Inicio / Mensajes Cristianos / La Bendicion de Dar

La Bendicion de Dar

Mensajes Cristianos

Malaquías 3.7-12

Introducción:

Todos luchamos cuando hay una discrepancia entre lo que nuestra mente sabe que es verdad, y lo que sentimos. Un aspecto con el cual algunos cristianos batallan es el de las finanzas personales. Si sabemos lo que dice la Biblia en cuanto al dinero, ¿optamos por la verdad o dejamos que nuestros sentimientos dicten nuestras acciones?

Los creyentes encontramos muy fácil dar a Dios un centavo de diez, o un dólar de diez, pero cuando los números son más grandes, por ejemplo, cien de mil, o mil de diez mil, a menudo nos resistimos. ¿Pero no podemos esperar que el Señor bendiga nuestras finanzas si no estamos apoyando su obra?

Proposición: El darle a Dios lo que a Él le pertenece es el principio de una gran bendición para nuestras vidas.

La Biblia habla de dar el diezmo, que es la décima parte de nuestras entradas, o el diez por ciento de todo lo que producimos, según Deuteronomio 14.22. También hay que notar que debemos dar a Dios la primera parte de nuestros ingresos, no lo que nos quede al final del mes.

Llevar el evangelio no es solo una responsabilidad espiritual, sino también financiera

El diezmo de Dios va a su alfolí, que es la iglesia. Desde allí, lo ofrendado puede ser canalizado para la obra del Señor en el mundo. Imagínese cuántos excelentes ministerios y cuántos programas de evangelización cesarían si el dinero se agotara.

Es necesario obtener recursos para hacer la obra de Dios y para eso se requiere una economía equilibrada.

La responsabilidad nuestra es dar, la responsabilidad de a iglesia es administrarlos según necesidades.

Cuando nos negamos a dar la parte que nos corresponde, bloqueamos el flujo de la bendición de Dios en nuestra vida.

Muchas veces decidimos dar menos del diezmo, porque no confiamos en su provisión. Nuestro Padre celestial nos ha prometido protección y abundancia si obedecemos sus mandamientos. Entréguele al Señor lo que es de Él, y vea después las maravillosas bendiciones que le dará.

Dios no puede ser burlado; todo lo que el hombre sembrare, eso también segara.

Dios prueba nuestra integridad y obediencia cuando le somos fieles en lo que a Él le pertenece.

Somos sus hijos y le debemos obediencia.

Tenemos que ser buenos administradores de todo lo que Dios ha puesto en nuestras manos. Como buenos administradores debemos ser muy cuidadosos en que y como invertimos nuestro tiempo, nuestros dones y talentos y nuestro tesoros.

Un principio bíblico y de vida es: “donde este su tesoro ahí estará también su corazón.

Nuestros diezmos y ofrendas deben ser entregados con sinceridad y limpieza de corazón.

Recuerde que más que el dinero, Dios quiere un corazón limpio en obediencia a Él. Dice Dios en su palabra: “Al corazón contrito y humillado no lo  despreciare”.

Debemos ir al altar a ofrecer nuestras ofrendas en plena comunión con Dios porque reconciliados con Dios la paz estará con nosotros siempre y recibiremos las bendiciones que Él tiene para cada uno de nosotros.

Conclusión:

El dar es más bienaventurado que recibir. Nosotros como Hijos de Dios tenemos la responsabilidad de ser fieles en el diezmo y en todo lo que a Dios le pertenece. Debemos recordar que Dios nos prueba y mide nuestra fidelidad, obediencia y nuestro carácter cristiano es moldeado a medida que nuestra relación con nuestro Padre Celestial va creciendo y desarrollándose cada día. Aun cuando le demos a Dios nuestros diezmos y ofrendas, estamos adorando su nombre, su grandeza y su divina provisión.

© Jose Duanys Gutierrez. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones.. Mensajes Cristianos

Acerca Rev. Jose Duanys Gutierrez

El Pastor Jose D. Gutiérrez creció en el seno de una familia humilde y de muy buena educación. Conoció al Señor en su adolescencia, entregándole su vida a Dios. Fue bautizado en la Iglesia Bautista de su pueblo natal, sintió el llamamiento de Dios de una forma especial al ministerio pastoral. En el 1999 ingresó en el Seminario Teológico Bautista de La Habana. En el 2003, contrajo matrimonio con María Elena, su amada esposa y en el 2004 se graduó yendo a servir durante cinco años a Pinar del Rio, la parte más occidental de Cuba. En mayo del 2010 emigró junto a su esposa a los Estados Unidos donde han servido al Señor durante los últimos ocho años. Han sido pastores en Miami. Carolina del Norte y ahora, desde junio de 2018 en la Iglesia Bautista “Hay Vida en Jesús” en la ciudad de Orlando, Florida. También sirvió como pastor, misionero, plantador de iglesias y profesor del Centro de Capacitación Bíblica para Pastores. (C.P.I), Golden Gate Seminary y Miami Bible College. Posee una Licenciatura en Teología, Estudios en Ciencias Bíblicas y una Maestría en Estudios Teológicos. Le gusta leer, cocinar y pescar.

Revise también

¿Estás preparado para el final de los tiempos?

Los pasos del anti Mashiaj

Mensajes Cristianos - Con la venida del Mesías en su establecimiento milenial tendrá lugar el concepto de sublimación, en su grado mas pleno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *