Hágase como tú quieras

La mujer cananea sufrió precisamente eso, veamos.

vers. 23 «Pero Jesús no le respondió palabra. Entonces acercándose sus discípulos, le rogaron, diciendo: Despídela, pues da voces tras nosotros 

¡NO DESMAYES, NO TE RINDAS! Tan sólo sigue clamando al único que puede ayudarte.

Aunque haya quien este diciendo como los discipulos, «Despídela, pues da voces tras nosotros», tu no hagas caso y ve tras la persona que sabes te puede ayudar, ve tras Jesus y ruega por su pronto auxilio. Salmo 46:1 «Dios es nuestro amparo y fortaleza, Nuestro pronto auxilio en las tribulaciones.»  La Biblia nos muestra que esta mujer lejos de irse por donde vino, hizo lo correcto.

Anuncios

La pregunta es, ¿qué es lo correcto?

Humillarse delante de Jesús. Eso es lo correcto. Nunca te humilles ante nadie que no sea Dios nuestro Señor. Por más que necesites algo, nunca te humilles ante nadie, si lo has de hacer, hazlo con el único que vale la pena hacerlo, hazlo ante Jesús de Nazaret. Dice el versículo 25 de esta historia que estamos viendo… «Entonces ella vino y se postró ante él, diciendo: ¡Señor, socórreme!»

Esta mujer hizo lo que tenía que hacer, doblo rodillas ante Jesús esperando ser ayudada con su problema. Pero ¿cuál fue su sorpresa?

 Jesús le responde de una manera que no esperaba.

vers. 26 «Respondiendo él, dijo: No está bien tomar el pan de los hijos, y echarlo a los perrillos.» 

¿Pueden ustedes percibir (esto lo digo con temor y temblor) “la manera despectiva de Jesús” hacia ella?. Le llamó de manera tácita ¡perrillo!. Una respuesta más, o una razón más para salir de ese lugar inmediatamente, pero de nuevo te digo, cuando estás en el lugar correcto y haciendo las cosas correctas, el enemigo mete su cola y empieza a usar personas para que no obtengas lo que necesitas.

Anuncios

La mujer de nuevo recibe (esto lo digo con temor y temblor) el “rechazo de Jesús” al no recibir la respuesta que ella esperaba. La mujer recibe “el desprecio” de Jesús por así decirlo.

Ahora, ¿Entonces cuál sería la respuesta que ella esperaba después de haberse humillado ante Jesús?

Algo así más o menos, “Está bien mujer ven, veamos en qué te puedo ayudar, dime que puedo hacer por ti, dónde está tu hija para ir con ella”, etc… Esto era lo que ella esperaba por lo menos.

Quizá esta mujer ya tenía el conocimiento de otras ocasiones en donde Jesús había ayudado y sanado a muchas personas que lo buscaron y que también se habían postrado delante de Él y los había sanado por haber creído y haberse postrado delante de Él.

Tenemos algunos ejemplos como en Mateo 9 que nos muestra la historia de Jairo y su hijo, también la historia de la mujer con el flujo de sangre, la historia de los ciegos que recibieron la vista, y dicho sea de paso esos ciegos difundieron su fama por toda esa región en donde estaba esta mujer cananea.

De modo que la mujer cananea tenía todas sus esperanzas puestas en Jesús quien sabía que podía ayudarle con el problema de su hija, que dicho sea de paso también era problema suyo.

Anuncios

¿Pero qué recibió? 

¡Recibió una negativa más! La respuesta que recibió esta mujer si alguien la recibiera en este tiempo y en este país (USA), podría haberse calificado o considerado como racismo. Y con ese tipo de respuesta no quedaba más que dar media vuelta e irse por el camino por donde se vino.

Era una respuesta para salir de ese lugar inmediatamente, pero de nuevo te digo, cuando estás en el lugar correcto y haciendo las cosas correctas, el enemigo mete su cola, el enemigo empieza a usar personas para que no obtengas lo que necesitas.

En este caso NO podemos decir que Jesús fue usado por el enemigo.

¡No y no!, eso no pudo suceder ni sucederá Jamás, Dios no puede ser tentado; Y Jesús es Dios. Santiago 1:13b «Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie;».

Lo que sí podemos decir de manera categórica es que Jesús tenía un plan y una obra por hacer, no había nada ni nadie que lo pudiera desviar de su meta. La meta de salvar al mundo, pero en UN ORDEN ESPECÍFICO Y CLARO, las ovejas de Israel primero. La mujer tuvo que vencer incluso pensamientos que la llevarían de regreso con su hija sin solución alguna para su problema.

Acerca Alejandro Solórzano Rodriguez

Siervo de Dios

También Revise

Predicas Cristianas.. Grande y poderoso es Dios

No somos puros, pero Él nos purifica

Mensajes Cristianos, cuanto más impuros nos sentimos, más rápido tenemos que buscarlo. Él tiene el poder y la misericordia para limpiarnos de nuestro pecado...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *