Amigo Espíritu Santo

Mensajes Cristianos

Mensajes Cristianos Texto Biblico: «Si me amáis, guardad mis mandamientos. 16 Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: 17 el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros.» Juan 14:15-21 (RVR1960)

Introducción

Cuando Jesús se fue de esta tierra les dijo a sus discípulos que no les dejaría solos. Los discípulos habían estado todo el tiempo con el Maestro y al momento que Él se fuera no sabían que debían hacer. Pero en el día de Pentecostés el Espíritu Santo descendió del cielo sobre cada uno de los que estaban en ese lugar. 

Es importante destacar que los que estaban ahí reunidos lo estaban para buscar de Dios, para pedirle a Él y estar en comunión los unos con los otros. Estando en esa actitud fueron llenos del poder de Dios a través del Espíritu Santo. 

El Espíritu Santo es una de las tres personas de la trinidad. El Espíritu Santo es Dios. Por lo tanto no debe ser considerado menor que eso. Él es Dios manifestado a veces en forma de paloma (Lucas 3:22), a veces en forma de viento (Hechos 2:2). Pero no importa tanto su forma sino su esencia

O es carne o es Espíritu (Gálatas 5:16)

Existen los frutos de la carne y los frutos del Espíritu. Si satisfacemos la carne no podemos estar en el Espíritu, por lo tanto Dios no está en nosotros. En Gálatas 5:22 podemos leer cuales son esos frutos del Espíritu. Todo cristiano debe tener esos frutos en su vida. Esto solo Dios lo puede hacer. 

En cambio si andamos en la carne obtendremos todo lo contrario. Muchos son los frutos de la carne y ninguno de ellos debe estar en nosotros para que el Espíritu Santo pueda llenarnos de Él. Dios es luz y su Espíritu nos quiere santos como Él es santo. 

Dones del Espíritu (1 Corintios 12:4)

También hay dones que brinda el Espíritu Santo a sus hijos. Sea uno u otro don quien los hace es el Espíritu Santo. Dios no está dividido, es uno solo. Así sus hijos debemos ser una sola iglesia y debemos recibir estos dones que el Espíritu Santo regala. 

El Espíritu Santo es poder de Dios. Puede obrar maravillas como lo hizo en el pasado con los profetas. El Espíritu Santo es fuego y a través de Él son hechos los milagros. Le debemos reverenciar y anhelar esos dones espirituales. 

Espada espiritual (Efesios 6:17)

El espíritu Santo también es nuestra Espada, con la cual podemos atacar las huestes de maldad. Es quien nos da fortaleza al hablar y testificar. Es quien obra milagros de sanidad. El espíritu Santo es nuestra espada, quien nos defiende y con quien podemos hacer frente a los enemigos de Dios. Es una espada poderosa que obra en nosotros por medio de su palabra. 

Testimonio a nuestro espíritu (Romanos 8:16)

Hay personas que en el pasado fueron muy pecadores y al venir al Señor no pueden creer que Dios les perdone de todos sus pecados. El Espíritu Santo tiene que obrar de una forma especial con estos nuevos creyentes para que comprendan el amor de Dios.  Estos nuevos convertidos intentan comprender las cosas de Dios con la mente natural y esto no les permite la comprensión de la gracia de Dios. Pero el Espíritu Santo toca a nuestro espíritu y nos da el testimonio que hemos sido perdonados. 

Cuando el Espíritu Santo hace esto, viene el gozo de Dios a nuestra vida y sabemos que hemos sido perdonados de todas nuestras faltas no importando lo malas que hayan sido. Comprendemos que la gracia de Dios sobrepasa nuestro entendimiento y solo sabemos que hemos sido perdonados. Es un testimonio interno, que no se puede ver pero se puede sentir. 

Nuestro intercesor (Romanos 8:26)

El Espíritu Santo nos ayuda cuando debemos pedir a Dios. Nos enseña como debemos pedir y Él mismo intercede a Dios por nosotros. Jesús le dijo a los discípulos que el Espíritu Santo les daría las palabras que debían decir cuando fueran perseguidos por su nombre. En otras palabras el Espíritu Santo habla a través de nosotros para que digamos las palabras que Dios quiere y no las que nosotros queremos. 

El poder de Dios en nuestras vidas con Dones, frutos y también intercediendo por nosotros, eso es el Espíritu Santo. Cuando el viene a nuestra vida podemos sentir su poder, su testimonio en nosotros y estar confiados de sus obras. 

Es poderoso (2 Timoteo 1:7)

Podemos sentir ese poder, el poder de Dios en nuestras vidas cuando el Espíritu Santo viene a nosotros y nos llena de Él. El Espíritu Santo fue quien le dio a Pedro la capacidad de predicar ante una multitud y que miles se convirtiera, pues es el mismo Espíritu quien convence de pecado. 

También se puede contristar y alejarse de nosotros, pero debemos ocuparnos de Él y no de las cosas de la carne. Dios es Espíritu y desea que le adoremos en Espíritu y verdad. Busquemos esa llenura de Dios, esa llenura del Espíritu Santo, para que experimentemos ese poder de Dios para hacer milagros, para convencer al pecador, para tener nosotros el testimonio de la voluntad de Dios.

© Mauricio Alvarez. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones… Mensajes Cristianos

Acerca Mauricio Alvarez

Siervo de Jesucristo desde 1,999, amante de la palabra de Dios. El Señor me ha concedido servir con jóvenes y posteriormente con Escuela Dominical. Predicador de un Dios vivo a quien damos toda la gloria.

También Revise

Completa paz | Mensajes Cristianos

Completa paz

Mensajes Cristianos. El mundo no puede ofrecernos paz. Lo que el mundo ofrece es una falsa paz, porque no hay paz en el pecado. El pecado trae consigo la muerte..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *