un cab es equivalente a 2.2 litros, así que la cuarta parte de un Cab sería equivalente a medio litro.

No debemos olvidar a la hora de someter a análisis la dieta alimentaría de Israel, como estos eran de selectivos con relación a los alimentos.

Bastaría con remitirnos a pasajes de las escrituras en los que el Señor le señaló aquellos que debían ser considerados inmundos, y como ellos eran rigurosos cumplidores de lo establecido por Dios con relación a este tema (Levíticos 11:4-8).

Por tanto, aún cuando hubiera una falta total de alimentos en Israel, es imposible pensar, que se estuviera pensando en el estiércol de paloma para satisfacer el hambre.

Anuncios

Muchos comentaristas parecen estar de acuerdo en que el término “estiércol de paloma” es una expresión idiomática de alguna clase de fríjol [1], lo que parece ser corroborado con la existencia de una especie de garbanzo que se come todavía en el Medio Oriente, el cual es llamado también por los árabes “estiércol de gorrión” o “estiércol de paloma”.

Si nos negamos a razonar, podemos aceptar la hipótesis, descabellada por cierto, de que en el sitio de Samaria los judíos comieron estiércol de paloma, pero si comparamos este con otros pasajes en los que se trata el tema de los alimentos, descartaremos esta posibilidad, al descubrir lo rigurosos que estos eran con relación a los alimentos.

[1] Comentario exegético y explicativo del Antiguo Testamento Tomo I; Nuevo Comentario ilustrado de la Biblia; Comentario Mundo Hispano; Tal vez no sea como usted piensa, por David C Downing.

© Francisco Medina

Acerca Francisco Medina

Conocí al señor en el año 1986. Soy miembro de la Iglesia Liga Evangélica de Cuba, donde me desempeño como Decano Nacional del Instituto bíblico de dicha denominación. He sido pastor terrirorial , Presidente del departamento de caballeros de la Iglesia. Soy graduado del MINTS (Miami International seminary) como Master en teología y Master en educación Cristiana. Graduado como Doctor en Divinidades en teological university. Miami florida. H e escrito libros y soy escritor de árticulos que son publicados en una revista de circulación nacional. Maestro conferencista y miembro fundador de la Agencia Cubana de estudios teológicos.

Revise también

Entendimiento y conocimiento de la voluntad de Dios

Mensajes Cristianos... El conocimiento me da crecimiento en Cristo y nos dota de la capacidad de analizar, meditar, reflexionar y poder comprobar y separar...

3 comentarios

  1. Gracias por su comentario, y que bueno saber de usted profesor,

  2. Nelson González

    Aun me quedan algunas dudas, en el mismo pasaje habla de cabeza de asno; que tambien era inmundo. En otra parte de la historia mencio a que a causa de la escasez, se comían a sus propios hijos.

  3. Luis Alberto Recinos Castañeda

    Bueno de que habían dejado de lado la rigurosidad en el comer y beber es evidente, pueden ustedes imaginarse que hayan cocido un niño y se lo hayan comido?

Responder a Luis Alberto Recinos Castañeda Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *