Somos del Señor

Mensajes Cristianos

Mensajes Cristianos Lectura Biblica: Romanos 14:7-8Porque ninguno de nosotros vive para sí, y ninguno muere para sí. Pues si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos. Así pues, sea que vivamos, o que muramos, del Señor somos.

INTRODUCCIÓN

Muchas veces nos preocupamos demasiado por conservar nuestra autonomía. Creemos que las decisiones que tomamos, los proyectos que planeamos, las alegrías cotidianas e incluso las tristezas, nos pertenecen sólo a nosotros.

Y es que dejamos de lado la meditación y la reflexión con la Palabra de Dios. Si fuéramos asiduos en su estudio y pidiéramos la luz del Espíritu para el entendimiento, nos daríamos cuenta de que sin el Señor, nada somos.

Anuncios

Nuestra vida está en sus manos, desde que nos levantamos hasta que nos acostamos, la mirada del Señor está sobre nosotros. No nos dimos a nosotros mismos la existencia, sino que la recibimos como un don de lo alto, para glorificar a Dios con nuestra vida y alcanzar la salvación.

Pero somos mundanos y egoístas. Por esto guardamos nuestros dones y no los usamos para lo que nos los dieron. Para multiplicarlos y llevar a la salvación al prójimo.

Así como nuestra vida está en sus manos, del mismo modo nuestra muerte también. No podemos pretender ser más que Cristo, nuestro maestro. Él, en la cruz, exclamó: “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu.” (Lucas 23:46)

Al entregar su vida de esta manera, nos dio el ejemplo de cómo debe estar direccionado nuestro cotidiano vivir. Todo lo que hagamos, debemos hacerlo encomendados a Dios, y sobre todo debemos entregarle nuestro último momento, quizás orando así: “Señor, dueño eres de mi vida, te encomiendo todos mis pensamientos y acciones, para que sean dirigidos a Tí. Ilumíname y guíame con tu Espíritu Santo, para cumplir tu voluntad todos los instantes de mi existencia, hasta el día en que me llames a vivir en tu Reino”.

Anuncios

Porque para esto Cristo murió y resucitó, y volvió a vivir, para ser Señor así de los muertos como de los que viven.” (Romanos 14:9)

Nuestro Señor fue el primero en entregar su vida y volverla a tomar. Lo hizo para ser Señor de vivos y muertos. Es por esto que nosotros, los cristianos, le pertenecemos tanto en nuestra vida como en nuestra muerte.

El poder de Dios se manifestó en Jesús. Obró grandes milagros durante su vida. Muchos lo vieron incluso resucitar a Lázaro, y a la hija de Jairo. Pero todas las cosas las hacía buscando la mayor gloria para el Padre. Así debemos actuar nosotros, lo poco que hagamos, hacerlo a imitación de Cristo.

En su muerte, Jesucristo entregó su espíritu a Dios Padre. En medio de la ignominia, del escarnio de la cruz, se encomendó a Dios.

Esto debemos pedir para nosotros, y debemos prepararnos con mucha oración para ese día. Que el día de nuestra muerte nos encuentre dispuestos a entregarle nuestra alma al Señor, para que su soberana voluntad se cumpla en cada momento de nuestra existencia.

Anuncios

Porque él es nuestro Dios; nosotros el pueblo de su prado, y ovejas de su mano.” (Salmo 95:7)

Comparemos nuestra vida a la de la oveja que pertenece al pastor. Ella va donde el pastor la dirige, porque es él el que sabe dónde está el mejor alimento. Así debería ser nuestra vida, totalmente guiada por Jesús, el Buen Pastor. Y el alimento bueno al que nos conduce es la Sagrada Escritura. Con ella deberíamos alimentarnos diariamente en la oración.

Del mismo modo, la oveja también está entregada al pastor en el momento de su muerte. Es él el que decide en qué momento será sacrificada. Nosotros deberíamos tener esta confianza ciega en nuestro Pastor, que sabe cuándo nos llegará la hora, para alabar a Dios incluso en el morir.

Los hermanos que nos rodean deberían ver en nosotros a Cristo. Tendría que notarse visiblemente que el guía de nuestro actuar es Jesús.

Lo verían si nos amamos unos a otros. Ésta es la señal de los cristianos, y la hoja de ruta segura hacia el cielo.

No podemos decir que amamos a Dios si odiamos a los hermanos. Del mismo modo no podemos decir que le pertenecemos en vida y muerte, si no es el amor el que rige nuestro actuar.

Conclusión

El Señor es señor de vivos y muertos. Tanto en vida como en muerte le pertenecemos a Él. Por eso debemos glorificarlo en cada instante de nuestra vida y más aún debemos estar preparados para cuando nos llame a comparecer ante su trono.

Si vivimos en el amor, podremos estar seguros de que le pertenecemos, porque ésta es la señal de los cristianos.

© Elena Torres. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones .. Mensajes Cristianos

Acerca Elena Torres

Fiel servidora del Señor. Aunque no soy pastora, me gusta compartir lo que el Señor pone en mi corazón con mis hermanas en Cristo. Espero que estos mensajes te sirvan de bendición.

También Revise

Central de Sermones.. Predicas Cristianas

Jesús calma la tempestad

Podemos juzgar un día como normal, pero de repente se puede levantar una tempestad. Así está el mundo actualmente, muchos planes, muchas ideas, pero una...

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.