Anuncios

Inicio / Mensajes Cristianos / Brazos vírgenes

Brazos vírgenes

Mensajes Cristianos

En una ocasión le dije a mis hermanos en la iglesia: “Si algo conservé virgen fueron mis brazos”, creo que provoqué risas…pero… ¡un momento! Déjenme explicarles. Durante toda mi vida nunca cargué al bebé de nadie. No me gustaba. En verdad era porque no podía y los bebés como que no eran cosa mía. Recuerdo que en una ocasión me vi muy mal delante de una hermana de la congregación porque prácticamente me negué a cargar a su bebé.

Cualquiera podría pensar: “pero que persona más desagradable”, “a nadie se le hace eso”, “jamás me volvería a acercar a él”; pero la verdad es que nunca había descubierto el amor incomparable que encierra la mirada dulce, tierna y verdadera de un hijo. La palabra de Dios declara que:

Herencia de Jehová son los hijos, cosa de estima es el fruto del vientre” Salmos 127:3

Para quien aun no es padre o madre, quizá no me entenderá esta vez. Yo mismo no entendía a las mujeres (pues aman más), porque cuando les nace un hijo lo quieren mostrar a todo el mundo e inundan sus redes sociales con fotos de ellos, hasta quitan su foto de perfil y ponen la de sus hijos. Esa es una mujer o un hombre que no solo tiene virgen sus brazos, más bien tiene virgen su corazón para amar.

Anuncios

¿Por qué los hombres no vamos a entregarnos completamente al amor tan especial de nuestros propios hijos? ¿Acaso es cosa solo de mujeres manifestar cariño y amor a nuestra familia? ¡Claro que no!

No hay amor más especial después del que Cristo nos dio en la cruz y desde antes de la fundación del mundo, que el amor por nuestros hijos y el amor por nuestros padres.

Hace cuatro años entregué esa inocencia de mis brazos al amor más grande en este mundo que jamás había conocido: mi pequeño hijo Enmanuel (publito).

Disfruta al máximo a tus hijos. Disfruta esa sonrisa tan inocente. Cuando no los podemos tener cerca, nos duele en el alma y desearíamos ser el aire y llegar hasta donde están con solo escuchar el sonidito de su voz y ver su mirada inocente que pareciera decirte: Es de Dios.

Creo que valió la pena guardar mis brazos para cargar por primera vez a mi propio hijo. Ahora en cada niño veo la sonrisa del mío, esa sonrisa que desearía tanto tener siempre; los amo a todos y ya puedo cargar… ya aprendí, ya Dios me enseño qué es SER PADRE, y ahora entiendo cuando Cristo dijo: “Dejad a los niños venir a mí”

Enlaces Patrocinados

Solo puedo imaginar cómo mi padre Dios, debe amar a mi eterno Salvador, su Hijo Jesucristo, quien a su vez nos amó con amor que no se marchita, con la muestra declaratoria que nadie nos ama más que él.

© Giovanni Ordonez. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones. Mensajes Cristianos

Acerca Giovanni Ordonez

Mi vida ministerial comenzó a los 13 años cuando entregué mi vida a Jesucristo. Tuve la oportunidad de prepararme para mi llamado en el ministerio del pastorado. Actualmente guío a la novia del Cordero desde la ciudad de Soyapango, en San Salvador, El Salvador.

Revise también

Predicaciones Cristianas - Para Él

Somos Casa de Dios

Mensajes Cristianos - El conocer y entender que somos Casa de Dios, nos hace vivir seguros y confiados en esta tierra, no importando las diversas situaciones que se vivan...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *