Inicio / Mensajes Cristianos / La transformación de nuestro carácter

La transformación de nuestro carácter

Introducción

Ilustración: Proceso del mármol.

El mármol es extraído de diversas canteras, en forma de bloques en bruto, para luego comenzar a ser tratados.

En fábrica, mediante un proceso que integra agua a presión y serruchos especiales, los bloques son segmentados en placas de grandes dimensiones, a fin de poder manipularlas mejor.

Luego estas placas entran en un proceso de pulido, para que el mármol llegue a tener el “acabado espejo” que lo distingue y por el cual es tan apreciado.

Este proceso de pulido se alcanza mediante el raspaje del mármol en bruto con piezas abrasivas (lijas gruesas especiales) que perfeccionan la superficie.

Finalmente las placas pulidas, se reducen en pequeños módulos rectangulares, que se embalan y venden.

Traje esta visualización, pues el tratamiento del mármol ilustra la forma en que el Señor trata con sus hijos/as.

Hermano/a, en tu conversión, el Señor te rescató de la cantera de las tinieblas en las que estabas inmerso, y tocado por la Palabra y por la Sangre de Jesús, recibiste el gratutito perdón de tus pecados. El Señor limpió tu casa de toda maldad…. (Colosenses 1: 12 y 13)

En el momento que viniste a Cristo, Dios realizó la primer limpieza, pero luego viene una acción más profunda que incidirá sobre todo tu ser, esto es lo que se conoce como el “proceso de discipulado”

Y así como el mármol es pulido hasta llegar a su “acabado espejo”, Dios trabajará sobre TU VIDA… allí donde haya conflictos espirituales debido a TU forma de ser y por su mano… finalmente podrás reflejar su gloria…

Y ¿cómo hace Dios esto? Sacándote del error, haciéndote entender mediante la Palabra de Dios, esas áreas de tu vida donde Jesús necesita tener señorío, esto es gobernar….

Núcleo:

Juan el bautista dijo en cierta ocasión: es necesario que yo mengue y él crezca…..

Y en esto consiste la vida cristiana: que poco a poco tu carácter vaya cediendo, menguando…. para dar lugar al carácter de Cristo en tu vida… para que el carácter de Cristo crezca en tu vida

Este carácter es lo que refiere Pablo al hablar del fruto del ES en Gálatas 5: 22-23

Cristo mostró en su vida estos 9 frutos…. y cada seguidor de Cristo debiera mostrar también si deja que su temperamento sea controlado por el Espíritu Santo de Dios.

La pregunta es: ¿Qué tan manuable has sido hasta hoy al tratamiento de tu carácter por parte de Dios? ¿Pueden los demás ver en ti el carácter de Cristo en… amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, 23 humildad y dominio propio

Ilustración: El alfarero y la taza

Una pareja solía viajar a Inglaterra y comprar en una hermosa tienda de antigüedades. A ambos les gustaban las antigüedades y los objetos de arcilla, en especial las tazas de té. Notando una taza excepcional, preguntaron:

“¿Pudiéramos ver esa? Nunca hemos visto una tan hermosa”.

Mientras que la señora se las pasaba, de repente la taza de té habló: “Ustedes no entienden”, dijo. “No siempre fui una taza de té. Hubo un tiempo en que solo era un pedazo de arcilla roja. Mi maestro me tomó y me amasó, y me dio palmaditas, una y otra vez, hasta que grité: ¡No hagas eso. No me gusta! Déjame en paz”. Pero él tan solo se sonrió y suavemente me dijo: “¡Todavía no!”

“Fui colocada en una rueda giratoria y de repente comencé a dar vueltas y vueltas y vueltas. ¡Detente!

¡Me estoy mareando! ¡Me voy a enfermar!” Pero el maestro tan solo asintió y dijo: ‘Todavía no’. Me siguió dando vueltas y me hizo agujeros, me dobló y volvió a doblarme a su gusto y entonces… ¡me puso en el horno!

Nunca había sentido tanto calor. Grité y golpeé la puerta con fuerza. ¡Ayúdenme! ¡Sáquenme de aquí!
Podía verlo a través de la apertura y podía leer sus labios mientras meneaba su cabeza. “Todavía no”.

“Cuando pensaba que no podría soportar otro minuto, se abrió la puerta. Cuidadosamente me sacó y me puso en la mesa y comencé a enfriarme. ¡Oh, eso se sentía tan bien! Esto está mucho mejor de lo que pensé. Pero, tras de enfriarme, me tomó y me pasó la brocha pintándome por todos lados. Pensé que me iba a ahogar. “¡Oh, por favor, detente, detente!” grité. Él sólo movió su cabeza y dijo: “Todavía no”.

“Entonces, de repente, me puso nuevamente en el horno. Sólo que no fue como la primera vez. Esta vez estuvo el doble de caliente y simplemente supe que me iba a sofocar. Rogué, grité, lloré. Estaba convencida de que nunca lo lograría. Estaba lista a rendirme. Justo entonces se abrió la puerta y me sacó de nuevo y me puso en la mesa en donde me enfrié y esperé… y esperé, preguntándome qué era lo próximo que me iba a hacer.

Una hora más tarde, me pasó un espejo. Me dijo: “Mírate”. Y lo hice. Dije: “Esa no soy yo; no puedo ser yo. ¡Soy hermosa!”

Suavemente habló: “Quiero que recuerdes. Sé que dolió ser golpeada y rodada, pero si te hubiera dejado sola, te hubieras secado. Sé que te mareaste al dar vueltas en la rueda, pero si lo hubiera detenido, te habrías derrumbado. Sé que te dolió cuando estabas caliente e incómoda en el horno, pero si no te hubiese puesto allí, te hubieras rajado. Sé que los vapores eran malos cuando terminé de pintarte y te puse allí, pero si no lo hubiese hecho, nunca te hubieses endurecido. No hubieras tenido color alguno en tu vida. Si no te hubiera puesto por segunda vez en el horno, no hubieras sobrevivido mucho porque tu dureza no habría durado. Ahora eres lo que tenía en mente cuando comencé a trabajar contigo”.

Hay una reflexión aquí: Dios nos acompaña en nuestro crecimiento. Él es el alfarero y nosotros somos su arcilla.

¿Por qué Dios trata con nosotros en nuestro carácter? ¿Por qué Dios tiene interés en edificar nuestro carácter?

La Biblia tiene la respuesta: 2 Corintios 3: 3 y luego 2 – Somo cartas que la gente lee. La importancia del fruto: Mateo 7: 15 al 20

Pregunta: ¿qué es lo que la gente lee en ti? ¿Qué frutos espirituales hay en tu vida que reflejen el carácter de Cristo?

Dos ejemplos negativos de gente traicionada por su carácter en el AT/NT:

1 – Saúl 1 Sa. 10: 6-8 – Orden de esperar 7 días
1 Sa. 23: 8 – 14. Su carácter no era firme y desobedeció
2 – Pedro Mt. 26: 30-35 / Mt. 26: 69-75 – Su carácter no era firme, y ante la prueba negó al Señor

Dos ejemplos positivos de gente que manifestó el carácter de Cristo:

  1. AT – David/ Ante el descubrimiento de su pecado, se humilló ante Dios pidiendo clemencia y perdón
  2. NT – Esteban – Hechos 7: 55-60 – Ante lo injusto de su muerte inminente, su carácter le llevó a pedir clemencia a Dios por sus verdugos.

TENEMOS UN CARÁCTER PRESENTE Y EL ESPÍRITU SANTO LO IRÁ TRANSFORMANDO HASTA LLEGAR A LA META: SER COMO CRISTO. (Filipenses 3: 12-14 – Efesios 4:13)

Conclusión:

Juan 12:24, habla de cómo la semilla muere para desarrollar el fruto.

Las debilidades de tu vieja naturaleza y que son un estorbo para Dios serán modificadas con el fin de hacerte aptos para la obra.

Nada va a acontecer si no le doy permiso a Dios para obrar en mi carácter.

Ap. 3: 20

¿Qué harás?

Acerca Pastor Daniel

Revise también

¿Estás preparado para el final de los tiempos?

Los pasos del anti Mashiaj

Mensajes Cristianos - Con la venida del Mesías en su establecimiento milenial tendrá lugar el concepto de sublimación, en su grado mas pleno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *