Inicio / Mensajes Cristianos / Sed santos en estos días

Sed santos en estos días

Mensajes Cristianos de Central de Sermones

En Hebreos 12:14 se afirma que sin santidad nadie verá a Dios. Ese solo versículo, a priori desanima a mucha gente que, sinceramente, quiere llevar una vida cristiana. Tradicionalmente se grafica a un santo como un ente etéreo rodeado de una aureola y que tiene una mirada sufriente. La influencia católica ha traspasado, incluso a sectores del mundo cristiano.

Cuando una persona se entrega a Jesús y lo hace Señor de su vida, comienza un largo camino de aprendizaje que sólo termina cuando morimos o, en este tiempo final, podría ser con el arrebatamiento.

La  santidad como condición esencial de un cristiano verdadero es generalmente mal comprendida. La Biblia da varios ejemplos de qué es vivir en santidad. En Isaías 57:15 dice: “…porque así dijo el Alto y Sublime, el que habita en la eternidad, y cuyo nombre es el Santo. Yo habito en la altura y la santidad, y con el quebrantado y humilde de espíritu, para hacer vivir el Espíritu de los humildes, y para vivificar el corazón de los quebrantados…”

Cuando recibimos al Señor Jesús como salvador, somos sellados con el Espíritu Santo. Pasamos de muerte a vida. Pues en Romanos 3:23 dice que todos estamos destituidos de la gloria de Dios, pero en el versículo siguiente dice: “…siendo justificados gratuitamente por su gracia mediante la redención que es en Cristo Jesús…”

Creemos que al recibirlo sinceramente, el pecado que nos condenaba, desaparece, es enterrado. No obstante, nuestra carne continúa junto a sus apetitos. Jesús pone como condición ir en contra de nuestra carnalidad. En Mateo 16:24 habla a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame.

Entonces, debemos ser humildes y quebrantados de corazón, negarnos a nosotros mismos, tomar nuestra cruz y seguirlo.

Santidad para nosotros no es no pecar, porque eso es imposible. Tenemos una naturaleza pecadora que aflora a veces en la vida de un cristiano. Más la escritura nos da ánimos porque tenemos un abogado en el cielo. La sangre de Jesús nos limpia de pecado.

Si fallamos, Él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados 1° de Juan 1:9. Jesús nos limpia de toda maldad cuando acudimos a Él con corazón arrepentido. Sabe que es difícil para nosotros, pero nos consuela con las promesas de una gloria futura en el cielo. Romanos 8:18 “Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse”.

Ser santos no es no pecar, es no querer pecar y mantenerse humildemente bajo sus maravillosos brazos protectores.

En este mundo lleno de tecnología, de múltiples estímulos en los medios de comunicación, es cada vez más difícil estar en santidad. Estamos bombardeados con imágenes que invitan a pecar de diversas maneras. El cine rinde culto a la violencia, el sexo promiscuo. La sociedad se alinea con ideas supuestamente modernas de inclusión e igualdad. El matrimonio homosexual es para la gente un derecho, rechazando virulentamente a los que no estamos de acuerdo. En esta sociedad, el mundo cristiano se ha dividido en quienes se adaptan a la nueva realidad y con los que seguimos el verdadero evangelio, el antiguo, el que dice que seamos santos a pesar de lo que digan o hagan los demás.

Ser santos en estos días es oponerse a la normalidad del mundo y mantenerse en el camino que Jesús dejó trazado en la Biblia. Es difícil, pero tenemos al Espíritu Santo que nos guía, nos apoya y nos consuela. Sed santos como yo soy Santo, nos dice el Señor. La recompensa está por llegar, en muy corto tiempo. Menos del que piensan.

© Marcelo Ivan Castro

Acerca Marcelo Iván Castro

Pastor Iglesia Cosecha de Vida de Villarrica

Revise también

¿Estás preparado para el final de los tiempos?

Los pasos del anti Mashiaj

Mensajes Cristianos - Con la venida del Mesías en su establecimiento milenial tendrá lugar el concepto de sublimación, en su grado mas pleno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *