Inicio / Mensajes Cristianos / Lo que atrae a la gente

Lo que atrae a la gente

Mensajes Cristianos

El precio del verdadero discipulado, Mateo 8:18-22

Introducción:

Jesucristo atraía a mucha  gente. Fue tan grande su impacto sobre el mundo que la historia humana cuenta sus años por la fecha del nacimiento y de la muerte de Cristo (a.C. antes de Cristo, y d.C.: Jesús predijo: «Y yo si fuere levantado de la tierra, a todos atraeré a mí mismo» (Juan 12:32).

La multitud era cautivada por  Jesús. La multitud se reunió junto a Jesús porque tenía desesperantes necesidades, y Él estaba supliendo sus necesidades partiendo dela  compasión de su corazón (Mateo 8:16-17).

De todas las regiones y ciudades vecinas la gente se estaba congregando porque habían oído que Jesús estaba en la ciudad.  Entonces vinieron masivamente. Fueron atraídos por lo que oían, siempre esperando hallar respuesta a su necesidad(La Reina De Saba 1 Reyes 10:1).

Pero muchas veces la gente viene a Jesucristo por lo que puede obtener de Él. Los hombres tienen una idea equivocada y de alguna manera entienden que Jesús puede suplir sus necesidades, de modo que cuando enfrentan situaciones malas vienen a Él y a la iglesia buscando ayuda.

Cristo está dispuesto a ayudarnos y él lo hace con esa compasión que lo llena. Pero Él demanda un compromiso absoluto hacia Él, porque muchos nada mas quieren llevar el nombre de Cristiano pero no san nada, por la indiferencia que tienen hacia Jesucristo (tenemos el ejemplo de aquellas siete Mujeres de Isaías 4:1 Bien dijo Jesús:«Respondió Jesús y les dijo: de cierto, de cierto os digo que me buscáis, no porque habéis visto las señales, sino porque comisteis el pan y os saciasteis» (Juan 6:26; cp. Juan 6:5-26).

Hay varios motivos por los que la multitud es atraída a Jesús. 

Algunos se complacen en lo que ven. Vidas son cambiadas para bien, la gente es ayudada, el ministerio es para el bien público, abundan las buenas obras. Algunas personas están de acuerdo en lo que se hace, están totalmente dispuestos a ser identificados con ese tipo de movimiento. Algunos profesan a Cristo y pertenecen a una iglesia por la imagen y posición social que ello implica.  Algunas empresas incluso contratan personal cristiano muchos tienen a la iglesia como algo que me va a dar mayor reputación.

Algunos simplemente quieren la imagen que da la profesión de fe. (Muchos Jóvenes quieren pertenecer a la iglesia solo para que les acreditemos con un carnet de miembro porque están siendo perseguidos por la justicia.

Algunos siguen a Cristo y su iglesia por los familiares y amigos. Se los insta a pertenecer a una iglesia; por eso profesan la fe y asisten, algunos con regularidad, otros no tanto. Algunos se sienten más cómodos siguiendo a Cristo en la casa, que asistiendo a la iglesia. Porque Su conciencia los molestaría Si no profesaran la fe en Él

Muchos dicen voy a ir aunque sea el domingo, para que no me digan que ando caído. Profesan y asisten solo lo suficiente como para sentirse bien y mantener bajo control su conciencia. Porque su conciencia les dice, van a decir los hermanos. Que andas caído, y vienen no por convicción si no por obligación, porque va a decir que ya no soy cristiano.

Déjeme decirle que desde que dejo de amar al Señor solo lleva el nombre de Cristiano, pero de Cristianos nada, porque le sirve obligadamente los pretexto los anda en la cartera como un comodín, para cuando le digan valla mas a la iglesia.

Algunos tienen una vaga comprensión de Dios. Quieren ser aprobados y aceptados por Él. Saben que deben mostrar algún interés en Él si quieren que Él se interese por ellos, y que Dios se Preocupe por ellos y los  cuide. De modo que profesan la fe en El y asisten a la iglesia tanto como les parece necesario para asegurarse la aprobación y el cuidado de Dios.

Algunos han visto el poder de Dios para cambiar vidas Y librar al hombre en pruebas terribles. Puede haber sido en la vida de un miembro de la familia, un amigo, un compañero de trabajo, un pariente o un conocido distante. Pero el poder de Cristo fue claramente evidente. De manera que saben que Cristo y su iglesia Les pueden ayudar cuando estén en problemas.

Algunos creen que Jesús es el Salvador, el Mesías prometido, y quieren ser identificados con Él. Entonces le siguen, y siguen a su iglesia. Porque muchos dicen Yo soy Cristiano pero no me gusta ir a ninguna iglesia porque esa gente es muy pecadora muy hipócrita,  Lo que le faltaba a la multitud, cristo lo dijo «Entonces le dijeron: ¿Qué debemos hacer! para poner en práctica las obras de Dios Respondió Jesús y le dijo: Esta es la obra de Dios que creáis en el que Él ha enviado» (Juan 6:33. «Si alguno quiere venir en pos de niéguese a sí mismo, tome su cruz cada sígame» (Lucas 9:23; (8:19-20): el Maestro fue a  Jesús este hombre era un discípulo, un seguidor de El (vers. 21). El erudito creía que Jesús era el más grande de los maestros que había visto.  a. Jesús rechazaba las tradiciones legalistas de muchos escribas y de otros religiosos, se oponía enérgicamente a ellas. D. Jesús atrae a gente: el precio del verdadero discipulado, (8:18-22)

Este hombre  trabajaba en un lugar tranquilo estar junto a Jesús, que era rodeado por las multitudes incluso por niños, ofrecía de todo menos quietud.

Jesús demandó más. Estar dispuesto a seguir a Jesús no era suficiente. Estar dispuesto a ir hasta los confines de la tierra no era suficiente. Jesús mencionó otras cosas que tenía que hacer un discípulo.

  • El hombre tenía que aceptar a Jesús como el Hijo del hombre (véase Estudio a fondo Mateo 8:20).
  • El hombre tenía que conocer personalmente la pobreza (Mateo 8:20).
  • El hombre tenía que abandonar todo por Cristo y su misión

«Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame. Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, éste la salvará» (Lucas 9:23-24).

«Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre, y madre, y mujer, e hijos, y hermanos, y hermanas, y aun también su propia vida, no puede ser mi discípulo. Y el que no lleva su cruz y viene en pos de mí, no puede ser mi discípulo» (Lucas 14:26-27).

«Porque si vivís conforme a la carne, moriréis; más si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis» (Romanos 8:13).

«Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos» (Gálatas 5:24).

Muchos quieren seguir a Jesús, los ricos, famosos, los poderosos; pero tropiezan en las demandas que tiene Cristo para sus Seguidores.

Algunos tropiezan por tener que confesar que Jesús es el Hijo del Hombre. Toda creencia y doctrina que señala su deidad es cuestionada, puesta en duda o negada.

Les cuesta hacer lo que Jesús pidió Seguirlo a él como al Hijo del Hombre, el propio Hijo de Dios, engendrado por Él (Juan 3:16). Ponen excusas en cuanto a su muerte resurrección, ascensión, exaltación. Son atraídos a Él como el más grande de todos los maestros, pero sencillamente no están dispuestos a seguirle como el Señor; como Dios mismo encarnado en carne humana (Filipenses 2:5-11; Hechos 2:14—15).

(Los Budistas ven a Jesús Como Un maestro no como Dios) los Testigos de Barrabas como un profeta, los mormones lo ven como un hermano del diablo, Los Judíos tropiezan en creer que Jesús es el Hijo de Dios, Isaías 28:16Por tanto, así dice el Señor DIOS: He aquí, pongo por fundamento en Sion una piedra, una piedra probada, angular, preciosa, fundamental, bien colocada. El que crea en ella no será perturbado“.

El Islam Consideran a Jesús como otro Moisés como otro Abram, etc. etc. Lo que Cristo le dice al maestro, se lo dice a todos: Estar dispuesto no es suficiente.  Es necesario dar todo. Estar dispuesto es seguir dice Cristo dice Yo no tengo lujos, ni siquiera un lugar donde recostar mi cabeza. He dado todo. Tú debes dar todo si quieres seguirme». (1 Reyes 19:19-21; Mateo 19:16-22).

Pocos de nosotros estamos dispuestos a pagar esta clase de precio para seguir a Cristo. ¿Y tú? ¿Y yo? ¿Estamos dispuestos a dar cuanto tenemos y somos? Algunos tropiezan en dejar todas sus posesiones (Lucas 9:23). Las palabras de Jesús son una advertencia para nosotros. Tenemos que aceptarlo como «el Hijo del Hombre» para seguir su modelo de vida.

(Mateo 8:21-22) Este hombre recibió el llamado de Dios pero vacilo, y el argumento de él es valido, cuidar de sus padres es algo principal, el padre de este, o bien ya había muerto o estaba a punto de morir. En palabras más sencillas, este hombre estaba pasando un problema, y quería esperar controlarlo, hasta que el problema desapareciera hasta entonces iba a seguir a Jesús (Lucas 14:26-27; Marcos 10:28-30). Este hombre tenía una entrega pero a medias no era una entrega total, Cristo pudo ver en él la falta de confianza en Dios

Cristo espera que se cuide a la familia (1 Timoteo 5:3-8), pero demanda una respuesta inmediata cuando somos llamados, que le sigamos con urgencia. Algunos dejan para más tarde el llamado que Dios hace, como pretexto sus padres su familia, pero la advertencia es fuerte para estos que ponen de pretexto mil cosas o los problemas, Cristo dice no son dignos de mi (Mateo 10:37-39).

Todas las excusas que el hombre pueda poner no son válidas, porque Dios sabe lo que hace cuando llama a una persona, lo que Dios quiere es confianza en Él. Es el mejor llamado que Dios hace a una persona, cuando están las pruebas o las circunstancias difíciles como familia como personas. Pero cuando la persona es llamada pone muchas excusas (2 Timoteo 2:4).

Ya no ponga excusas, para seguirle en el servicio o para aceptarle, porque delante de Él las excusas no cuentan (Lucas 14:18).

© Jose Mauricio Morales. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones… Mensajes Cristianos

Acerca Jose Mauricio Morales

Pastor Evangélico, Iglesia del Dios de Justicia El Salvador

Revise también

Cuando el silencio de Dios te cura - Central de Sermones

Andando en amor

Mensajes Cristianos... La oración de Jesús por nosotros, pidiendo que el amor del padre por el hijo este en nosotros. La vida sin amor es muerte. Amar es...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *