Inicio / Mensajes Cristianos / Atmósfera de milagros

Atmósfera de milagros

Hoy quiero darte elementos que componen una atmósfera de milagros, o sea, me refiero a la situación o circunstancias que envuelven un lugar provocando una sensación o estado general determinado. Las Escrituras nos revelan que cuando el milagro ha ocurrido es porque se ha cumplido con ciertos requerimientos por parte de Dios hacia la Criatura:

1. Santificación.

Anuncios


Josué 3.5: “Josué dijo al pueblo: Santificaos, porque Jehová hará mañana maravillas entre vosotros.” Lo que ocurrió después de la santificación de todo un pueblo fue que cruzaron el Jordán de la misma manera que la generación precedente hizo cuando salieron de Egipto y cruzaron el Mar Rojo. La santificación es un proceso en el creyente el cual se da cuenta de la necesidad que tiene de dejar atrás el pecado y apartarse cada día más para ser agradable a Dios.

2. Arrepentimiento.

Mateo 11:20: “Entonces comenzó a reconvenir a las ciudades en las cuales había hecho muchos de sus milagros, porque no se habían arrepentido.” Hubo ciudades que recibieron numerosos milagros en medio de una población llena de pecados, sin embargo, no se arrepintieron. Jesús dejó claro cuál sería el futuro de las mismas. Mateo 12:39: “El respondió y les dijo: La generación mala y adúltera demanda señal; pero señal no le será dada, sino la señal del profeta Jonás.”

3. Temor a Dios.

Hechos 2.43: “sobrevino temor a toda persona; y muchas maravillas y señales eran hechas por los apóstoles.” Los primeros cristianos comprendieron la vida legalista que habían vivido antes bajo la ley. Ahora se imponía dejar de aparentar y temer realmente a Dios. La consecuencia de su temor redundó en la cantidad de milagros que recibieron a partir de ese día.

Anuncios


4. Obediencia.

Mateo 14. 28-29:Entonces le respondió Pedro, y dijo: Señor, si eres tú, manda que yo vaya a ti sobre las aguas. 29 Y él dijo: Ven. Y descendiendo Pedro de la barca, andaba sobre las aguas para ir a Jesús.” En Pedro encontramos un ejemplo de cómo la obediencia conlleva a convertirnos en protagonistas del milagro divino: Pedro deseaba en su corazón hacer lo mismo que Jesús, pero esta vez su carácter impetuoso fue sustituido por la obediencia. Espero a que Jesús lanzara la Palabra y después vio el milagro: también caminó sobre las aguas.

5. Fe. No puede faltar este elemento.

Es certeza de lo que se espera y convicción de lo que no se ve, según Hebreos 11.1. La fe hará mover montañas, es nuestra esencia. Es el condimento especial que sazona la atmósfera espiritual del cristiano.

Anuncios


Gálatas 3. 5: “Aquel, pues, que os suministra el Espíritu, y hace maravillas entre vosotros, ¿lo hace por las obras de la ley, o por el oír con fe?

No puedo saber cuánto tiempo llevas esperando por un milagro, orando porque se produzca en ti. Es posible que te hayas dicho que no eres lo suficientemente “puro” para que Jesús pueda hacer algo en ti.

Lo primero que quisiera que comprendieras es que hay posibilidades de cambiar la atmósfera que te ha rodeado en estos tiempos y hoy puedes cambiar la atmósfera de desaciertos por una atmósfera de milagros en tu vida. Recuerda: Jesúcristo ha hecho ya su primer milagro en ti. Él está transformando hoy quien realmente eres.

También es posible que has pensado que los milagros solamente ocurren en ciertas iglesias, con ciertos pastores o solamente que ocurrieron en tiempos de Jesús. No dejes que el enemigo ponga en ti esa duda o incertidumbre. Jesús sigue haciendo milagros hoy. Él es quien los hace. Los pastores solamente son instrumentos. No hay que ni siquiera tocar a alguien, porque Jesús se vale de la presencia del Espíritu Santo para hacer milagros.

Si hay alguien que puede cambiar esa atmósfera hoy eres tú mismo. Si no tienes fuerzas, Dios te las dará, los milagros demuestran el poder de Dios. Cuando levantas tus manos cansadas al cielo y adoras ya el milagro está ocurriendo.

Preséntate hoy ante Jesús como realmente eres. Reconoce tus faltas, pero también pídele ayuda porque solo(a) no puedes. Hoy como Iglesia de Jesucristo podemos crear una atmósfera de milagros y más que testigos podremos ser los protagonistas de lo que Emanuel, Dios con nosotros, es capaz de hacer.

© Enrique Pérez. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones… Mensajes Cristianos

Anuncios


Acerca Enrique Pérez

Licenciado en Sagrada Teología, Presbítero de la Iglesia Metodista en Cuba. Pastor de la Iglesia Metodista de Patria, Isla de la Juventud, Cuba. Médico.

Revise también

Ilustraciones para sermones.. El niño en la playa

Dejando de ser niños

Mensajes Cristianos.. Pablo les exhorta a los Corintios que no dejen de crecer, aunque el les había dado de beber leche, el deseo de él era poder darles...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *