Lava tus pies

Mensajes Cristianos

Texto Biblico:Jesús le dijo: el que está lavado, no necesita sino lavarse los pies, pues está todo limpio; y vosotros limpios estáis, aunque no todos.” (Juan 13:10)

La costumbre

En el tiempo en que Jesús anduvo por la tierra era costumbre recibir a los invitados en casa y que hubiera un recipiente con agua para que se lavara los pies. Si el anfitrión tenía sirvientes uno de ellos lavaba los pies de los invitados.

Esta costumbre no solo existió en los tiempos de Jesús, sino mucho antes, vemos como Abraham le dice a los tres varones que le esperen y hará traer agua para que se laven los pies (Génesis 18:4). Esto debido a que el camino estaba lleno de polvo, usaban sandalias y los pies se ensucian con el polvo del camino. Por eso antes de entrar era una casa era necesario lavarse los pies.

Anuncios

Sin embargo no se acostumbraba que el anfitrión lavara los pies de los invitados o que se los lavaban los unos a los otros. Pero en esta ocasión Jesús decide hacerlo Él mismo y lava los pies de sus discípulos. Sabemos que Jesús no se acomodaba a las disposiciones de la costumbre o los ritos humanos como mandamientos sino tenía como prioridad hacer la voluntad de Dios.

Mensajes cristianos para compartir – Mensajes cristianos de animo

Jesús lava los pies de sus discípulos

Jesús estaba por ser entregado por Judas, pero antes que eso pasara celebraba la pascua con sus discípulos. Durante la cena se levanta de la mesa y comienza a lavar los pies de ellos y a enjugarlos con una toalla. Sin embargo Simón no quiere permitir que Jesús le lave los pies, pues es su Señor.

Pero la respuesta de Jesús lo hace retroceder al instante de su intención de no permitirle a Jesús hacer lo que había empezado. jesús le dice que si no se deja lavar los pies por no tendrá parte con Él. Al instante pedro da marcha atrás y deja que Jesús le lave los pies.

La respuesta de Jesús puede parecer dura y quizá los discípulos se sorprendieron de sus palabras. Pero el Señor tenía previsto realizarlo y enseñarnos algo importante para nuestra salvación. El Señor sabía que toda autoridad la había recibido del Padre y que pronto volvería a Él. Jesús sabía que su muerte estaba cerca y conocía cada uno de los padecimientos que estaban por venir, por eso decide enseñar a sus discípulos de lo que está por venir.

Anuncios

Jesús nos limpia de maldad

Dice la palabra de Dios que si confesamos con nuestra boca y creemos en nuestro corazón en Jesucristo, seremos salvos. También dice 1 Juan 1:7 que si andamos en luz la sangre de Jesucristo nos limpia de todo pecado. Ese fue el regalo de Jesús para la humanidad, el derramar su sangre para que a través de ese sacrificio pudiéramos obtener el perdón de nuestros pecados. 

Al venir a Jesucristo arrepentidos por una vida de maldad y le recibimos en nuestro corazón. Cuando con nuestra boca le pedimos perdón y le reconocemos como nuestro Señor y Salvador, la gloria de Dios viene sobre nuestra vida y recibimos el perdón de pecados. Alguno podrá ver sus maldades pasadas y pensar que no es posible así recibir tan grande amor, pero así es el amor de nuestro Señor, excede a todo conocimiento y su amor es eterno.

Ese amor nos ha alcanzado y ahora tenemos de Dios el perdón de pecados, la misericordia de Dios nos ha alcanzado y a Él debemos dar gloria para siempre. Aunque Jesús fue a la cruz por elección, pues siendo Dios no tenía por qué pagar por el pecado de toda la humanidad. Pero así lo hizo, así quiso redimirnos, así nos mostró su amor.

Lo que sucede cuando venimos a Jesús es que somos bañados por su sangre y esta nos limpia de todos nuestros pecados. Somos limpios completamente y una nueva vida empieza en nosotros. Somos sumergidos en su amor y las manchas de nuestro pecado son eliminadas, ahora solo tenemos el color de su sangre en nuestra alma.

Lavarse solo los pies

Pedro después de las palabras de Jesús no solo le pide que le lave los pies, sino también las manos y la cabeza. Pero Jesús nuevamente lo corrige y le dice que no necesita lavarse sino solamente los pies, pues ya estaban limpios, solo necesitaban lavarse los pies. Pero Jesús aclara que no todos ellos están limpios, pue sabía que Judas le iba a traicionar.

Anuncios

El Señor ya nos ha perdonado, nos limpio de toda maldad, pero en nuestro caminar por el mundo de maldad, el polvo se pega en nuestros pies. Es necesario entonces solo lavarse los pies pues ya hemos sido perdonados de nuestros pecados.

No significa esto que volvemos a pecar y al cometer pecado tenemos ya el perdón de Dios, de ninguna manera. Jesús le dijo a la mujer adúltera que no peque más, pero si hemos cometido faltas, si hemos sido contaminados por este mundo tenemos un abogado para con el Padre. Es necesario entonces constantemente lavarnos los pies, venir ante Dios y pedirle perdón.

También nos pide el Señor que así como lo hizo Él, lavemos los pies los unos a los otros. Su palabra nos aclara que debemos tratar de restaurar al hermano que ha pecado, así es como lavamos los pies los unos a los otros. Debemos considerar que somos humanos y vulnerables también, por lo tanto debemos ser misericordiosos con los demás, así como Él nos ha enseñado.

Dios es bueno, hemos recibido su perdón, ya somos limpios y constantemente podemos venir delante de Él humillados y pedirnos que nos continúe limpiando por ese polvo que del mundo se pega en nuestros pies. Dios es bueno y su sangre nos limpia de toda maldad.

© Julio Torres. Todos los derechos reservados.

Acerca Julio Torres

Siervo de Jesucristo, y amante de la palabra de Dios.

También Revise

Estudios Biblicos... Central de Sermones

Confía en Dios

Al poner nuestra confianza primero en Dios obtenemos su favor. Dios se Aagrada de aquellos que confían en Él y le ponen siempre en primer lugar en sus vidas.

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.