Inicio / Mensajes Cristianos / Acortando los abismos

Acortando los abismos

ALUSIÓN AL CONTENIDO

Este poema me inspiré en el libro de Cantares. ¿Por qué el título “Acortando los abismos”?. Porque los protagonistas en este hermoso poema son el rey Salomón y la pastora (de ovejas) la sulamita. Sin desmerecer a esta dama había abismos entre el rey y ella; pero el amor, el romance, la consideración de él uno por otro, acortaron los abismos.

Hoy en el siglo XXI en un mundo globalizado, tecnificado y más culto, donde ya no hay los mismos abismos en las parejas que habían en antaño, como en los tiempos de Salomón; sin embargo hoy en día los matrimonios tienen sus propios abismos, por ejemplo: Un cónyuge puede estar académicamente bien preparado y sin ninguna necesidad económica, pero si no hay amor, perdón, comprensión en tal pareja habrá enormes abismos.

Por lo tanto, es de vital importancia tomar en cuenta los ingredientes necesarios que den sazón a la familia. Es clave en la familia: El amor, el romance, la comunicación, el perdón, la comunión con Dios.

Espero que este poema, no tan solo te guste  sino también te ayude. ¡Felicidades mis queridos príncipes y princesas!

ESPOSA:

Este es mi amado. lo escogí por ser el hombre más encantador del mundo.
Cuando él sonríe, su rostro centellea como el sol, y cada rayo con luz de amor llega hacia mi corazón, y tal cual un imán me hace acercarme a él,
Cuando me pongo a su lado, me siento iluminada de amor, parezco yo, la luna casada con el sol,
Sus palabras son tan lindas, que quisiera escucharlas eternamente; él me dice que estando yo a su lado no necesita de más flores,
Pues me considera la flor más hermosa y que nunca se marchita.
Si yo soy esa bella flor, el corazón de mi amado será el florero;
Ponlo esta flor en tu pecho mi amor, y serás el rey de siempre.

ESPOSO:

Cuando escucho el cantar de mi paloma amada, sin duda pienso que viene hacia mí, entonces le abro camino quito los espinos y cardos, que no estorbe su llegada, me doy cuenta que está a la puerta, por el aroma que acostumbra,
Entonces voy le saludo, como merece una reina,
Lo tomo de la mano y lo conduzco a un salón dorado,
Lo pongo una silla con alfombra incaica, y un espejo al frente, para que mire su belleza,
Mientras come su ceviche con su chicha morada, para que siga enamorada,
y yo me siento un héroe a lado de mi amada.

ESPOSA:

Les cuento amigos que cuando mi amado, se oculta de mis ojos, me pongo enferma de amor,
Pero tan pronto llega, sus abrazos y besos me sirven de medicina;
Cuando a mi amado lo miro, se inspira la mejor canción,
Lo miro otra vez, y me escribe un poema,
A la tercera mirada, llora como un niño,
Entonces me acerco y le doy cariño.

ESPOSO:

Ella es la enfermera de mi alma, le basta un beso para que a mi corazón fatigado le ponga calma,
Solo una hija del Altísimo puede tener estos dotes,
¡Oh mujer hermosa! admirado de tus virtudes, quisiera explorar que hay en ti,
En tu corazón hay algo más preciado que el oro,
Si yo tuviera todo el oro del mundo, me sentiría tan pobre si no estuvieras a mi lado,
Permíteme escarbar en tu corazón, para volverme más sabio,
Quisiera ser el pez más veloz, para descubrir lo que hay en la inmensidad de tu mar,
Déjame ser el astronauta de tu cielo, para ser iluminado por cada estrella de tu vida,
Déjame explorar las páginas doradas de tu libro, que solo así entenderé lo que encierra una mujer como tú.

ESPOSA:

Mi amado, cuánto deseo sacar la cumbre de tus sueños, para juntos cambiar al mundo,
Si tú y yo hablamos de las cosas del cielo, el mundo quedará envuelto en un manto de amor;
Tu corazón y el mío arden entre llamas de amor,
Para calmar nuestra sed, digámosle al mundo que Dios los ama.

ESPOSO:

Antes de conquistar al mundo, permíteme decirte algo,
Perdóname guapa mujer, si aun no te amo lo suficiente,
Si alguna palabra te hirió ¡Perdóname!
Si no te cuidé como la niña de mis ojos ¡Perdóname!
Si te dejé de querer un minuto; ¡Perdóname!
¿Acaso puedo lastimar a la flor más hermosa?´¿Puedo acaso hacerlo caer a la estrella que ilumina mi sendero?
¿Puedo ser feliz derribando la bella palmera que me hace sombra?
Vuelve tu rostro hacia mí paloma mía, ¡Perdóname! y luego conquistemos al mundo.

ESPOSA:

Esas palabras tan solo lo puedo escuchar, de un hijo del Rey Eterno,
Solo los hombres sabios e inteligentes como tú, pueden pedir perdón,
Perdóname también a mí, si alguna vez no te traté como a un embajador del cielo.
Tú eres un hombre encantador, una gota negra de tus fallas, es invisible ante el inmenso mar de tus virtudes;
MIra a esta flor mi amado, para que tus ojos sean testigos, que te amo y te perdono,
Permíteme estrechar tu mano mi amor, para que sientas que mi corazón late incansablemente por tí. Y luego digamos juntos:

Acortemos los abismos entre tú y yo,
Acortemos los abismos entre el mundo y Dios,
Acerquemos la verdad al que no la tiene,
Y transformemos al mundo.

Acerca Central de Sermones

www.CentralDeSermones.Com está dedicado a llevar el evangelio de Jesucristo y la Palabra de Dios al mundo. Índice de predicas cristianas, sermones, predicaciones, mensajes cristianos, estudios biblicos, bosquejos y otros recursos cristianos basados en la biblia que le ayudaran a evangelizar y en su crecimiento espiritual. Los mensajes cristianos, predicaciones, sermones, estudios biblicos, y otros recursos cristianos en nuestro índice fueron publicados por fieles creyentes en Jesucristo, de diferentes denominaciones quienes han deseado compartir sus predicas cristianas, sermones, estudios biblicos, bosquejos, y mensajes cristianos.

Revise también

¿Estás preparado para el final de los tiempos?

Los pasos del anti Mashiaj

Mensajes Cristianos - Con la venida del Mesías en su establecimiento milenial tendrá lugar el concepto de sublimación, en su grado mas pleno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *