Inicio / Mensajes Cristianos / Ni deis lugar al diablo

Ni deis lugar al diablo

Mensajes Cristianos.. Devocionales Cristianos

Efesios 4:27

Ni deis lugar al diablo. En esta ocasión mis amados hermanos quiero compartir con ustedes este tema que es poco conocido pero muy usado por el mismísimo Satanás, estas 5 palabras dicen mucho; “…ni deis lugar al diablo…” ¿cuando damos lugar al diablo?

1. Cuando mentimos Efesios 4:25 “…Por lo cual, desechando la mentira, hablad verdad cada cada uno con su prójimo…” Damos lugar al diablo cuando mentimos, porque la mentira es pecado.

Anuncios


2. Cuando nos enojamos Efesios 4:26 “...Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo…” Damos lugar al diablo también cuando nos enojamos, aquí el apóstol Pablo aconseja enojarse, siempre y cuando tengamos razón para ello,  pero también aconseja no pecar al permitir que terminemos nuestro día enojados, con nuestros jefes en el trabajo, con la esposa en la casa, con el amigo, con la amiga, con los hijos, si permitimos que termine el día enojados, estaremos dando lugar al diablo por que estaremos deprimidos, pensando que hacer para desquitarnos, pero si en vez de irnos a la cama enojados, pedimos perdón, no pasara nada, y habremos aprendido alguna lección

3. Cuando robamos Efesios 4:28 “…El que hurtaba, no hurte mas…” Damos lugar al diablo cuando robamos. ¿Eres comerciante? ¿Tus balanzas tienen kilogramos de 1000 gramos? Proverbios 20:23 “…Abominación son a Jehovah las pesas falsas, y la balanza falsa no es buena…”

¿Das tus diezmos de todo lo que ganas, no? Estas robándole a Dios. Malaquías 3:8 “..¿Robara el hombre a Dios?  pues vosotros me habéis robado. Y dijisteis: ¿en que te hemos robado? en vuestros diezmos y ofrendas…”

4.  Cuando hablamos con palabras corruptas o groseras. Efesios 4: 29 “…Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca…” ¿Damos lugar al diablo cuando hablamos con palabras groseras, y cuando hablamos con groserías? Cuando estamos enojados, o discutiendo, pero todo va en el mismo sentido, si usted se enoja, hablara fácilmente palabras hirientes, majaderas, corruptas.

Si usted se reúne mas con gente del mundo aprenderá de la misma forma que estas personas hablan, pero si usted acude a la iglesia constantemente, acude al grupo de varones, si es hombre o al grupo de mujeres, si es dama, muy seguramente aprenderá a hablar como hablamos los hijos de Dios, con cero groserías así estemos super enfadados con el mundo, o con el cónyuge. Cuide su lengua pero mas cuide sus pensamientos, por que Cristo lo dijo, “…de la abundancia del corazón, habla la boca…” en Mateo 12:34.

Anuncios


Así que mis amados hermanos los invito a cuidar todos estos detalles, para que no le demos lugar al diablo. Quise dejar al ultimo el punto número 4 porque es muy importante que cuidemos la manera en que pensamos.

¿Ha escuchado la ley de atracción? Pues bien, todo lo que nosotros pensamos, es lo que hablamos, lo que hablamos es lo que hacemos y lo que hacemos es lo que no guiara a nuestro destino final. Por ello, es importante cuidar nuestras palabras, para no lastimar los sentimientos de terceras personas, porque cuando estamos enojados, decimos fácilmente muchas palabras para herir a la otra persona, trátese del cónyuge, del hijo a quien queremos educar, del empleado, o de nuestro interlocutor, y pasados algunos  minutos quizás nos sintamos “bien” por que pusimos en su lugar a tal o cual persona, pero ¿haría Cristo lo mismo en nuestro lugar? yo creo que no.

Si cuidamos nuestros pensamientos y nuestras palabras, estaríamos cuidando de no dar lugar al diablo. Así que mis amados hermanos, los invito a ponernos a cuenta con Dios y pedirle perdón por tantas, y tantas veces que hemos ofendido a nuestro seres queridos con nuestras palabras. Dios los bendiga mis amados hermanos.

© 2017. Manuel Avila Rincon

Anuncios


Acerca Manuel Avila Rincon

Revise también

Bosquejos para Predicar - Cambia tu escondite

Se necesita un cambio de vida

Mensajes Cristianos.. Necesitamos un cambio de vida, la humanidad necesita un verdadero cambio en todas la áreas de sus vidas pero ese cambio viene cuando conocemos a Jesús.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *