El fuego de Dios

Mensajes Cristianos

Texto Biblico:Y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos. Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen” (Hechos 2:3-4)

La presencia de Dios prometida

El fuego en la biblia se ha relacionado con la presencia de Dios. Jesús prometió a sus discípulos que Él se iría pero que enviaría al Espíritu Santo para que les acompañara en su caminar con Dios. Esta promesa se cumplió en el día de pentecostés y el Espíritu Santo vino sobre la iglesia de Jesucristo como lenguas de fuego sobre cada uno de los presentes.

La promesa del Espíritu Santo ya había sido profetizada en el pasado, pero desde ese momento vino sobre cada hijo de Dios y Él es quien nos guía en toda nuestra vida cristiana. Ahora tenemos al Espíritu de Dios en nuestro interior pues nuestro cuerpo es templo de Él. Debemos cuidar de que esté siempre agradecido de vivir en nuestro corazón, obedeciendo y dejando que nos guíe hacia toda verdad, hacia todo lo que agrada a Dios.

El fuego de Dios en nuestras vidas nos permite hacer cosas que no son posibles con nuestras habilidades naturales. Dios en nosotros no tiene limitaciones más que las que le pongamos con nuestra fe. Jesús les indicó a sus discípulos que necesitaban fe como un grano de mostaza para decir a los montes que se movieran. Dios quiere que tengamos fe para obran en nuestra vida y a través de nosotros de una manera sobrenatural.

Moisés y la zarza ardiendo

También vemos cómo Dios se manifestó a Moisés por medio de una zarza ardiendo. Moisés la veía arder pero esta no se consumía. La presencia de Dios se manifestó a Moisés y pudo él hablar con Dios. 

Dios también ha dicho que es fuego consumidor. Vemos como se manifestó como fuego consumiendo el sacrificio ofrecido por Elías. Dios es fuego que quema la maldad en nuestro interior permitiendo que seamos purificados por su poder. 

Moisés pudo ver ese fuego de Dios, pero ahora Dios permite que ese fuego esté en nuestro interior, purificando, guiando, haciendo obras maravillosas desde dentro nuestro. Si lo dejamos obrar, Dios puede hacer maravillas a través de sus hijos. No hay nada que Dios no pueda hacer, aunque seamos débiles Dios puede glorificarse de una forma especial.

El fuego de Dios está en nuestro interior, nada ni nadie puede hacerle frente a Dios. Nada puede dañarnos cuando tenemos a Dios en nuestro corazón, nada puede dañar a los hijos del Dios Todopoderoso. Moisés fue enviado por Dios para liberar a su pueblo de la esclavitud, pudo ver maravillas pues aceptó el llamado y no tomó en cuenta sus limitaciones sino que fue obediente. 

Columna de fuego

El pueblo de Israel, luego de ser liberados de la esclavitud en Egipto, caminaron por el desierto, pero Dios iba con ellos. Una columna de fuego los guiaba durante la noche, una columna de nube los guiaba durante el día, a donde quiera que Dios los enviaba siempre iba Él delante de ellos.

Nunca se apartó del pueblo la columna de nube o la comuna de fuego, pues el día que se apartara de ellos es que la presencia de Dios no iba delante. Entonces sería presa fácil de las naciones a donde Dios los estaba llevando.

Pero mientras la presencia de Dios estaba con ellos serían invencibles. De la misma manera si la presencia de Dios está con nosotros, podemos ser enviados por el Espíritu a donde sea que seremos más que vencedores en todas las cosas, pues Dios va con nosotros.

Cuando tenemos el fuego de la presencia de Dios en nuestro corazón podemos enfrentarnos a gigantes, podemos cruzar mares de pruebas, podemos enfrentar leones, porque Dios está de nuestro lado. Cuando Dios está de nuestro lado no hay ejército que pueda vencernos, no hay fiera que pueda amedrentarnos.

La presencia de Dios nos da poder para resistir las tentaciones, para resistir al diablo y que huya de nosotros. La presencia de Dios en nuestra vida nos trae libertad.

Nuestro sol

Dios con fuego se manifiesta en nuestra vida. Pero así como el oro se prueba con fuego, somos también probados cuando pasamos el fuego de la presencia de Dios. Si hay algo malo en nuestra vida Dios lo quema con su fuego santo. Eso es doloroso, pero necesario para que podamos estar delante de la presencia de Dios y no ser consumidos por Él.

Moisés vio muchas señales y maravillas dirigiendo al pueblo de Israel. Elías fue llevado en un carro de fuego, los primeros cristianos vieron esas lenguas de fuego. Todos ellos contemplaron el poder de la presencia de Dios y vieron milagros dondequiera que anduvieron. Así Dios quiere que recibamos el fuego de su presencia en nuestro interior para que también veamos su gloria manifiesta en nuestra vida.

Dios quiere obrar milagros a través nuestro, milagros de sanidades, milagros de maravillas en derredor nuestro, debemos estar dispuestos a albergar el fuego de Dios en nuestra vida, debemos estar dispuestos a ser dirigidos por Él para que nos lleve de gloria en gloria y de victoria en victoria.

No es fácil pues nuestra naturaleza natural nos quiere obligar a seguir los deseos de la carne, pero el poder de Dios es más grande para llevarnos hacia donde Él desea. 

Dejemos que el fuego de Dios queme toda maldad en nosotros y contemplemos la gloria de Dios por medio del poder se su santo Espíritu. Que la presencia de nuestro buen Dios esté con cada uno de nosotros en todo momento. Que la presencia de Dios nos lleve a contemplarlo algún día y que sea Él nuestro sol.

Gloria a Dios por su presencia en nuestra vida, porque a pesar de que aún no podemos verle, le podemos sentir y le podemos escuchar cuando nos habla con sus dulces palabras. Que el fuego de Dios esté en nuestras vidas cada día.

© Ricardo Hernández. Todos los derechos reservados

Acerca Ricardo Hernandez

Servidor de nuestro Señor Jesucristo. Entregue mi vida a Cristo hace más de 20 años, y me gusta compartir los mensajes cristianos que Dios pone en mi corazón.

También Revise

Estudios Biblicos - Como a un vaso más frágil

Una mujer virtuosa

Mensajes Cristianos - Como mujer tenemos mucho que aportar hacia congregación, el hogar, la familia y sobre todo ser el ejemplo a seguir de nuestras hijas.

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.