Inicio / Mensajes Cristianos / Poder y peligro de la lengua

Poder y peligro de la lengua

Mensajes Cristianos

Santiago 3:1-18

Las instrucciones de Santiago acerca de la verdadera sabiduría y el control de la lengua, declaran que los cristianos debemos evitar las palabras que no edifican y vivir bajo la sabiduría de Dios.

Santiago quiere advertir a sus lectores de tres asuntos muy peligrosos (1) las e enseñanza (3:1-2) (2) la lengua (3:2-12) y (3) la sabiduría humana (3:13-18).

Anuncios


En este capítulo el autor dice que tanto el hablar como las relaciones entre los hombres, deben estar de acuerdo con la ética del creador. Da atención a la manera de hablar del hombre de Dios. Santiago se refiere a:

1. El poder de la lengua (Santiago 3:1-5)

Santiago utiliza la figura de la lengua para ilustrar el don de hablar que Dios puso en el hombre. Señala que la lengua es una parte muy pequeña en el cuerpo humano, sin embargo, su tamaño no debe engañarnos porque su poder e influencia pueden ser enormes.

Nos hagáis muchos maestros: la enseñanza era una profesión de gran valor y respeto en la cultura judía. Santiago advirtió que, aunque es bueno aspirar a enseñar, la responsabilidad es muy grande porque sus palabras y ejemplos afectan la vida espiritual de los demás.

De ninguna manera el autor esta restringiendo el ministerio de de enseñar, más bien está haciendo hincapié en que para ejercer ese don es necesario tener una preparación adecuada. Por eso el maestro está sujeto a juicio más severo.

Anuncios


Vers. 2. porque todos ofendemos muchas veces. Es importante tanto lo que usted dice como lo que no dice. Se debe estar consciente de que todos ofendemos en muchas cosas y todos erramos. Los maestros también, pero al mismo tiempo deben cuidarse de cometer errores. Si alguno no ofende en palabra, éste es varón perfecto, capaz también de refrenar todo el cuerpo.

La apropiada manera de hablar no es decir solamente las palabras correctas en el momento oportuno, sino que también incluye controlar los deseos de querer decir lo que no debe. La idea no es que una persona nunca cometa errores, pues la perfección total solo se alcanzara cuando lleguemos a la presencia de Dios.

Pero Santiago dice que este tipo de persona que no ofende habitualmente es maduro. Es capaz de controlar su lengua, es decir su hablar. Ejemplo del mal uso de la lengua incluye las murmuraciones, el menospreciar a otros, la manipulación, la enseñanza falsa, las exageraciones, las acusaciones, y la mentira.

Verss. 3-5. en este párrafo el autor apela a las situaciones de la vida diaria para ilustrar su enseñanza. Señala que así como el freno en la boca de los caballos tiene la función de controlar toda su potencia, el dominio sobre nuestro hablar indica la capacidad de controlar el resto de nuestros ser.

Anuncios


El otro ejemplo que usa Santiago  es el control que el piloto de una embarcación ejerce a través de un simple y pequeño timón. Ese control determina el control de la nave. La lengua siendo un órgano muy pequeño realiza una función muy importante. Por eso el mal uso de ella por descuido es tan destructivo como un incendio forestal.

2. El peligro de una lengua sin control (Santiago 3:6-10)

Lo que decimos y como lo decimos es una prueba del cristianismo que vivimos. Santiago presenta la necesidad de controlar la lengua para que todo el cuerpo y la vida vayan de acuerdo con lo que se profesa ser. Santiago discute la naturaleza maliciosa y destructiva de la lengua.

La lengua es un fuego, esta metáfora ilustra el carácter ingobernable de la lengua y llama la atención a su poder destructor que produce ruina y miseria.

Además la lengua es un mundo de maldad, apuntando al abundante mal que la lengua es capaz de producir. Puede corromper el carácter de una persona y afectar todo el curso de la creación, ese poder que tiene la lengua destructiva y malévolo tiene su fuente en el mismo infierno. La lengua es fácil de domesticar completamente. La lengua está llena de veneno, no hace falta buscar mucho para encontrar las victimas de su actividad.

Vers. 9-10. Estos versículos nos muestran el uso que le damos a la lengua, algunas veces la usamos bien, para bendecir a Dios, otras veces la usamos para mal, para maldecir a los hombres. Lo que Santiago demuestra con estas palabras es que al maldecir a los hombres, realmente también se está maldiciendo a Dios quien ha creado a todo ser humano a su imagen y semejanza.

3. La sabiduría para el uso de la lengua (Santiago 3:13-17)

Vers. 13. Cuando se menciona a un hombre sabio se piensa en alguien que tiene una inteligencia y educación por encima del promedio, es hablar en términos técnicos, de un maestro.

En este caso se trata de alguien que posee un conocimiento verdadero de cosas tanto humanas como divinas. Un aprueba confiable de que una persona es sabia es analizando sus obras y no tanto sus palabras. La palabra está íntimamente relacionada con la humildad, la paciencia, y el amor que es lo opuesto a la arrogancia.

Anuncios


Vers. 14-16. A continuación sigue la discusión acerca de la falsa sabiduría que se evidencia en la vida de una persona a través de sus características distintivas y de sus consecuencias destructivas. La falsa sabiduría se evidencia en la vida de una persona mediante celos amargos y contenciones.

Santiago agrega algunas de las características de esta sabiduría y afirma que es  terrenal, animal y diabólica. Proviene de consideraciones humanas, no espirituales y tiene su fuente no en Dios, sino en el diablo. Sus consecuencia sisón destructivas, porque causa confusión, desorden, disturbio entre el pueblo de Dios.

Vers. 17. En cambio la verdadera sabiduría se define como libre de intereses mezquinos. Proviene de los principio divinos, por lo cual es pura, pacifica, tolerante, complaciente, llena de misericordia y de buenos frutos, imparcial no hipócrita.

La lengua fue creada por Dios como un instrumento para comunicarnos con él  y otros, su propósito original fue proporcionar bendición al hombre. Pero la hemos utilizado para mal.

© Juan Carlos Jimenez. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones… Predicaciones Cristianas

Acerca Juan Carlos Jimenez

Mi mayor deseo es predicar la sana doctrina, presentar a Jesucristo como único medio de salvación, nuestra doctrina es, Jesús Salva, Jesús Sana, Jesús Bautiza, Jesús viene pronto. no hay otro medio (Hech 4:12) . soy un siervo de Jesucristo, no me atribuyo nombres solo siervo de Jesucristo.

Revise también

Predicaciones Cristianas - Aprendiendo de Lot

Un verdadero adorador

Mensajes Cristianos; un verdadero adorador es aquel que demuestra con su servicio el amor a Dios. El que ama sirve, y el que no sirve, no ama. Tener a Dios como prioridad...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *