Anuncios

Inicio / Mensajes Cristianos / ¿Quién o qué más amamos?

¿Quién o qué más amamos?

Mensajes Cristianos… Reflexiones Cristianas

Un hombre estaba puliendo su coche nuevo; su hija de 4 años recogió una piedra y rasguñó un lado del coche, el hombre furioso tomó la mano de su hija y la golpeó muchas veces sin darse cuenta de que estaba usando una llave inglesa. En el hospital la niña perdió todos sus dedos debido a múltiples fracturas.

Cuando la niña vio a su padre, con los ojos doloridos, le preguntó: ‘Papá, ¿cuándo volverán a crecer?’ El padre estaba tan herido y sin palabras. Volvió al coche y lo pateó muchas veces. Devastado por sus propias acciones, sentado frente al coche miró los arañazos que su hija había escrito “TE AMO PAPA”.

Recuerde, la ira y el amor no tienen límite. Recuerde siempre que “las cosas deben ser usadas y la gente debe ser amadas”. Pero el problema en el mundo de hoy es que “la gente está siendo usada y las cosas están siendo amadas”.

En 1 Juan 2:15-16 nos dice:

Anuncios

15 No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. 16 Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo.

El mundo está lleno de vanagloria y avaricia, satanás sabe que es una de las razones por el cual el hombre fue tentado desde el principio del mundo hasta ahora; y el motivo por lo que él fue echado del cielo.

El amor del padre no podrá ser manifestado en aquellos que amen más lo material, el dinero y el poder; ya que todo eso no proviene de Dios como lo aprendimos en el pasaje de Juan, sabemos que todo lo que poseemos le pertenece al padre porque como hijos, él nos da más de lo que tenemos; él no se queda con nada. Mas nosotros como hijos del pecado que somos, buscamos lo malo para desobedecer su mandato.

Todas las riquezas de este mundo pasaran y nos están alejando y lastimamos a quienes amamos como vemos en esta historia. No permitamos que todo en lo que hemos trabajado espiritualmente nos aleje de nuestro objetivo que es una corona, una carrera que terminar, una eternidad con Dios.

El enemigo ha trabajado y todavía sigue trabajando. Ha descendido con gran poder para destruir la obra de Dios, y el Espíritu de Dios se está retirando de la tierra. Dios ha retirado su mano.

Enlaces Patrocinados

El diablo está destruyendo completamente la comunión y la tranquilidad que tenemos con Dios así que nos tienta cada día para caer nuevamente al pecado. Y estos hechos aumentarán hasta la conclusión de la historia de esta tierra. La corteza terrestre se rasgará a causa de las erupciones de los elementos ocultos en sus entrañas.

Estos elementos, una vez desatados, barrerán los tesoros de aquellos que por años han estado aumentando sus riquezas al obtener de sus empleados grandes posesiones a precios de hambre. Y también el mundo religioso será terriblemente sacudido, porque el fin de todas las cosas está cercano.

Manténganse libres del amor al dinero, y conténtense con lo que tienen, porque Dios ha dicho: «Nunca te dejaré; jamás te abandonaréHebreos 13:5

También aprendemos en Proverbios 10:2 que la bendición de Jehová es la que enriquece, y no añade tristeza con ella.

Así que no nos dejemos engañar, continuemos trabajando para la obra de Dios sin esperar nada a cambio porque esto agrada al Señor. 

Anuncios

Amémonos unos a otros porque así lo manda el Señor, no te dejes cegar por un momento de gloria o riquezas terrenales porque nuestras riquezas están en el cielo y nada de este mundo nos llevaremos.

Dios me los bendiga!

Acerca Carmen Garcia

Revise también

Bosquejos para Predicar - Jesucristo nuestro Goel

Vuelve a tu Dios

Mensajes Cristianos... El pueblo se había alejado de su Dios y Señor, vivían una religión sin Dios, pues practicaban injusticias sociales, idolatría y hechicerias.

2 comentarios

  1. Algeiro Acevedo A

    Un mensaje muy hermoso para reflexionar y comprender que lo terrenal es pasajero, y que mi esfuerzo debe ser acumular tesoros para el reino de Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *