El Espíritu Santo habite en nosotros

Mensajes Cristianos

Mensajes Cristianos Texto bíblico: «Porque el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad.» (2 Corintios 3:17)

 Tenemos el Espíritu de Dios en nosotros

Desde que fuimos llamados y respondimos, Dios está con nosotros. Desde antes también lo hizo, invitándonos a ser hijos suyos. Por el bautismo hemos muerto al hombre viejo, y hemos renacido como hombres nuevos para una vida nueva. Desde entonces, el Espíritu hizo de nosotros su morada.

Ahora depende de nuestro obrar y de nuestros pensamientos si Él seguirá habitando en nosotros. Porque un alma pecadora no puede ser el lugar donde habite el Espíritu del Señor. Debemos mantenernos puros para que su presencia no nos abandone. Y si bien nunca dejaremos de ser pecadores, pidiendo con fe la conversión y arrepentidos de corazón, dejaremos que nos purifique con su poder. (1 Corintios 6:19-20)

Anuncios

Nunca podremos considerarnos dignos de que habite en nosotros el Espíritu Santo. Pero no es una cuestión de dignidad simplemente, sino de búsqueda de Dios. Él nos ha prometido que nunca abandonará al que lo busque. Y nosotros, cuando pedimos el Espíritu Santo, lo estamos buscando con tanta ansia, que deseamos ser su templo.

Antes de la venida de Cristo, la relación con Dios era distinta. No teníamos conocimiento total de su Palabra. Estábamos presos de la iniquidad, y no teníamos los medios para la salvación, porque la muerte se enseñoreaba de nosotros. Con su venida, y luego el envío del Espíritu Santo, no estuvimos solos nunca más.

El Espíritu no nos abandonará nunca

Porque el Espíritu Santo es lo más íntimo que tenemos. Podemos decir que un amigo nos conoce, que nuestra madre nos conoce. Pero nadie puede conocernos tanto como el Espíritu Santo. Él sabe de nuestras debilidades y de nuestros deseos. Conoce nuestra necesidad antes incluso que nosotros mismos. Por eso, debemos pedirle a Él que no nos abandone.

Y si no lo echamos por el pecado o la falta de amor a Dios, no lo hará. Tenemos la promesa de Cristo de dejarnos un abogado ante el Señor. El Espíritu es ese abogado, que intercederá ante el Padre por nuestra salvación. Él es el consolador que Jesús nos brindó hasta que Él vuelva. (Juan 14:16)

Anuncios

Cuando creamos que hemos sido abandonados por Dios, porque nos asalta el desaliento y la tristeza, debemos recordar esto. Dios no sólo está cercano, sino que está dentro nuestro inspirándonos que busquemos su presencia. No nos abandona, nosotros no debemos abandonar nuestro trato con Él. Oremos con fe y obremos con amor para vivir en su presencia.

La Palabra de Dios es la voz del Espíritu

Cuando Cristo ascendió a los cielos, los apóstoles estaban atemorizados. Se sentían abandonados y perdidos. Pero Cristo vino y les dio el Espíritu Santo. Desde entonces, habita en los creyentes y les impulsa a dar a conocer a Cristo al mundo. Su voz es la que hizo que los discípulos recordasen las enseñanzas del Señor y las pusieran por escrito.

Por eso, en la Palabra de Dios está presente la voz del Espíritu Santo. Debemos oírla con atención y humildad. Él nos dará la fuerza para entregarnos con alegría al servicio de Dios. Pero si no conocemos su enseñanza, nunca podremos seguir sus preceptos. Escuchemos y pongamos por obra lo que Cristo nos enseñó y el Espíritu Santo nos hizo recordar. (Juan 14:26)

Debemos reunirnos alrededor de la Palabra de Dios y aspirar a ser verdaderos discípulos suyos. El discípulo no sólo escucha a su maestro, sino que pone en práctica lo que le enseñó. El Espíritu Santo nos dará la luz necesaria para comprenderla y saber aplicarla a nuestra vida. Hagámoslo con su sabiduría y con el amor de los hijos de Dios que han renacido en el Espíritu Santo.

Conclusión

El Espíritu Santo está en nosotros. Es nuestra culpa si lo alejamos por el pecado y la negligencia en atender a su voz interior. Debemos pedir la conversión del corazón y arrepentirnos verdaderamente, para ser una morada digna para el Señor. Nunca seremos totalmente puros, pero sí podemos ser verdaderamente arrepentidos y fieles a su inspiración. (Lucas 11:13)

Anuncios

Si buscamos en la Palabra de Dios, encontraremos el consuelo. Porque allí, el que nos habla es el Espíritu Santo que la ha inspirado. Él es el que nos recordó las enseñanzas de Cristo para que podamos ponerlas en práctica. Pidámosle a Él la constancia para ser discípulos fieles del Señor.

© Lorenzo Garcia. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones… Mensajes Cristianos

Acerca Lorenzo Garcia

Siervo de Jesucristo. Me gusta leer la palabra de Dios y redactar mensajes cristianos que espero le sirvan de bendición.

También Revise

Bosquejos Biblicos... No dejes de arruinar tu perfume

Un perfume para Dios

Mensaje Cristianos, a quienes hemos creído en el Señor se nos ha dicho que nuestros pecados han sido perdonados, aunque hayan sido grandes. Debemos estar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *