Hágase como tú quieras

Sin embargo la mujer cananea le responde a Jesús con toda fe y con toda humildad, sin nada de arrogancia, ni decretando nada, sólo como alguien que cree con todo su corazón en que está ante la persona que la va ayudar a sanar a su hija. vers. 27 «Y ella dijo: Sí, Señor; pero aun los perrillos comen de las migajas que caen de la mesa de sus amos.»

En otras palabras esta mujer dijo algo mas o menos así

Anuncios

Señor sé que no soy digna de ti ni de estar ante ti siquiera, sé que soy poco menos que nada, pero ayúdame por favor, sé que sólo tú puedes ayudarme y también sé que aunque no soy hija tu puedes ayudarme si tu quieres. La Fe de esa mujer es la fe que nos enseña la carta a los Hebreos que deberíamos tener y, que esta mujer tenía por lo visto. 

Hebreos 11:1 «Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.»

Esta mujer cananea creyó en Jesús y creyó que sólo él la podía ayudar con su hija.

  • Ella visualizó la sanidad de su hija desde que iba en camino al encuentro con Jesús.
  • Ella veía a su hija sana y la veía libre de ese demonio.

Y esta fe es la que llamó la atención de Jesús, esta fe maravilló a Jesús 

En la Biblia encontramos que es tu fe lo único que puede maravillar a Jesús, de ahí en fuera es casi imposible que puedas maravillar a Jesús con algo mas. En el evangelio de Mateo encontramos esta historia donde vemos a Jesús maravillado por la fe de un hombre. Mateo 8:10 «Al oírlo Jesús, se maravilló, y dijo a los que le seguían: De cierto os digo, que ni aun en Israel he hallado tanta fe«.

Anuncios

Esta mujer cananea usó de su fe, y lo hizo de tal modo que movió a misericordia a Jesús que le dijo…

vers. 28 «Entonces respondiendo Jesús, dijo: Oh mujer, grande es tu fe; hágase contigo como quieres. Y su hija fue sanada desde aquella hora.»

Ella al fin recibe lo que tanto anhelaba. 

Ella recibe la sanidad y la libertad de su hija, ella no desmayó, ella no se rindió y así ella obtuvo lo que tanto buscaba.

Jesus le dijo: !HÁGASE CONTIGO COMO QUIERES! No hay mucha diferencia en nuestros días, hay casos y cosas en las que sólo Jesús puede ayudarte, quizá te has encontrado con situaciones adversas como estas y has desistido de clamar a Dios. 

O en su defecto has buscado salir o solucionar tu situación de muchas otras maneras o con muchas otras personas y nada has obtenido, nada realmente que te pueda ayudar, nada que realmente valga la pena.

Anuncios

Es Cristo el único que puede ayudarte, no desmayes, clama a Él, humíllate delante de Él.

Jesus dijo: Mateo 11:28-30 «Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.  29 Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; 30 porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga»

No te vayas de este lugar con tus cargas y tus luchas, no te vayas con tus problemas, deposítalos en Jesús, déjaselos a Jesús. Él sabrá como ayudarte, atrévete a llevar el yugo del Señor su carga es ligera. No te vayas de la misma manera que llegaste a este lugar, cree en Jesús y en el poder que tiene para bendecirte. Fue en la cruz que Él llevó nuestras enfermedades y nuestros dolores según lo dice el libro de Isaías 53:4-5.

En otras palabras, todo fue clavado en la cruz del Calvario, de manera simbólica tú puedes dejar en la cruz todas tus angustias, tus enfermedades y tus dolores. Cualquier problema, déjalo en la cruz y déjalo en las manos de Jesús.

Ilustración para concluir…

Durante sus vacaciones en el mar una familia presenció una tempestad enorme.  Las olas eran sumamente grandes, los vientos eran tan fuertes que sacudían violentamente las embarcaciones que estaban amarradas al muelle.  Un jovencita de apenas doce años miraba desde la ventana y se fijó que sólo una boya flotaba serenamente en aquel turbulento mar y se mantenía en su lugar a pesar de los vientos fuertes. 

La jovencita les dijo a los demás que la boya era la única cosa que parecía no tener miedo, porque aunque se hundía de vez en cuando, siempre volvía a subir sin daño y volvía en el mismo lugar. Entonces el papá de la jovencita le explicó que la boya se mantenía firme a pesar del viento fuerte porque estaba amarrada a un ANCLA en el fondo del mar.  Y también le dijo que así es nuestra vida, cuando nuestra fe está anclada en Cristo.

Y añadió si nosotros tenemos LA FE EN CRISTO podemos enfrentarnos sin temor y con calma a cualquier viento contrario en la vida ya que estamos ANCLADOS EN CRISTO.

Él quiere bendecirte no lo rechaces.

© Alejandro Solórzano Rodriguez. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones… Mensajes Cristianos

Acerca Alejandro Solórzano Rodriguez

Siervo de Dios

También Revise

Predicas Cristianas.. Grande y poderoso es Dios

No somos puros, pero Él nos purifica

Mensajes Cristianos, cuanto más impuros nos sentimos, más rápido tenemos que buscarlo. Él tiene el poder y la misericordia para limpiarnos de nuestro pecado...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *