Vino nuevo

Mensajes Cristianos

Los mensajes cristianos evangelicos nos enseñan que el fariseísmo, el tradicionalismo, es hipocresía, es engaño, y esto es basura del diablo. Dios nos sacó de la ley para vivir en el pleno conocimiento de la gracia derramada por Jesús su Hijo amado a través de su sacrificio en la cruz.  El sacrificio de Jesús no es en vano, el hombre lo hace vano cuando quiere vivir bajo la ley, aún entendiendo que por la ley, y los sacrificios que pueda hacer el hombre por sus propios medios, nunca alcanzará la salvación. El hombre también lo hace vano al sacrificio de Jesús, cuando mezcla la ley con la gracia ¿Cómo es esto?

Esto es cuando el hombre mezcla la ley o la gracia, según su conveniencia, para su bienestar a su provecho, o para aplacar su conciencia, o para mostrarse rectos cuando sus corazones son torcidos:

Mateo 23:27-28  “¡Hay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque sois semejantes a sepulcros blanqueados, que por fuera a la verdad, se muestran hermosos, mas por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda inmundicia. Así también vosotros por fuera, a la verdad os mostráis justos a los hombres, pero por dentro estáis llenos de hipocresía e iniquidad

Anuncios

Los mensajes cristianos evangelicos nos enseñan que Jesús reprendía a los escribas y fariseos por su hipocresía.

Ellos se mostraban santos pero por dentro eran huesos secos, eran rapiña, llenos de envidias, llenos de maldad, eran sobremanera avaros, detractores de la obra santa del evangelio del Señor Jesucristo.

En estos últimos tiempos se han levantado los falsos profetas y los falsos maestros, que ellos mismos creen estar en las filas de los soldados de Jesucristo, creen estar enseñando el bien; enseñando liviandad en la gracia, o enseñando la ley para que vivan en el temor, sin conocer la verdadera libertad en Cristo Jesús, y es por esto que muchos no conocen y no pueden vivir bajo la gracia inmerecida, derramada en el sacrificio eterno de Jesús en la cruz, creen servir a Dios y se sirven a si mismo, estas vidas son vasijas que todavía no han sido trabajadas y su vino no ha sido refinado en las bodegas celestiales:

Jeremías 48:11Quieto estuvo Moab desde su juventud, y sobre su sedimento estuvo reposado, y no fue vaciado de vasija en vasija, ni nunca estuvo en cautiverio; por tanto, quedó su sabor en él, y su olor no se ha cambiado”.

Pero en este día hablaremos de los odres que están siendo trabajados y moldados por la mano poderosa de Dios, para recibir el vino nuevo preparado para ser derramado en una nueva y poderosa unción del Espíritu Santo.

Anuncios

Leemos la palabra en: Marcos 2:22Y nadie echa vino nuevo en odres viejos; de otra manera el vino nuevo rompe los odres, y el vino se derrama, y los odres se pierden; pero el vino nuevo en odres nuevos se han de echar”.

Los mensajes cristianos evangelicos nos enseñan que Dios está llamando al verdadero arrepentimiento a su pueblo; somos un pueblo escogido para salvación, un pueblo apartado por Dios para mostrar las grandezas en Cristo Jesús, 1 Pedro 2:9Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios; para que anunciéis las virtudes de aquél que os llamó de las tinieblas a su luz admirable” .

Dios, primero prepara cada uno de los odres para echar el vino nuevo; esa unción nueva, fresca que Él tiene preparada para sus hijos escogidos; los odres somos cada una de nosotras, vasijas que Dios comienza a moldear, cambiar, transformar para usarnos según su propósito a su perfecta voluntad. Dios quiere manifestarse con poder en su iglesia y para eso nos necesita a todas nosotros como hijas y siervas amadas del Señor; obedientes, humildes, llenas de amor y misericordia por las almas perdidas.

¿Quién, no quiere tener vino nuevo en su vida? o sea la unción del Santo

¿Quién, no quiere ser usada por el Señor? ¡Todas! ¿Verdad? Si, ¡¡Claro que Sí!! Es el deseo de todas las siervas que aman verdaderamente a Dios y su palabra; pero, quienes somos las que queremos pagar el precio de la unción.

Primero Dios nos llama a vivir una vida santa; recta, cuidando el templo del Espíritu de Dios, Hebreos 12:14Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cuál nadie verá al Señor1 Pedro 1:15-16Sino, como aquél que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir.»

Anuncios

Los mensajes cristianos evangelicos nos enseñan que en vidas santas, puros, consagradas, se verán los frutos del Espíritu; la santidad la debemos buscar, pelear, anhelar; buscar santidad es: Permanecer en su presencia, buscar el rostro de Dios, conocer su voluntad y cumplirla.

Los mensajes cristianos evangelicos nos enseñan que cuando comenzamos a buscar el rostro de Dios y queremos solo agradarle a Él, las luchas y aflicciones son mayores, la persecución por parte del enemigo se multiplica; pero Gloria a Dios por el poder de Jesús en nosotros a través del Espíritu Santo, que nos hace vencedoras en Cristo Jesús, Romanos 8:37Ante, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquél que nos amó

A través de las luchas y los enfrentamientos que tenemos con el enemigo de nuestras almas, nuestros odres están siendo trabajados en las manos poderosas de Dios; vienen tiempos nuevos y sobrenaturales para la iglesia de Jesucristo y debemos estar listas y preparadas para ser usadas con poder para la gloria de Su nombre 1 Corintios 2:9-10Antes bien, como está escrito: Cosas que ojo no vio, ni oído oyó. Ni han subido al corazón del hombre. Son las que Dios ha preparado para los que le aman. Pero Dios nos la reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aún lo profundo de Dios”.

Los mensajes cristianos evangelicos nos enseñan que Dios derrama su unción poderosa en odres limpios, vaciados del vino viejo, sanos de quebraduras, roturas, grietas por lo cuál al vino nuevo no lo podría contener; Dios limpió y sanó nuestros odres mis amadas, para contener la unción nueva y poderosa; de otra manera, si no hubiésemos sido sanadas, restauradas, purificadas por el Espíritu, no recibiríamos el vino nuevo.

Hoy el Padre nos está diciendo que estamos listos para ser llenos, de esa nueva unción de poder, ese vino real que está elaborado en las bodegas de nuestro Padre celestial, está preparada para nosotros la Santa iglesia del Señor Jesucristo.

Ahora, nosotros que fuimos capaces de renunciar a todo, para ganar la unción, despojándonos de todo el pecado que nos acosaba con tal de ganar a Cristo y entronizarlo en nuestro corazón, ahora estamos limpiosy puros, no por nuestra fuerza, sino por los méritos de Cristo en la cruz; para que, en su infinita misericordia use nuestras vidas para su gloria, 1 Juan 3:2-3 Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como es él. Y todo aquél que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, así como él es puro”.

A través de los mensajes cristianos evangelicos aprendemos que Somos un canal de bendición para todos los que nos rodean, ya no hay impedimentos que paren el fluir del poder del Espíritu Santo, Dios muestra su gloria en su iglesia, después que ha limpiado sus atrios y santificado las vasijas que él ha preparado para la gloriosa manifestación de su poder, ¡Aleluya! Nosotros somos parte de la santa iglesia del Señor Jesucristo, glorifiquemos a Dios en nuestra santa y piadosa manera de vivir, Efesios 5:27A fin de presentársela a si mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha”.

Quizás algunos de nosotros no estemos en las condiciones optimas para que Dios derrame de su vino nuevo sobre nuestras vidas, pero en este momento pongamos nuestras vidas en las manos de Dios; confesando que en Él está nuestra confianza, que nuestras vidas le pertenece, que obre conforme a su perfecta voluntad en cada una de nosotras, que deseamos con toda nuestra alma ser instrumentos de bendición en sus manos, que anhelamos su presencia en nuestras vidas para servirle en el poder de su Santa y poderosaza unción; o quizás, este es el momento más glorioso de nuestras vidas y Dios está listo para enviarnos su unción, 1 Juan 2:27 “Pero la unción que vosotros recibisteis de él, permanece en vosotros, y no tenéis necesidad de que nadie os enseñe; así como la unción misma os enseña todas las cosas, y es verdadera, y no es mentira, según ella os ha enseñado, permaneced en él”.

Recordemos de cuidar la unción con temor, y de usarla con temblor, de renovarla día a día en la misma presencia del Padre, en comunión perfecta con Él, a través de su Hijo amado Jesucristo, no malgastemos las riquezas espirituales que Dios nos ha derramado, aprendamos a valorar lo que Dios nos ha entregado, y pensemos cuanto fue el costo de la unción que tuvimos que pagar, fue con dolor y lágrimas en cada aflicción y pruebas que tuvimos que pasar, para ser aprobada por nuestro Padre celestial.

Este es el comienzo de un gran camino de fe, santidad, de poder, de amor, de obediencia, de servicio y consagración a Dios, estamos preparadas para vivir en las cosas sobrenaturales que Dios nos llevará a experimentar en este nuevo y poderoso mover del Espíritu.

Los mensajes cristianos evangelicos nos enseñan que la venida del Señor está cerca, y su iglesia estará preparada, engalanada, vestida de gloria y poder para que se manifieste el Hijo Unigénito de Dios, el mismo de ayer, el de hoy y por todos los siglos. Amén .

Dios les bendiga; siempre mantengamos ardiendo el fuego del Espíritu Santo en nuestras vidas, que nada, ni nadie, lo pueda apagar, toda la bendición del Altísimo sea derramada sobre cada vida que ama al Señor Jesús por su perfecto sacrificio en la cruz.

© Reenier Gonzalo Prado.. Todos los derechos reservados

Central de Sermones.. Mensajes Cristianos

Acerca Reenier Gonzalo Prado

Amante de la palabra de Dios y nuestro Señor Jesucristo. Mi pasión es redactar mensajes cristianos para evangelizar a las naciones.

También Revise

Mandamientos... Predicas Cristianas

Jehová tu palara es verdad

Mensajes Cristianos... Un seguidor de Cristo se santifica al creer y obedecer la palabra de Dios. Las escrituras nos mueven a confesar, renuevan nuestra relación con Dios y..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *