Inicio / Mensajes Cristianos / Poniendo la otra mejilla

Poniendo la otra mejilla

Mensajes Cristianos… Devocionales Cristianos

El hombre, a través de la vida y de manera hipócrita, ha repetido la frase Cristiana poner la otra mejilla cuando le pegan a la primera. Si tenemos buena memoria para atar muchos pedacitos de vivencias desde nuestra niñez, pudiéramos comprobar que esto, aunque muy cierto es, no lo pusimos en practica nunca.

Por el contrario, al primer daño que nos hacen, manifestamos una reacción de rencor y venganza. No podemos admitir que si alguien nos daña, se escape de su merecido, y actuamos con todas nuestras fuerzas humanas para castigar -creyendo que estamos juzgando- al que nos ofendió.

Otros, no son tan hipócritas; pero no menos insolentes y expresan leyes fabricadas por el hombre como alguna de éstas: a mí el que me la hace me la paga, la venganza es dulce, el que a hierro mata, no puede morir a sombrerazos y muchas otras en las que el resentimiento juega el papel principal, mas en ninguna se refleja comprensión y mucho menos perdón.

Sin embargo, la tolerancia en el ser humano es algo que le hace mucho bien. Después de asumir una actitud tolerante ante una determinada situación, en vez de sentirnos derrotados, experimentamos paz y tranquilidad, mientras que pensando en la venganza nos estamos autodestruyendo física y mentalmente. Nuestra alma no tiene descanso porque la idea demoníaca de hacerle pagar al ofensor no nos deja vivir.

El gran pensador José Martí dijo: -La tolerancia en tiempo de paz es tan grandiosa como la audacia en tiempo de guerra.- Más que para un solo individuo, Martí se refirió, con este pensamiento, a aquellos regímenes totalitarios y opresores donde los hombres no pueden ejercer sus derechos.

Ahora bien, Jesucristo fue más allá que el apóstol de la libertad de Cuba, cuando dijo: –Pero yo os digo: No resistáis al que es malo; antes, a cualquiera que te hiera en la mejilla derecha, vuélvele también la otraMateo 5:39.

Este pasaje bíblico no significa que si alguien nos ataca no nos defendamos, a fin de cuentas nadie está autorizado a matar, y no permitirlo es nuestro deber. Hay muchas maneras de poner la otra mejilla sin admitir que nos maltraten físicamente.

Yo tuve oportunidad de apreciar esto cuando sólo tenía 13 años de edad. En aquel tiempo empezaba a estudiar en la enseñanza media y en Cuba se usa llevar a los estudiantes al campo a realizar labores agrícolas cada año escolar por espacio de 45 días y todo ese período los adolescentes permanecen durmiendo en albergues sin volver a casa. Un día en esa etapa, yo regresaba de trabajar con otros dos compañeros en horas de la tarde al finalizar la jornada. Teníamos mucha hambre y la hora de la comida demoraba. Llegamos al dormitorio y vimos en el armario de otro estudiante que estaba por llegar, tres latas de leche condensada. Tomamos una, nos fuimos a otro sitio y la consumimos. Al regreso al dormitorio todos los estudiantes estaban allí y Omar, que era el dueño, estaba reclamando la que había perdido.

No pude con mi cargo de conciencia y lo llamé aparte: -Omar, yo tomé tu lata de leche- Le dije sin ni siquiera mencionar el nombre de los cómplices y él me respondió: -Hombre, haberlo dicho antes, de saber que eras tú no me hubiera importado, es más, ¿por qué no te llevaste las tres?-

Omar, siendo tan joven como yo en aquellos días, me demostró claramente cómo poner la otra mejilla cuando te pegan en una. Pero además, la posición asumida por él, dejó en mí una enseñanza positiva y reconciliadora que nunca la hubiera alcanzado la venganza.

Mi querido hermano que lee este tema, usted no ha llegado a estas páginas por casualidad. Tómese unos minutos de reflexión antes de asumir una posición cuando ha sido ofendido poniendo en una balanza la venganza y la otra mejilla.

© Antonio J. Fernandez. Todos los derechos reservados. 

Acerca Antonio J. Fernández

Mi nombre es Antonio Fernandez, soy profesor universitario de matemática, y hace más de 20 años que sirvo al Señor. Mi esposa y yo asumimos el compromiso de serle fiel cada día de nuestras vidas, y de predicar Su palabra para cumplir con la misión que Él nos entrego.

Revise también

Predicacion Cristiana - Condiciones para ser de bendición

¿Para quién son las bendiciones?

Mensajes Cristianos... Que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *