Inicio / Mensajes Cristianos / Recibiendo la Vista

Recibiendo la Vista

Mensajes Cristianos… Predicas Cristianas

Apocalipsis 3:17-18

Interesantemente, la biblia nos deja ver unas claves que podemos aplicarlas a nuestra vida para saber si en realidad estamos viendo.

Por ejemplo: la biblia dice bienaventurado aquel que sin ver ha creído; y esto se vuelve un círculo virtuoso porque al creer estamos viendo y creyendo a la vez.

Hay varias claves que Dios usa para activar nuestra vista:

Los profetas es unos de los 5 ministerios que nos bendice de esta forma, porque ellos nos hablan y lo que nosotros hacemos es creer sin ver.

La santidad está escrito que sin santidad nadie verá al Señor; entonces la clave para ver al Señor Jesucristo es la santidad (Hebreos 12:14).

Clamar otro punto que necesitamos hacer resaltar, es que para ver, debemos de clamar a Dios como lo hizo Bartimeo en Marcos 10:46-51. Bartimeo clamó a Jesús para alcanzar su milagro de la vista, y empezó a gritar, y gritar con voz en cuello porque estaba necesitado de ver; Jesús lo manda a llamar y le pregunta que quieres que haga por ti, Bartimeo fue específico fue directo a lo que él necesitaba la vista.

La doctrina apostólica abre los ojos a los ciegos espirituales, Jesús mandó al ciego a lavar sus ojos al estanque de Siloe este es el estanque apostólico donde se lava el lodo (Juan 9:1-7).

La oración profética el siervo de Eliseo está protestando porque sus adversarios estaba alrededor queriéndolos matar, y va con el profeta para advertirle; pero el profeta le dice que se arrodille para que ore y entonces sus ojos son abiertos (2 Reyes 6:15-17).

Hay muchas otras cosas que proveen luz para los ojos como: la leche, el vino, y la miel pero la mejor cura para que podamos ver se llama Jesús.

En este versículo de Juan en la biblia aprendemos sobre cómo Jesús le dio vista al ciego; el mismo no se encuentra en otros evangelios y Juan no los narra con lujo y detalle lo que ese día sucedió.

¿Pero cuántos ciegos habrán en la actualidad?, pero no hablo acerca de la ceguera de los ojos sino del corazón, de nuestro sentir hacia la palabra de Dios, ciegos por falta de entendimiento hacia la misma porque aunque podemos pasar días y horas leyendo la biblia eso no implica que la entendemos en su totalidad; ¿se ha preguntado usted por qué? Es porque estamos ciegos de corazón; al leer la biblia o escucharla como a usted le sea conveniente, debemos abrir nuestro corazón para poder entender lo que el Padre nos dice por medio de su palabra.

La necedad nos ciega el entendimiento; el hacer caso omiso ante un problema visiblemente grave nos hace necios y faltos de amor.

En una de mis publicaciones hice punto sobre algunas enfermedades que son la consecuencia de la caída, y todos los hombres estamos expuestos a ellas porque todos somos pecadores. Es cierto que algunos casos son muy dolorosos y llaman fuertemente nuestra atención, como el del ciego de nacimiento que estudiamos aquí, pero la enfermedad está presente por todos los lados y tarde o temprano nos alcanza a cada uno de nosotros.

Ahora vamos a ver que Jesús sanó a aquel ciego de las consecuencias del pecado, y esto sirvió para mostrar su gracia, su poder y misericordia. Como el Señor decía, las obras de Dios se estaban manifestando en aquel hombre.

La tragedia del hombre ciego había venido como consecuencia de la caída del hombre, pero el Hijo de Dios iba a aprovechar esta situación para mostrar lo que Dios puede y quiere hacer a favor del hombre. Y no sólo de aquel ciego, sino de toda la humanidad. Debemos tener en claro que no todo pecado es de muerte y que no toda enfermedad es por cause del pecado; hay ciertos pecados que Dios castiga y enfermedades que el Señor sana para que su nombre sea glorificado por todo aquel que lo invoca en busca que sanidad.

Hermano, amigo que me lee ¿cuánto tiempo lleva usted siendo un ciego y hasta cuándo lo estará? No cree usted que ya es hora de abrir nuestros ojos y corazones ante la gran eminencia que es Cristo Jesús y dejar que sea él quien nos muestre el camino hacia la verdad que es su ministerio en este mundo. Asegúrate que el día que Él venga por su iglesia; puedas verlo en toda su majestad, porque si no quieres ser dejado atrás, empezaras desde este momento a abrir las puertas de tu corazón para que él pueda hacer de ti un vencedor.

No tardes la hora se acerca. ¡Dios los bendiga!

© Carmen Garcia

Acerca Carmen Garcia

Sierva de Dios. Amo a Dios y al Señor Jesucristo.

Revise también

¿Estás preparado para el final de los tiempos?

Los pasos del anti Mashiaj

Mensajes Cristianos - Con la venida del Mesías en su establecimiento milenial tendrá lugar el concepto de sublimación, en su grado mas pleno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *