Me dedique a perderte

Mensajes Cristianos

Mensajes Cristianos Texto Biblico: Génesis 12:10-15

Introducción

La palabra del Señor nos enseña que el que haya esposa, haya el bien. Pero muchos no cuidamos la esposa o el esposo que Dios nos ha dado. Y así como nos dedicamos a buscar, a conquistar a la mujer que tenemos por esposa, igualmente nos dedicamos a perderla, a alejarla de nosotros.

En la palabra del Señor encontramos historias bíblicas que nos muestran como también los hombres de la biblia cometieron al igual que nosotros errores que los llevaron a perder a sus cónyuges. Veamos cuales son los errores que cometemos en nuestro matrimonio que están haciendo que pareciera que en lugar de conquistarnos el uno al otro, nos estemos dedicando o muchas veces empecinando en perdernos.

¿Qué estamos haciendo que nos estamos perdiendo?

I. Nos hemos vuelto a Egipto (vers. 10)

Egipto simboliza el mundo sin Cristo, la mundanalidad, la pecaminosidad, Abraham descendió a Egipto, exactamente nos pasa a los cristianos que estamos en las alturas del camino del Señor y descendemos para volver al mundo.

Nos hemos dedicado a perder a nuestro cónyuge, cuando siendo cristianos volvemos a nuestras andanzas de mundanos. Nos estamos dedicando a perdernos cuando nuestras esposas nos comienzan a sentir otra vez el olor a licor, otra vez el olor a cigarrillo.

Cuando comenzamos otra vez con nuestras llegadas tarde injustificadas, cuando comienzan los mensajes y las llamadas a escondidas. Cuando sin razón ya no queremos venir a la iglesia, cuando los fines de semana ya no queremos pasar con la familia sino con los “amigos”.

II. Por no valorar a nuestra esposa (Génesis 12:11)

Se calcula que Sara en ese momento tendría un promedio de 65 años de edad, ya eran muchos años de estar juntos con Abraham, si tomamos en cuenta que en ese tiempo los matrimonios eran entre jovencitos desde los 14 años o menos. Y a la edad ya avanzada de Sara, Abraham se dio cuenta que tenía una mujer de hermoso aspecto. Quiere decir que en todos los años anteriores no la había valorado, no se había dado cuenta que tenía una mujer hermosa.

Muchos nos dedicamos a criticar, burlarnos, de los defectos de nuestras esposas o esposos, pero no nos tomamos el tiempo para valorar todo lo bueno que tienen. No escatimamos palabras para señalar un error, para señalar un defecto. Pero nos cuesta dar palabras de alabanza, palabras para hacer sentir valorada a nuestra esposa o esposo. (Proverbios 31:28)

En una empresa hay muchas personas que abandonan sus puestos laborales porque sienten que no les valoran su trabajo. Por eso mismo hay muchas parejas que se separan, pues sienten que no valoran su esfuerzo: en la cocina, en la limpieza, en el orden de la casa, en el arreglo personal etc.

III. Porque no queremos compromisos (verss. 12-13a)

Abraham prefirió decir que Sara era su hermana no su esposa, no quería ese compromiso para salvar su vida. ¿Cuántas parejas están tambaleando debido a que no queremos tener compromisos entre nosotros, para salvar nuestra vida, es decir para poder ser libres en algún momento, por si algo no funcionara bien?

¿Cuántas esposas quieren casarse, tener un matrimonio formal, pero no queremos arreglar esa área, no queremos poner en orden nuestro matrimonio bajo la bendición de Dio? Muchos queremos amor libre y eso simplemente es sexo.

IV. Por nuestro egoísmo (vers. 13b)

Abraham quería que Sara dijera que era su hermana para que le fuera bien a él y le preservaran la vida, pero no estaba pensando en Sara, en lo que podía pasarle, en lo que tocaría vivir a ella.

Nos dedicamos a perdernos porque solamente pensamos en nosotros, en nuestro descanso, en nuestro beneficio pero no en la de nuestra esposa. Decimos que tenemos que ir a jugar todo el sábado por la tarde pues es nuestro único día de relax. Pero pensemos que nuestra esposa y nuestros, hijos también necesitan de nuestro tiempo.

Llegamos a casa y nos enojamos porque no esta lista la cena o el almuerzo, pero no nos damos cuenta que nuestra esposa a tenido que hacer todos los quehaceres del hogar. Exigimos que nuestra esposa este siempre dispuesta para la intimidad, y nos molestamos que no quiere complacernos. Pero no pensamos que ha trabajado, ha cuidado los niños, ha lavado la ropa, ha hecho la cena.

V. Por nuestra falta de carácter (verss. 14-15)

Abraham veía como los egipcios asediaban a su esposa, como trataban de conquistarla, pero no tuvo la valentía de impedirlo. No tuvo la valentía de defender a su esposa.

Muchos esposos no tenemos el carácter para defender a nuestra esposa de las humillaciones, de los menosprecios, de nuestra propia familia. Nos damos cuenta que le están haciendo la vida imposible, pero por no complicarnos, pues no tenemos el carácter para hacerlo, preferimos hacernos los desentendidos.

Conclusión

A Abraham le quitaron su esposa, pero Dios permitió que se la devolvieran. Hagamos un cambio en nuestras actitudes y no perdamos la bendición que el Señor nos ha dado.

© Melvin Salomon. Todos los derechos reservados.

Central de sermones… Bosquejos biblicos

Acerca Melvin Salomon

Pastor, escritor, conferencista.

También Revise

La Puerta de los Caballos

La Puerta de los Caballos

Mensajes Cristianos.. En el Templo de Jerusalén, había una puerta que tiene el nombre de Puerta de los Caballos. ¿Para qué servía esta puerta? Se llamaba así..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *