Nuestro libertador

Mensajes Cristianos

Mensaje Cristiano Texto Biblico:Jehová, roca mía y castillo mío, y mi libertador; Dios mío, fortaleza mía, en Él confiaré; Mi escudo, y la fuerza de mi salvación, mi alto refugio.Salmos 18:2

Introducción

David fue rey en Israel y durante su reino tuvo muchas batallas, muchos enemigos con quienes peleó. En muchas ocasiones se encontró afligido, rodeado y con peligro de muerte. Pero Dios siempre estuvo a su lado, por eso David alabó a Dios constantemente por la victoria que Él le daba.

Alaba a Dios

Lo primero que hace en este Salmo 18 es alabar a dios por lo que Él es. David confiesa que Dios es su roca, sobre la cual se puede parar firme sin miedo a ser hundido. Dios es su libertador, quien lo libra del enemigo. Dios es su castillo amurallado, el cual nadie puede atacar, sino que está seguro dentro de el. Dios es nuestra fortaleza, el que nos rejuvenece como las águilas. Dios es nuestro escudo, quien no permite que los ataques del enemigo nos hagan daño. Dios es nuestro alto refugio.

Anuncios

Pablo también escribe y pregunta quién puede separarnos del amor de Dios. Dios es el que está a nuestro lado y nada puede dañarnos. Si Dios es por nosotros nada puede atacarnos pues Él sale en nuestra defensa. Dios está alrededor de su pueblo para defender. David decía invocaré a Jehová y entonces será salvo.

Dios se mueve en medio de la alabanza de su pueblo. Cuando Dios llega no hay enemigo que pueda mantenerse en pie. No hay quien nos ataque si Dios es quien nos protege del mal.

Aunque el enemigo sea fuerte

No debemos menospreciar al rival. Sabemos que el enemigo era un querubín en el reino de los cielos. Era tanta su belleza que se rebeló contra Dios, quien lo expulsó de los cielos. Ahora se ha ensañado contra la raza humana y no quiere que nadie se salve. Es por eso que está constantemente atacándonos. Busca nuestras partes débiles para hacernos el mayor daño posible. 

Pero debemos refugiarnos en el Señor. Él usa de nuestras debilidades para convertirlas en fortalezas. Solo debemos clamar a Él, pedir a nuestro Dios ayuda en nuestras debilidades. Clamemos al Señor, Él responderá desde su templo. Desde el cielo nos escucha y se dispone a socorrernos de toda maldad. No quiere el Señor que nos apartemos de Él, por lo que nos defiende de cualquier ataque del enemigo. 

Anuncios

Con poder, con gloria Él nos defiende. Con maravillas Dios se apiada de nuestra debilidad y nos ayuda a vencer la tentación. Nos ayuda a pelear las batallas espirituales y salir victoriosos en su nombre. Debemos estar sometidos al Señor y él obrará en nuestras vidas. 

Cantaremos su nombre

Sometamos a Dios nuestro cuerpo, nuestra alma y espíritu y veremos su gloria. Alabemos al Señor de día y de noche, en la tormenta y en la calma. Entonces veremos su gloria sobre nosotros. 

Veremos cómo los enemigos caen uno a uno. Veremos cómo el Señor se levanta como poderoso gigante para defendernos y vencer a todos los adversarios. En Dios debemos refugiarnos y nada nos detendrá. Caminaremos y caerán a nuestro alrededor y vendrán ataques de cualquier lado pero ninguno de ellos nos afectará. Porque hemos puesto a Dios por nuestro guardador, por nuestro defensor y nuestro libertador.

No estemos afligidos, sino confiemos que veremos su poder. Los problemas caerán. Las enfermedades desaparecerán, porque hemos puesto al Señor como nuestro Dios. Dios se ha levantado para defendernos. Dios se ha levantado para cuidar a sus hijos, no habrá quien los toque.

Entonces cantaremos con nuestra voz su nombre. Gritaremos lo grande que es, lo poderoso y como nos ha salvado. 

Anuncios

Las naciones lo sabrán

La salvación de Jehová lo verán las naciones y temerán. Conocerán al verdadero Dios por sus obras, por sus maravillas y por su misericordia. Es nuestro Dios, nuestro Padre y nuestra victoria sobre el enemigo.

Dios es nuestra victoria, no habrá mal que nos sobrevenga, no habrá peste contra sus hijos. no habrá enemigo que pueda resistirle. Si estamos de la mano de Dios no hay enemigo que se levante para hacernos daño, pues si se levanta contra nosotros, contra nuestro Padre se levanta y contra Él nadie puede mantenerse en pie.

Es lo único que necesitamos, estar asidos de la mano de Dios. Es todo lo que necesitamos para obtener la victoria. Y al tenerla lo que debemos hacer es alabarle. En espíritu y en verdad. Es lo que el Señor quiere y busca, adoradores en espíritu y verdad. Estoy necesitado, debo buscar a Dios. Estoy en paz igual debo buscarle.

En todo tiempo nuestra confianza y fe debe estar en las manos del Señor. Entonces Él nunca nos dejará y siempre estaremos seguros, caminando con confianza y tranquilidad. Dios es nuestro amparo y fortaleza. Dios es nuestro libertador. Celebremos y alabemos su nombre para siempre. Así como Él es, así debe ser su alabanza, por los siglos de los siglos.

© Mauricio Alvarez. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones… Mensajes Cristianos

Acerca Mauricio Alvarez

Siervo de Jesucristo desde 1,999, amante de la palabra de Dios. El Señor me ha concedido servir con jóvenes y posteriormente con Escuela Dominical. Predicador de un Dios vivo a quien damos toda la gloria.

También Revise

En las manos de Dios.. Mensajes Cristianos

En las manos de Dios

Mensajes Cristianos. Si Dios tiene todo en sus manos, si todo el control le pertenece, entonces lo sensato es ponernos nosotros también en Sus manos, pues en Él

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.