Inicio / Mensajes Cristianos / Jesucristo, Agente de Cambio

Jesucristo, Agente de Cambio

Aplicando esta parábola a nuestro diario vivir encontramos que:

Jesús enseñó en primer lugar que el cristianismo demanda nuevos enfoques y nuevas estructuras. No es posible quedarse detenido en un pasado que pudo ser brillante en su tiempo, pero que llega el momento en que necesitamos re-enfocarnos hacia lo nuevo de Dios para la iglesia del presente.

Pero necesitamos abrir nuestra mente y corazón al toque fresco y genuino del Espíritu Santo. Estar dispuestos a asumir nuevos desafíos, nuevos métodos, nuevas ideas para el cumplimiento de la Gran Comisión de Cristo a Su iglesia.

Anuncios

Nunca olvidemos que la iglesia es un agente de cambios espirituales. La iglesia que se detiene en el tiempo, ni crece ni se desarrolla. Las personas más felices son las que cambian y edifican a otras personas.

Así que nada hagamos en la iglesia porque es “bonito”, todo debe hacerse de forma intencional sin buscar beneficios o satisfacer deseos personales, sino buscando bendecir a otros y así cumplir con los propósitos de Dios para la iglesia.

En segundo lugar, Jesús está enseñando que la nueva vida que Cristo ofrece (vino nuevo) es totalmente incompatible con la vida pasada representada en el odres viejo. Jesús dijo “el vino nuevo en odres nuevos se ha de echar; y lo uno y lo otro se conservan. (Lucas 5:38).

La nueva vida de un cristiano no va bien con las antiguas tradiciones del mundo. Para la nueva vida espiritual que Jesucristo ofrece (vino nuevo), se hace necesario una vasija nueva (odres nuevos). La nueva vida que Cristo imparte no cabe en el sistema de vida heredado del mundo y el pecado.

Anuncios

De ahí que el apóstol Pablo dijera:De modo que, si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.”  (2 Corintios 5:17). Nuestra relación con Cristo modifica todos los aspectos de la vida.

En tercer lugar, Jesús nos enseña que como personas no debemos aferrarnos al pasado ni ser renuentes a experimentar algo nuevo y diferente en el presente. Es peligroso cuando nuestras mentes fijan, establecen y adoptan posturas rígidas, sin contemplar nuevas posibilidades.

Es una verdad innegable de la vida, que conforme vamos envejeciendo, casi todos desarrollamos un rechazo instintivo de todo lo que es nuevo y no nos resulta familiar. Nos volvemos reacios a hacer cualquier ajuste en nuestros hábitos y formas de vida, porque siempre lo hemos hecho así.

Claro que todo lo nuevo genera expectativas, y nos resistimos al cambio. Muchas veces nos aferramos como los fariseos a los viejos sistemas de ritos y ceremonias y rechazamos lo nuevo y fresco que Dios quiere darnos.

El comentarista W. Barclay dijo: “El que algo se haya hecho siempre así, puede que sea la mejor razón para dejar de hacerlo. El que algo no se haya hecho nunca, puede que sea la mejor razón para intentar hacerlo.”

Anuncios

Josué y Caleb podrían haberse quedado en el desierto con el resto del pueblo, pero no estuvieron dispuestos a conformarse con algo menos que lo mejor. ¿Por qué vivir en el desierto si podemos vivir en una tierra que fluye leche y miel? ¿Por qué andar en bicicleta cuando podemos andar en carro?

Renunciemos a tener una mentalidad de “mantenimiento”. Que nuestra meta no sea simplemente que las cosas continúen como estaban, contentarnos con lo mismo de siempre, cuando lo que necesitamos hacer es esforzarnos para avanzar y desarrollarnos.

CONCLUSIÓN

Jesús no se dejó manipular por el sistema religioso rígido de su tiempo, representado en el vestido y el odres viejo de la parábola. Todo lo contrario, Jesús desea que sus discípulos no tengan una mente cerrada, que no desprecien lo nuevo sólo porque es nuevo, sino que estén dispuestos a recibir todo lo nuevo que viene de él. El proverbio dice que “la senda de los justos es como la luz de la aurora, que va en aumento hasta que el día es perfecto.” (Proverbios 4:18).

Recordemos que los métodos anticuados nunca han permitido que los negocios alcancen mejores resultados. Los buenos empresarios siempre andan buscando nuevas estrategias, nuevos métodos para hacer crecer su negocio. Si esto es así ¿por qué no intentarlo en la iglesia pidiendo a Dios que nos revele nuevas estrategias?

El Señor siempre nos sorprende con nuevas victorias, nuevos desafíos, nuevas metas, nuevas misiones, un nuevo horizonte. Jesucristo seguirá siendo un Agente de Cambios.

Hacer un llamado a Salvación. ¿Porque seguir esclavo del pecado cuando Cristo te ofrece una nueva vida? Hay quien se enorgullece de haber fumado por 30 o 40 años, como si eso fuera una medalla olímpica, cuando lo único que ha hecho es arruinar su salud y su economía familiar. Hoy Jesucristo quiere cambiar tu pasado gris y oscuro en un presente de luz y esperanza.

Hacer una oración para que el Espíritu Santo abra nuestras mentes y corazones para visualizar lo nuevo de Dios.

© David N. Zamora. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones… Mensajes Cristianos

Acerca Pastor David N. Zamora

Ministro Ordenado de las Asambleas de Dios, Pastor Principal de la Iglesia Misionera, A.D.,Inc., Tampa, Florida, EUA. Siendo muy joven comienza a servir al Señor en la Iglesia Evangélica Pentecostal de Cuba (Asambleas de Dios), de Las Tunas, donde se desempeña como maestro bíblico desde el año 1978. Su intensa y activa labor Pastoral en Cuba comienza en Enero de 1991. En abril de 1996 se gradúa de Bachiller en Teología y Biblia, por los Estudios Dirigidos de Superación Bíblica (EDISUB) de las Asambleas de Dios en Cuba. Obtiene su Licenciatura en Teología por medio del Instituto de Superación Ministerial de las Asambleas de Dios de América Latina (ISUM). El Pastor Zamora lleva mas de 42 años de casado con su esposa Raquel González. De esta unión matrimonial nacieron dos hijos: Merlyn David y Otoniel Zamora, quienes se desempeñan activamente, como Ministros de Música y Predicadores del evangelio de Jesucristo.

También Revise

La iglesia que practica oración - Bosquejos Biblicos

Vivamos una comunidad de gracia

Mensajes Cristianos.. Hemos reflexionado sobre la comunidad de gracia que Jesús se propuso. Hemos cobrado conciencia sobre ¿Qué principios y valores definen a esta comunidad planeada por Jesús?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *