Determinados

Mensajes Cristianos

Mensajes Cristianos Texto Biblicos: Rut 1

Introducción

Existió en la tierra gran hambre en los tiempos de los jueces. En este tiempo vivió Elimelec, su esposa Nohemí, sus dos hijos y las esposas de ellos. Sin embargo con el tiempo murió Elimelec y sus dos hijos, quedando solo Nohemí y sus dos nueras. 

Noemí entonces se regresó a su pueblo pues escuchó que Dios los había visitado y había comida en su casa. Así que despidió a sus dos nueras para que regresaran a la casa de sus padres pues no tenía nada para ellas. Sin embargo Rut decide quedarse con ella y le declara unas palabras que quedaron grabadas en la palabra de Dios para siempre. 

Anuncios

El hambre en la tierra

Es de especial relevancia el hecho que Rut no era del pueblo de Israel, sino que pertenecía al pueblo de Moab. Los hijos de Elimelec tomaron esposas de este pueblo y no de las mujeres de Israel. 

Podemos aprender que el hambre en la tierra era producto del pecado de la misma, pues Dios había visitado a su pueblo y en Israel no había hambre como en el resto de los pueblos. Dios está con su pueblo, debemos aprenderlo. El pecado no traerá nunca abundancia, sino destrucción y escasez. 

Mas Dios siempre esta con su pueblo, nunca los dejará desamparados. Fueron muchas las veces que Dios alimentó a su pueblo aun en medio del desierto. Dios no nos dejará ni un instante, Él nos alimentará cada día de nuestra vida, de eso debemos estar seguros. 

La determinación de Rut

Aun cuando Noemí despidió a sus dos nueras, pues sus hijos habían muerto, hubo una de ellas que no la dejó. Rut, a pesar de la insistencia de Noemí, se quedó con su suegra y la siguió a donde ella fuera. Esas fueron sus palabras, a donde tu vayas, yo iré, donde tu vivas yo viviré. Esa fue una gran determinación de Rut. 

Anuncios

Dios quiere que seamos tan determinados como Rut. No que creamos a medias o que obedezcamos a medias. Él quiere que nuestro sí sea sí y nuestro no sea no. En Apocalipsis leemos con Dios vomita a los que no son ni fríos ni calientes. La determinación de seguir a Dios debe ser total en nuestra vida. 

Dios no se agrada de aquellos que le buscan en ciertas cosas, o le obedecen en ciertas cosas, pero en las demás prefieren arreglárselas por ellos mismos. Dios busca hombres y mujeres que crean en Él ciegamente. Que confíen en Él a pesar de cualquier circunstancia. Que en todas las cosas comprobemos si lo que hacemos es del agrado de Dios o no. Si a Dios queremos agradar debemos entregarnos totalmente a Él.

La bendición de Dios

Por voluntad de Dios, un pariente de Noemí se enamora de Rut, y este puede adquirir las tierras de ella y puede casarse con Rut. Esto para redimir esas tierras y que ningún extranjero poseyera la tierra y para que el nombre de los hijos de Noemí no se perdiera.

Estas bendiciones llegaron a Rut pues siempre fue obediente a su suegra. Dios quiere que seamos obedientes a Él para que pueda bendecirnos. La bendición de Dios llegó a ellas, solo había un pariente que tenía derecho antes que Booz, el pariente de Noemí, de redimir las tierras, pero por temor a perder su heredad no pudo redimir y le cedió a Booz el derecho. 

A pesar de las circunstancias difíciles Dios encontró una oportunidad de bendecirlas. Dios siempre buscará como bendecirte, no importa la circunstancia actual, Él quiere darte más. Solo pide obediencia como la de Rut. Y determinación para ser totalmente de Él. 

Anuncios

Sobreabundancia

Las bendiciones de Dios llegaron a Noemí y Rut. La decisión de Rut fue completa al seguir a su suegra a donde estuviera, ella le dijo tu Dios, será mi Dios. Esa determinación, como vimos, fue premiada. Booz se casa con Rut, redime las tierras de Noemí, hay abundancia de comida para todos. Dios es quien da las bendiciones, estas no traen tristeza. 

Rut recibe una bendición especial en la voz de los ancianos que fueron testigos cuando Booz manifestó el deseo de comprar las tierras de Noemí, que se leen el los versículos once y doce del capítulo cuatro. Esta bendición que fue declarada por estos ancianos llegó a ser una realidad. 

Si a Dios obedecemos, aun cuando estemos siendo bendecidos, Dios añadirá bendiciones adicionales. Aun cuando podamos decir Dios me ha bendecido, Dios puede añadirnos más sobre esas bendiciones. Esto pasa cuando no las buscamos, sino buscamos obedecerle con total determinación en nuestro corazón y Él decide añadirnos más. Rut tuvo un hijo, este hijo fue Obed, quien a su vez fuera el padre de Isaí, el padre de el Rey David.

En la misma genealogía del rey David aparece Rut como su bisabuela. En la misma genealogía de Jesús está registrado el nombre de Rut, pues las bendiciones de Dios sobrepasan el entendimiento. Dios quiere bendecirnos hasta que sobreabunde, solo debemos de obedecerle y ser determinados como Rut.

© Mauricio Alvarez. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones… Mensajes Cristianos

Acerca Mauricio Alvarez

Siervo de Jesucristo desde 1,999, amante de la palabra de Dios. El Señor me ha concedido servir con jóvenes y posteriormente con Escuela Dominical. Predicador de un Dios vivo a quien damos toda la gloria.

También Revise

Mensajes Cristianos.. Delante de Dios

Delante de Dios

Mensajes Cristianos Cortos. Cuando Dios se levanta la tierra tiembla. Es tan grande su poder que aún el universo tiene el sello de Dios, la muestra de su poder

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.