Inicio / Mensajes Cristianos / Una operación que le cambiaría la vida

Una operación que le cambiaría la vida

El sudor que perlaba la frente de los ocho especialistas se hizo más intenso cuando restaban cinco minutos para terminar la operación, y se tornó frío horas después cuando esperaban los resultados de su intervención. No importó que el clima en Viena no fuera el mejor. Ni siquiera la humedad o el olor propio de los quirófanos y de los pasillos del Hospital Universitario. Nada contaba. Sólo la evolución de su paciente.

Aquél era el primer transplante de lengua que hacían en un ser humano. Su hazaña explica la tensión que les embargaba. No había sido fácil. Pero sabían que si la recuperación del enfermo se daba exitosamente, habrían salvado un gran obstáculo y estarían aportando, a su manera, un nuevo grano de arena en los avances científicos de los últimos tiempos.

Ese pequeño órgano lo debieron retirar debido al avance agresivo de un tumor que amenazaba colonizarle gran parte de la cavidad bucal. El reemplazo parecía una locura. Pero decidieron hacerlo. Algo nunca visto. Muy complejo, sobre todo tratándose de unir las terminales nerviosas. Pero lo lograron. Hoy el hombre de 42 años pronuncia frases completas, y con la terapia indicada, los médicos suponen que pronto estará bien.

Anuncios

¿Ha pensado alguna vez cuán diferente sería su vida si pudiera operarse un cambio en la lengua? Sí, aunque pueda parecerle gracioso. Medite en la posibilidad de que su disposición a criticar, juzgar y señalar, pudiera ser transformada al transplantarle un órgano nuevo.

Sin duda, muchos estarían tentados a someterse a una intervención quirúrgica así. Pero serían pocos los que dieran un paso adelante. Ellos admiten quizá que son demasiado criticones. Sin embargo, la gran mayoría se inclinaría por un cambio de actitud. Ese es el centro del asunto. Nuestra actitud. Si nos disponemos a poner guarda a los labios, evitaremos muchos problemas.

Job, un autor bíblico de la antigüedad, escribió: “Que todo el tiempo que mi alma esté en mí, Y haya hálito de Dios en mis narices, Mis labios no hablarán iniquidad, Ni mi lengua pronunciará engaño. Nunca tal acontezca que yo os justifique; Hasta que muera, no quitaré de mí mi integridad.” (Job 27:3-5).

Observa que todo parte de una actitud. Está en su corazón y en el mío. Disponernos a ahorrar palabras que puedan causar dolor, limitarnos a lo necesario y medir cuidadosamente el alcance de todo cuanto decimos. Es una forma de testimoniar el cambio. Lo mejor de todo es que, con ayuda de Dios, podemos lograrlo. ¡Comience hoy!

Anuncios

Acerca Fernando Alexis Jiménez

Fernando Alexis Jiménez es periodista, profesión que ha ejercido por más de treinta años en radio y prensa de su país. Cursó su formación eclesial en el Seminario Bíblico Alianza de Colombia, en donde recibió la Licenciatura en Teología. Ha realizado otros estudios, a nivel superior, relacionados con la Comunicación Social y Ciencias Religiosas. Junto con su esposa, Lucero, son fundadores de la Iglesia Misión Edificando Familias Sólidas (Colombia).

Revise también

Bosquejos Bíblicos - El testimonio del sepulcro vacío

Lo que sucede si leo e interpreto la escritura como Jesús

Mensajes Cristianos... Sin lugar a dudas uno de los grandes problemas de los creyentes de hoy, es que aman poco escuchar, leer e interpretar la palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *