Inicio / Mensajes Cristianos / Conscientes de nuestro llamamiento

Conscientes de nuestro llamamiento

La aldea de Nigeria la componía un puñado de casas de barro y caña, con palmas en lugar de techo y una abertura pequeña que hacía las veces de puerta y ventana. Alrededor todo era desértico, salvo unos manchones de verde que anunciaban en la distancia, maleza o arbustos a medio crecer, sostenidos a duras penas por las lluvias que caían una que otra vez en el año.

Ese fue el territorio que le asignaron. Jamás pensó que ese punto distante de África fuera su destino. Cuando cursaba teología en un seminario de El Salvador, veía esos territorios muy lejanos a su realidad; conforme se adentró en el contenido del evangelio de Jesucristo, comprendió que era inminente ir en búsqueda de aquellas almas que se perdían por la eternidad sin la Salvación del Hijo de Dios.

La despedida en el aeropuerto fue emotiva. Le prometió a su madre que regresaría y como compromiso, le dejó su Biblia. “Cuando vuelva, me la entregas”, le dijo sonriendo mientras enjugaba las lágrimas de la mujer con sus manos. Volvió la mirada hacia su novia y se limitó a decirle, casi en un susurro, que ella debía comprender que aquella era su vocación.

A ciencia cierta, José María Obonaga no sabía si volverìa a ver tierras salvadoreñas. Sin embargo era consciente de su llamado. Mientras el avión se encumbraba y veía a lo lejos la ciudad y un poco más adelante montañas que desafiaban toda altura, llegó a reflexionar que tal vez era la última vez que disfrutaba del paisaje.

Su muerte se produjo tres meses después de llegar a la misión. Las autoridades atribuyeron el crimen a la acción de un médico brujo que interpretaba la presencia del predicador como una intromisión y creía oportuno quitarlo del camino. Le cegó la vida con un garrote y lo dejó ahogándose en su propia sangre. Aún así, fue fiel a Dios hasta su último instante.

Fidelidad hasta el último instante

Resulta sorprendente que muchos cristianos salen huyendo ante las primeras dificultades. Alguien les mira mal o rechazan un tratado cuando se lo ofrecen, e Interpretan el gesto como una persecución religiosa. ¡Santo Dios! Quien es consciente de su llamamiento, permanece firme y fiel a Cristo por sobre todo lo que se oponga.

Esa es la característica de un auténtico cristiano. El Señor nos lo enseñó y quedó registrado para la posteridad en el Evangelio: “Subiendo Jesús a Jerusalén, tomó a sus doce discípulos aparte en el camino, y les dijo: he aquí subimos a Jerusalén, y el Hijo del Hombre será entregado a los principales sacerdotes y a los escribas, y le condenarán a muerte; y le entregarán a los gentiles para que le escarnezcan, le azoten, y le crucifiquen; más al tercer día resucitará” (Mateo 20:17-19).

Nuestro amado Salvador no se vio acorralado ni sucumbió a las emociones humanas que afloran cuando algo se sale de nuestro control. Si somos conscientes del llamamiento que nos hizo el Maestro, restaremos importancia a las críticas, a los ataques injustificados, a los errores que nos endilguen e incluso a las voces desatinadas que se atreven a decir que no tenemos vocación.

Adelante, recuerde siempre que a victoria nos llamó Jesucristo. Somos siervos de Su obra y por tal motivo, nos asiste la naturaleza de los vencedores.

Acerca Fernando Alexis Jiménez

Fernando Alexis Jiménez es periodista, profesión que ha ejercido por más de treinta años en radio y prensa de su país. Cursó su formación eclesial en el Seminario Bíblico Alianza de Colombia, en donde recibió la Licenciatura en Teología. Ha realizado otros estudios, a nivel superior, relacionados con la Comunicación Social y Ciencias Religiosas. Junto con su esposa, Lucero, son fundadores de la Iglesia Misión Edificando Familias Sólidas (Colombia).

Revise también

Predicaciones Cristianas - Saca al anatema

Hay mucho por hacer y mucho por ganar

Mensajes Cristianos.. Solo a Jesús le debemos la vida y solo a Él será por siempre nuestra alabanza, en Él puede el justo esperar, y en Él hay recompensa eterna...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *