Como ciervos

Devocionales Cristianos – Mensajes Cristianos

Entonces me llenaré de alegría causa del Señor mi salvador. Le alabaré aunque no florezcan las higueras ni den fruto los viñedos y los olivares; aunque los campos no den su cosecha; aunque se acaben los rebaños de ovejas y no haya reses en los establos. Porque el Señor me da fuerzas; da a mis piernas la ligereza del ciervo y me lleva a alturas donde estaré a salvo”. Habacuc 3:17-19 (DHH)

En una montaña vivía una familia de ciervos que luchaba por su vida ocultándose entre arbustos, huyendo de los cazadores y depredadores; mas por las tardes todos los ciervos se reunían en un valle hermoso, allí descansaban en paz hasta el anochecer, pues todos iban en busca de un lugar seguro.
Pero una tarde, un cervatillo que apenas había aprendido a caminar se quedó atorado en pedregales, y allí se echó esperando a ser devorado por los depredadores nocturnos, mas su padre, al notar que le faltaba su pequeño, salió al rescate y al llegar al lugar vio a su cachorro rodeado por una manada de lobos, corrió hacia donde estaba él y poniéndose en frente le dijo:

Anuncios

-Hijo ve a ocultarte en las montañas, y el pequeño le decía:

-Papá no tengo fuerzas, apenas sé caminar.

Más el papá, embestido por los lobos le decía:

-Hijo no temas, yo te protegeré, ve y busca un lugar seguro… más el pequeño asustado le decía:

Anuncios

-Papá no me dejes solo…

Finalmente, el pequeño ciervo tuvo el valor de levantarse con firmeza , y encontró un lugar seguro, pero al estar allí recordó a su papá y quiso volver, sin embargo, cuando vio a su papá se echó a llorar encima de él, diciendo: ¡Papá tus cuernos, se te rompieron, estás sangrando! Todo lo hiciste por mí, papá, perdóname por haber sido un cobarde, y el ciervo le decía:

– Hijo, no llores, vencí a los lobos, no regresarán, y si lo hacen, estoy convencido que tu podrás con ellos, mira tus patas están firmes, mis cuernos volverán a crecer hijo, te amo, regresa a la montaña, di a todos que yo volveré al atardecer.

Que hermosa historia, al leerla se me salen las lágrimas porque imagino que soy ese cervatillo acobardado, aprendiendo a caminar, con muchos tropiezos, y peligros, pero El Señor que es mi refugio me dice: Hija levántate, yo vencí para darte vida eterna, lo que hoy vives es necesario para que seas fortalecida, no tengas miedo, yo me entregué por ti en la cruz, he vencido a la muerte para darte libertad, no te he dejado sola pues siempre estoy contigo, volveré.

Esto me hace alusión a un pasaje del libro de apocalipsis, revelación que Dios dio al apóstol Juan:
“Oí una potente voz que provenía del trono y decía: ¡Aquí, entre los seres humanos, está la morada de Dios! Él acampará en medio de ellos, y ellos serán su pueblo; Dios mismo estará con ellos y será su Dios. Él les enjugará toda lágrima de los ojos. Ya no habrá muerte, ni llanto, ni lamento ni dolor, porque las primeras cosas han dejado de existir.

Anuncios

El que estaba sentado en el trono dijo: ¡Yo hago nuevas todas las cosas! Y añadió: Escribe, porque estas palabras son verdaderas y dignas de confianza.

También me dijo: Ya todo está hecho. Yo soy el Alfa y la Omega, el Principio y el Fin. Al que tenga sed le daré a beber gratuitamente de la fuente del agua de la vida. El que salga vencedor heredará todo esto, y yo seré su Dios y él será mi hijo.

Pero los cobardes, los incrédulos, los abominables, los asesinos, los que cometen inmoralidades sexuales, los que practican artes mágicas, los idólatras y todos los mentirosos recibirán como herencia el lago de fuego y azufre. Ésta es la segunda muerte”.

El ciervo es un animal de cuerpo flexible y compacto, con patas largas y fuertes adaptadas a los terrenos boscosos. Ellos pasan por un proceso evolutivo para obtener flexibilidad y adaptación.

He visto documentales donde los ciervos cuando nacen aún no tienen fortaleza para caminar, pero para obtener firmeza, cayeron numerosas veces y tuvieron que atravesar o andar por mucho tiempo en suelos rocosos, es como cuando una persona está aprendiendo a tocar guitarra, los primeros días tendrá mucha molestia en las yemas de los dedos, pues no está acostumbrado a las cuerdas, y dolerá un poco, pero al perseverar llegara un momento en que a las yemas de sus dedos se le formaran cayos que le facilitaran sus prácticas y ya no sentirá dolor al pisar las cuerdas, y también adquirirá flexibilidad en los tendones para ejecutar tonos que requieren de una buena elasticidad de los dedos.

Así mismo sucede en nuestro andar diario, somos como ciervos novatos que aún no sabemos usar nuestras patas, que son las propias para los terrenos montañosos, Dios nos ha preparado para soportar cualquier situación difícil e inclusive en su palabra dice que Él no permitirá que seamos probados con pruebas que no podemos soportar, siempre nos dará la salida.

En la necesidad, en la angustia, en el temor, pongamos nuestra confianza en El Señor.

“Ustedes no han pasado por ninguna prueba que no sea humanamente soportable. Y pueden ustedes confiar en Dios, que no los dejará sufrir pruebas más duras de lo que pueden soportar. Por el contrario, cuando llegue la prueba, Dios les dará también la manera de salir de ella, para que puedan soportarla”. 1 Corintios 10:13.

Acerca Central de Sermones

Central de Sermones; colección de predicas cristianas, mensajes cristianos, estudios biblicos, y bosquejos biblicos.

También Revise

Reflexion Cristiana | Gozo del Señor |

Gozo del Señor

Reflexiones Cristianas. En este tiempo de pandemia debemos asegurarnos tener ese gozo del Señor en nosotros al tener a Su Hijo como nuestro Señor y Salvador...

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.