Orando sin cesar

Mensajes Cristianos

Predica de Hoy: La oración – Orando sin cesar

Mensajes Cristianos Texto Bíblico: 1 Tesalonicenses 5:17

Introducción

Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye.1 Juan 5:14

En la Biblia hemos leído que en muchas ocasiones que Dios respaldó a sus guerreros en el Antiguo Testamento. Los enfermos eran sanados y muertos resucitaban en el nombre del Señor.

Pero, ¿cuál era la razón o el causante de estos milagros y sucesos sobrenaturales? Hoy entenderemos un poco más sobre la oración y por qué un creyente debería incluirla en su vida diaria.

¿Qué es la oración?

La oración es nuestra forma de comunicarnos con Dios. Con ella elevamos nuestras peticiones, ponemos delante de él nuestras aflicciones (Salmos 118: 5), y le agradecemos por todo con lo que nos haya bendecido.

Básicamente hablamos con el Señor, y aunque lo hagamos con todo nuestro corazón, es importante que podamos tener en cuenta el propósito de nuestra oración.

Orando por sanidad

En Santiago 5:14-15 vemos claramente uno de los propósitos de la oración: pedir sanidad. El orar es un arma poderosa que mueve la mano de Dios a nuestro favor.

Él siempre querrá nuestro bienestar y lo mejor para nosotros, sus hijos. Como se mencionaba al inicio, en la Biblia podemos ver muchos ejemplos de la efectividad de la oración en la sanidad de los enfermos.

Podemos destacar la sanidad de la hija de Jairo (Lucas 8:40–56). Aunque él no precisamente elevó una oración al cielo, acudió a Jesús para que la niña se levantara de su lecho y así sucedió.

También el siervo del centurión recuperó su salud porque el hombre le pidió a Jesús que diera una palabra y su criado se recuperaría (Mateo 8:8).

Con estos ejemplos, podemos ver que Dios sí quiere que seamos sanos. Nosotros, nuestra familia, nuestros amigos, compañeros, vecinos. Todo aquel que esté dispuesto a recibir la sanidad en su vida.

Orando por protección

Aunque el Señor tiene su manto protector sobre nosotros, es importante que hablemos con Él y pidamos su respaldo y cuidado en nuestra vida. Hay testimonios también de la protección de Dios en la vida de sus hijos.

Incluso podemos preguntarle a alguno de nuestros hermanos en la fe y seguramente tendrán testimonios poderosos sobre cómo han sido guardados en situaciones de peligro.

Es necesario que también oremos e intercedamos por nuestros familiares, conocidos y otros miembros de la comunidad cristiana. Este era el caso de Pedro en la cárcel (Hechos 12:5), aunque él tenía confianza en que Dios lo sacaría de allí, la iglesia nunca cesó de orar para que fuera protegido de todo peligro y continuara predicando el evangelio.

Orando para ser prosperados

Hay creyentes que aún consideran que pedir prosperidad económica es un pecado. ¡No lo es! También al inicio se mencionó que Dios siempre querrá lo mejor para sus hijos, pero asimismo quiere que lo pidamos, que las palabras salgan de nuestra boca y lleguen al cielo.

De hecho, la Biblia también nos recuerda que es el Señor quien nos bendice. Y, además de ser bendecidos, recibimos gozo también (Proverbios 10:22). Él nos dará lo que pidamos en oración, siempre y cuando sea con fe y esté de acuerdo a Su Voluntad. Y si es voluntad de Él bendecirnos, podemos orar confiando en que Él nos escuchará.

Orando para agradecerle a Dios

Algo muy importante por lo cual también podemos y debemos orar, es para agradecer a Dios. Debemos ser agradecidos, sea por nuestra salud, por la economía, nuestra familia. Incluso, las Escrituras nos dicen que debemos agradecer al mismo tiempo que pedimos, esto también es algo que podemos incluir en nuestras oraciones (Filipenses 4: 6-7).

El agradecimiento debe ser innato en los creyentes, sin importar la situación que estemos atravesando. Es algo que también debería estar en nuestras oraciones todo el tiempo (1 Tesalonicenses 5:16-18).

¿Qué podemos concluir?

Aunque la oración tiene muchas más propósitos como la intercesión, adorar al Padre, entre otras, lo que debemos entender con este mensaje es que nunca escatimemos en orar por algo o alguien.

Es una herramienta muy poderosa cuando estamos librando alguna batalla personal, cuando necesitamos interceder por alguien. Incluso si nos sentimos desanimados, la Biblia nos invita a acercarnos a Dios a través de nuestra oración para que nos levante con nuevas fuerzas. (Santiago 5:13)

© Julio Torres. Todos los derechos reservados.

Predicas Cristianas Escritas.. Mensajes Cristianos

Acerca Julio Torres

Julio Torres
Siervo de Jesucristo, y amante de la palabra de Dios.

También Revise

El amor al mundo

El amor al mundo

Mensajes Cristianos .. Hoy, todo lo que puede ofrecernos este mundo, es una satisfacción física y carnal, pero nada más que eso. Esas cosas no provienen de Dios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *