Inicio / Mensajes Cristianos / Gracia sobre gracia

Gracia sobre gracia

Mensajes Cristianos

Hoy pareciera que hablar de gracia, es como hablar en un idioma diferente; han puesto tantas reglas, hay tantas prohibiciones, tantos obstáculos que ponen e impiden llegar a la casa de Papá, que pareciera que la gracia de Dios no alcanza para recibir el perdón y la salvación, sino que muchos siguen viviendo bajo la ley y no bajo la gracia del amor de Cristo derramado por su único y perfecto sacrificio en la cruz del calvario a favor de todos los que creen en su nombre y le reciben como su Señor y Salvador, Romanos 3:23-24Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios, siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús”.

Si Dios ha tenido paciencia con todos sus hijos, Porqué quiere el hombre, en su propia opinión hacer cambiar a los hombres a la fuerza; en vez de hacerles conocer el maravilloso sacrificio del Señor Jesús, y que ellos tengan un encuentro verdadero y real con el dador de la vida, que lleguen a tener a través de la predicación de la poderosa palabra de Dios, una revelación de ese sacrificio y de todos sus beneficios recibidos allí en la cruz, buscan con palabrerías llegar a las vidas y querer cambiarlas, en vez de dejar la obra al Espíritu de Dios.

El obrar en el interior del corazón es del Espíritu de la palabra y la revelación del Hijo de Dios venido en carne para dar testimonio del Padre y enseñar el camino a Él; camino de amor, fe, esperanza, salvación y vida eterna en Cristo Jesús.

Anuncios


Para hablar el mensaje primero entenderemos que significa Gracia: “Gracia es un don, un favor inmerecido, misericordia, bondad, benevolencia, amor inmutable de Dios hacia los hombres, es el pacto de Dios de su infinito y eterno amor por la humanidad”  .

Leamos la palabra de Dios en:.

Juan 1:14-18Y aquél verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como el unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad. Juan dio testimonio de él, y clamó diciendo: Este es de quién yo decía: el que viene después de mi, es antes de mí; porque era primero que yo. Porque de su plenitud tomamos todos, y gracia sobre gracia. Pues la ley por medio de Moisés fue dada, pero la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo. A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en el ceno del Padre, él le ha dado a conocer.”.

Sabemos que la ley fue dada por Moisés, pero la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo.

La gracia, nos llena de amor por Cristo, la gracia supero al pecado, nos libero de la esclavitud de la ley, todos bajo la ley estábamos muertos, Dios a través de ella nos hizo conocer el pecado, para que conociéramos nuestra condición humana y podamos entender que es la gracia y valorarla como un medio precioso de salvación y vida eterna.

Anuncios


La gracia de Dios sobre nuestras vidas es disfrutar de la plenitud de vida en Cristo Jesús; “Porque de su plenitud tomamos todos, y gracia sobre gracia” Gracia sobre gracia nos dice: Bendición sobre bendición, prosperidad sobre prosperidad, gracia nos habla de un ser completo de la plenitud en Cristo, Efesios 3.17-19Para que habite Cristo por la fe en vuestros corazones, a fin de que, arraigados y cimentados en amor, seáis plenamente capaces de comprender con todos los santos cuál sea la anchura, la longitud, la profundidad y la altura, y de conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que seáis llenos de toda plenitud de Dios”.

Pero sabemos que la plenitud en la gracia no viene de repente, sino que es una experiencia progresiva en la medida que se va experimentando, moviéndose en el perfecto amor en Cristo, la gracia en el conocimiento, en la verdad, en los dones que la vida misma nos regala, como es el don de la vida y sus riquezas entregadas con ella como son el don de la alegría, del perdón, el don del amor, de la amistad, de la felicidad, de la belleza.

Es contemplar las maravillas que Dios ha creado para la humanidad, valorar cada uno de los dones de la vida es disfrutar de la gracia de Dios inmerecida, disfrutar de la gracia de Dios en plenitud es cuando la experimentamos, la abrazamos, y nos aferramos a ella recibiendo todos los beneficios entregados a favor de nosotros allí en la cruz.

Tenemos una gran responsabilidad ante nosotros mismos y delante del mundo: Si hemos creído en aquél que se levantó de la muerte y nosotros juntamente con él, hemos sido resucitados en una nueva vida en Cristo Jesús, nuestras vidas deben dar frutos de buenas obras, obras que lleven gloria y alabanzas aquél que no escatimó su propia vida, sino que la entregó por nosotros para que vivamos siendo transformados cada día a su carácter ¡¡Podemos hacernos una pregunta en este momento!!

Anuncios


¿Cómo es tu carácter, y me pregunto? Cómo es el mío? Seguros que no estamos completos pero una cosa sabemos: Vamos camino a la perfección en Cristo Jesús; Di conmigo: ¡¡Amado Dios, Tú nos conoces como la palma de tu mano, no hay nada que se escape a tu presencia, solo tú tienes el poder de transformarnos en Hijos verdaderos del Espíritu y cumplir con cada una de nuestras vidas tu propósito eterno, porque para eso nos has dado vida y nos has escogido y llamado para cumplir tu perfecta voluntad, Amén Efesios 2: 8-10Porque por gracias sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros. Pues es don de Dios; no por obras para que nadie se gloríe. Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas”.

La gracia de Cristo nos liberó de la esclavitud del pecado, de la tentación y de la muerte eterna

Nos arrancó de las garras del enemigo a quién servíamos con nuestra mente y nuestra carne antes de conocer a Cristo, cuando estábamos muertos en delitos y pecados, Cristo por su sacrificio nos sacó de las tinieblas y nos trajo a su luz admirable, haciéndonos nuevas criaturas en Él, para alabanza de su nombre Juan 17: 22-23La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno, Yo en ellos, y tú en mí, para que sean perfectos en unidad, para que el mundo conozca que tu me enviaste, y que los has amado a ellos como también a mí me has amado”.

Cristo vino a nuestras vidas para despertarnos a su gracia inmerecida, para llenarnos de su infinito amor entregado a nosotros desde antes de la fundación del mundo, donde fuimos llamados para salvación y vida eterna, Cristo nos bendijo con toda bendición, sin faltar ninguna de ellas.

Él quiere que todos sus hijos lleguen al conocimiento de la verdad para que sus hijos sean libres, disfruten de su amor, disfruten de su paz, disfruten de todas las riquezas por Él ganada en el derramamiento de su sangre preciosa.

Él quiere que sus hijos amados comprendan la inmensidad de su amor y dejen de sufrir como aquellos que no tienen esperanza, o los que han rechazado su gracia y se han desviado del camino de la verdad, y siguen el camino de la maldad, 1 Timoteo 6:20-21Oh Timoteo, guarda lo que se te ha encomendado, evitando las profanas pláticas sobre cosas vanas, y los argumentos de la falsa llamada ciencia, la cuál profesando algunos, se desviaron de la fe…” .

Dios tiene hijos verdaderos, no hijos de la carne, sino del Espíritu donde el amor, la gracia, la misericordia se mueve en ellos como se mueve en el corazón de Dios, Romanos 8:1-2Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu. Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte”.

El vivir bajo la gracia es ausencia de miedo, todo lo que se hace, se realiza por amor y no por temor al castigo, vivir bajo la gracia es cultivar en nuestros corazones una fe verdadera en obras y no en palabras, es enterrar por completo las mentiras, hipocresías, engaños, es verdaderamente alimentar en nuestros corazones la santidad de Dios, no por nuestros esfuerzos, ni méritos, sino, que es por la vida misma de Cristo teniendo una vida plena de amor y adoración al Señor, Juan 4:23-24Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en Espíritu y verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren. Dios es Espíritu; y los que le adoran, en Espíritu y verdad es necesario que le adoren”.

Comprender la gracia es un paso enorme hacia la madurez espiritual, es entender que la gracia de Dios no se paga, no hay medios de ganarla, ni forma de recibirla si no hemos creído primero en el dador de la vida, para que esa gracia inmerecida se derrame en todos sus hijos; conocer y disfrutar la gracia divina que nos ha sido entregada es llegar a tener una vida de amor, compromiso, una entrega genuina y verdadera, lo menos que podemos hacer es vivir en armonía, en una perfecta unión con nuestro amado Señor y Salvador y llegaremos a tener una vida de éxito, prospera y bienaventurada.

Anuncios


Gálatas 4:4-7Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley, para que redimiese a los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos. Y por cuanto sois hijos, Dios envió a nuestros corazones el Espíritu de su Hijo, el cual clama: ¡Abba, Padre! Así que ya no eres esclavo, sino hijo; y si hijo, también heredero de Dios por medio de Cristo”.

La gracia tiene un potencial de transformación en los corazones de los hijos de Dios; y ese poder es el poder del Espíritu de Dios que está en el interior del hombre que nos santifica y nos llena del conocimiento de la verdad, permitiendo que podamos vencer el pecado y la tentación por el poder de la palabra escrita en la mente y en corazón de los que le amamos; obedecer a Dios es vivir en el gozo nacido de un corazón puro del amor por aquél que merece toda la gloria, la honra y la alabanza por todos los siglos.

Jesucristo vivió en todo tiempo de su ministerio derramando toda su gracia a todos lo que se acercaban a Él, siempre les recibió y les demostró su amor incondicional por los perdidos como sigue en estos tiempos, y por siempre derramando su gracia inmerecida a todos aquellos que en Él creen; como copartícipes de la naturaleza divina, esa gloria que tiene Jesús con el Padre, fue derramada en todos nosotros sus hijos del Espíritu .

Juan 17:22La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno” .

Teniendo semejantes promesas hay quienes aún viven como quienes no tienen esperanzas, creyendo que la gracia no les alcanza para su salvación y vida eterna, mentiras del diablo que hace que tropiecen los hijos llamados para salvación; la gracia de Dios opera a favor de todos nosotros, y el Dios de gloria desea que todos sus hijos vivamos y actuemos conforme el corazón del Padre.

Muchos predican la verdad de las escrituras, pero no todos experimentan el amor incondicional de Dios por toda la humanidad.

La verdad predicada sin amor es fría como hielo, y al contrario el amor predicado sin la verdad es un camino tenebroso, donde falta la luz se anda en tinieblas; los creyentes debemos vivir en un equilibrio de amor, conocimiento, verdad, fe, esperanza, compasión y sobre todo andar en obediencia para que la gracia derramada en nuestros corazones opere trayendo bendiciones hasta que sobreabunde en nuestros corazones y dar de esa gracia a todos los necesitados del conocimiento del amor de Cristo, Efesios 1: 17-18Para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él, alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado, y cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos”.

La gloria derramada en nosotros se ha de reflejar en nuestras vidas, nuestro corazón, nuestros pensamientos, nuestras acciones, para que el mundo reconozca que somos discípulos de Cristo, y que su perfecto amor mora en nuestros corazones.

Amados sabemos que la gracia de Dios derramadas sobre nuestras vidas, fluye de la plenitud de Cristo, de la cuál bebemos todos, y todos somos saciados en plenitud y gloria, recordemos siempre que su gracia es para todos los que en Él creen, y nadie puede decir que es tan pecador que no pueda recibir el favor de la gracia para perdón de sus pecados y salvación de su alma (Romanos 1:16-17).

La magnitud de las bendiciones de Dios derramadas por su gracia, ensancha nuestro corazón, nuestras vidas en plenitud; en amor por las almas perdidas, compasión por las vidas que sufren, perdón por los ofensores, misericordia por lo que rechazan su gracia Juan 8:31-32Dijo Jesús a los judíos que habían creído en: Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres”.

Recibamos la gracia de Dios y vivamos en la libertad que Él nos dio, por su gran amor que él nos amó, y vivamos una vida ejerciendo y derramando la gracia de Dios que está en nuestras vidas; llenemos nuestra copa y ensanchemos nuestros corazones, de modo que siempre estemos rebozando con nuevos favores de su gracia inmerecida.

Que la gracia de Dios sea llenando los corazones de todos los que reciban este mensaje de bendición, sean llenos del amor y la plenitud en Cristo Jesús, Amén, Amén y Amén.

© Luis Coria. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones… Mensajes Cristianos

Acerca Luis Coria

Mi nombre es Luis Alberto Coria, estoy casado con Nora Griselda Correa y tenemos cuatro hijos; llegué a los pies de Cristo en el año 1996.

Revise también

Bosquejos para Predicar - Cambia tu escondite

Se necesita un cambio de vida

Mensajes Cristianos.. Necesitamos un cambio de vida, la humanidad necesita un verdadero cambio en todas la áreas de sus vidas pero ese cambio viene cuando conocemos a Jesús.

Un comentario

  1. Este mensaje me ha servido de gran bendicion para mi vida. Muchas gracias pastor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *