Madre, único amor comparado al de Dios

Mensajes Cristianos

Mensajes Cristianos Lectura: Proverbios 31:29 «Muchas mujeres hicieron el bien; Mas tú sobrepasas a todas«.

TEMA: Madre, único amor comparado al de Dios

Hay muchas bendiciones que Dios nos ha dado. Dios nos ha dado el perdón de pecados por medio del sacrificio de su Hijo Jesucristo. Es la bendición mas grande que el ser humano puede recibir. La culpa es la daga mas filosa y penetrante que destruye más efectivamente la persona, pero Dios de una manera efectiva y eficaz la soluciono en la cruz. Aparte de eso, nada satisface más que la bendición de tener una madre.

Todos hemos tenido una madre. Es un regalo universal. Algunas personas no tuvieron la dicha de tener a su madre biológica haciendo el papel que Dios instituyo, sin embargo, tuvieron una madre de ‘crianza’ que fue mucho mas allá, pues amo sin haber parido.

Meditando en las madres en este mes en que casi todo el mundo lo celebra, me quedé detenido en una acción que leí en las noticias: Un hijo había golpeado a su padre anciano a tal punto que días después el padre murió. Y me llego a la mente el material que enseñamos en nuestras clases de familia para los servicios sociales de los Estados unidos, donde se ha relegado el castigo a su mínima expresión.  Si enseñamos el castigo, pero indicando las consecuencias que tiene el ser aplicado indiscriminadamente.

Y la comparación me hizo estremecer. Llevándome al primer modelo de pensamiento que debería regir las relaciones padres hijos: ¿Que, si nosotros como padres recibiéramos de nuestros hijos, en las etapas críticas de dependencia, el mismo trato que nosotros les damos?

El problema de ser padres no es generalmente el amar a los hijos, es el dilema que se genera cuando estos se portan mal y generalmente cuando este comportamiento se asocia a nuestro nivel de estrés alto.

Dios nos da la solución para esto.

  • Proverbios 19:18 «Castiga a tu hijo en tanto que hay esperanza; Mas no se apresure tu alma para DESTRUIRLO«.
  • Efesios 6:4 «Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en DISCIPLINA y amonestación del Señor«.
  • Hebreos 12:6 «Porque el Señor al que ama, DISCIPLINA, Y azota a todo el que recibe por hijo«.
  • Proverbios 16:6 «Con misericordia y verdad se CORRIGE el pecado, Y con el temor de Jehová los hombres se apartan del mal«.

Es un trabajar conmigo para poder interactuar con el otro.

Romanos 12:3 «Digo, pues, por la gracia que me es dada, a cada cual que está entre vosotros, que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, sino que piense de sí con CORDURA, conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno«.

Esa cordura es lo que me va a permitir saber quien soy y hasta donde llegan mis responsabilidades y derechos haciéndome ser un sol de bendición a todo el que me rodea. Teniendo esto en mente, llegamos al segundo punto que es realmente el meollo de este mensaje.

Nuestras madres son una bendición especial de Dios.

Dios nos hizo vulnerables al extremo. Una de las pocas criaturas que, al nacer, sin una madre muere. Ese solo hecho nos debe llenar de gratitud. Es el mismo principio del nuevo nacimiento. Dios implica la necesidad ineludible de nacer de nuevo para ser partícipes de la naturaleza divina.

Juan 3:3-7 «Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios. 4 Nicodemo le dijo: ¿Cómo puede un hombre nacer siendo viejo? ¿Puede acaso entrar por segunda vez en el vientre de su madre, y nacer? 5 Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. 6 Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es. 7 No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer de nuevo«.

Acerca Pastor Cuesta

Un gran pecador con un más grande Salvador. Avergonzado del pasado, agradecido del presente y futuro!

También Revise

El Gran Mandamiento.. Mensajes Cristianos

El Gran Mandamiento

Mensajes Cristianos. No tenemos ninguna excusa válida, para no cumplir con el mandamiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo de ir y hacer discípulos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *